La Policía recaba testimonios para saber qué pasó con la mujer muerta en Urgencias

Vista del Hospital San Juan de la Cruz de Úbeda. / ROMÁN

El hospital abre también una investigación para recopilar todos los datos sobre el caso y «tomar las medidas necesarias para que hechos como éste no vuelvan a producirse»

ALBERTO ROMÁNÚBEDA

La dirección del Hospital San Juan de la Cruz de Úbeda ha abierto una información reservada sobre el fallecimiento de una paciente en el área de Urgencias de este centro hospitalario. La mujer, de 64 años y procedente de una residencia de mayores de Quesada, aguardó sola y en una camilla durante más de doce horas hasta que alguien reparó en ella, aunque ya no daba señales de vida, tal y como adelantó ayer en exclusiva IDEAL.

Según se informó a través un comunicado emitido desde la delegación territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía tras la repercusión de la noticia, «se persigue recopilar todos los datos sobre el caso, determinar las circunstancias en las que se ha producido el fallecimiento y, a partir de las conclusiones, tomar las medidas necesarias para que hechos como éste no vuelvan a producirse».

En el texto igualmente se lamenta «profundamente» el fallecimiento de esta paciente y las circunstancias que lo rodean, y se informa que los hechos, que se produjeron en la madrugada del pasado viernes 22 de diciembre, se encuentran actualmente en investigación judicial. Si bien, en paralelo a ello, la dirección del centro hospitalario realizará su información reservada.

Asimismo, desde la Delegación de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía aseguran que los responsables del centro colaborarán en todo lo necesario para que se esclarezca lo ocurrido y se depuren las responsabilidades que pueda haber». Por último, indican que la dirección del centro hospitalario se ha puesto a disposición de la autoridad judicial y facilitará al juzgado toda la información que requiera.

Investigación

La Policía Nacional sigue con la investigación abierta para dilucidar si hubo algún tipo de negligencia. Ya se tomó declaración a personal sanitario que trabajó el día de los hechos, a la directora de la residencia y al hijo de la fallecida, quien dijo que la primera llamada que recibió al respecto fue la de la comisaría para informarle de madrugada sobre la muerte de su madre y pedirle que identificara el cadáver.

Según fuentes policiales, que no descartan la necesidad de nuevos testimonios, desde la residencia de Quesada intentaron localizarle, como suele ser habitual en estos casos, para comunicarle que su madre había sido trasladada en ambulancia al hospital por decisión del médico que la atendió en primer lugar en el citado municipio. Pero no lograron contactar con él. Posteriormente, cuando se marcharon los técnicos de la ambulancia y la auxiliar que la acompañaba en el traslado, algo también habitual en estas situaciones, la mujer se quedó sola en una camilla de la zona de espera de Urgencias.

Tras llamarla en varias ocasiones, tanto por megafonía como a viva voz por las salas, y toda vez que la mujer no podía responder, el personal sanitario entendió que se había marchado voluntariamente y su nombre desapareció de la lista de espera. Así, tuvieron que pasar más de doce horas, con varios cambios de turno de por medio, hasta que alguien reparó en ella, aunque ya había fallecido, alertándose entonces a la Policía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos