«Yo solo pido que se haga justicia porque mi madre no merecía esto»

Momento de la concentración./ROMÁN
Momento de la concentración. / ROMÁN

La hija de la mujer asesinada en Úbeda participó junto a varios cientos de personas en una concentración de repulsa y condena

ALBERTO ROMÁN

«Yo solo pido que se haga justicia, y las mujeres a las que les esté pasando lo mismo, que no se callen, que se manifiesten, que se unan y que pidan ayuda, porque no puede haber ni una muerte más». Este fue el mensaje que lanzó esta mañana a los medios Alba, la hija mayor de Sara María de los Ángeles, Sarayma, la mujer de 41 años y natural de Arahal (Sevilla) que perdió la vida en la tarde del viernes en Úbeda, presuntamente a manos de su ex pareja en el domicilio en el que él vivía con los dos hijos menores de ambos, de 4 y 13 años de edad, situado en el número 11 de la calle Vandelvira. El hombre, de 51 años y procedente de Osuna (Sevilla), está detenido y se encuentra en dependencias policiales.

Desplazada desde Arahal con algunos familiares y amigos, Alba, de 20 años e hija de una pareja anterior de Sarayma, con quien la fallecida tenía otra hija de 17 años, participó en la concentración convocada a las puertas del Ayuntamiento ubetense a modo de condena y repulsa. Se mostró visiblemente afectada, lamentando entre lágrimas la muerte de su madre. Terminado el acto, sacó fuerzas y entereza para dirigirse a los medios allí congregados, pidiendo justicia y más medidas de protección para quienes sufren problemas en el ámbito familiar.

«Mi madre no merecía esto; siempre estuvo ahí para que no nos faltara de nada», aseguró, añadiendo que llevaban tiempo «avisando de que esto podía pasar» pero «no nos escucharon». Alba estuvo arropada por varios cientos de personas que asistieron a la concentración, muchas de las cuales le mostraron personalmente su pesar.

El Ayuntamiento ubetense convocó el acto, decretando además tres días de luto por esta muerte violenta al tiempo que decidió que las banderas ondeen a media asta en señal de duelo. La concejala de la Mujer en el Consistorio, Josefa Chinchilla, leyó un manifiesto y a su término se guardó un minuto de silencio.

A la concentración asistieron además miembros de la Corporación municipal encabezados por la alcaldesa, Antonia Olivares; la subdelegada del Gobierno, Catalina Madueño; la delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía en Jaén, Ana Cobo; la diputada de Igualdad, Francisca Medina; la delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Teresa Vega; y la coordinadora provincial del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Beatriz Martín.

La alcaldesa indicó que la mujer «era usuaria de los servicios del Ayuntamiento», tanto de los Servicios Sociales como de los servicios de atención a la mujer. Además, la delegada del Gobierno de la Junta en Jaén apuntó que este posible caso mortal de violencia de género, «aunque está bajo secreto de sumario y no hay confirmación, es de los que estadísticamente se llaman 'en estudio', como otros casos que están en estudio y después se confirman».

Asimismo, añadió que «lo cierto es que ha habido una mujer asesinada y que su pareja está detenida», y explicó que «todo apunta a que será un nuevo caso de violencia de género, que está por confirmar». Para la delegada, «nada justifica el que una mujer pierda la vida y que cuatro hijos pierdan a su madre». Al respecto, cabe señalar que el IAM activó «de manera inmediata» el 'Servicio de apoyo psicológico en crisis para hijas e hijos de mujeres víctimas mortales de violencia de género', con el fin de ofrecer de manera gratuita e inmediata atención psicológica de urgencia a la familia.

Finalizado el acto, entre la concurrencia surgieron voces que gritaron consignas como «ni una más» o «Gobierno, actúa ya».

El Ayuntamiento de Arahal, de donde era la víctima, también convocó una concentración de apoyo a la familia y como muestra de dolor por lo ocurrido, que se desarrolló esta tarde en la plaza de la Corredera de la citada localidad sevillana. El Consistorio mostró en un comunicado «su consternación y pésame a la familia y allegados».

La autopsia

La investigación sigue bajo secreto de sumario y son pocos los datos que han trascendido aunque, según ha podido saber IDEAL, todo apunta a que la juez estudiará los hechos como un caso de violencia de género, pero este extremo aún no ha sido confirmado por las autoridades judiciales. La autopsia realizada en el Instituto de Medicina Legal de Jaén, en principio, no arroja indicios de degüello, tal y como llegó a comentarse en las primeras horas. Según las líneas de la investigación, el cuerpo de la mujer presentaba lesiones atribuibles a un golpe violento en la cabeza, compatible con un objeto pesado.

Orden de alejamiento

IDEAL ha confirmado que sobre la víctima pesaba una orden de alejamiento derivada de una denuncia por maltrato interpuesta por la hija de 17 años hace algún tiempo, cuando esta residía también en Úbeda. Así, no podía acercarse a sus hijos menores aunque, al parecer, desde que había vuelto a Úbeda, donde encontró un empleo hace aproximadamente un mes en un bar, habría estado viendo a los dos pequeños. Incluso un portavoz de la Policía Nacional precisó a Europa Press que, al parecer, tanto la fallecida como el detenido «residían juntos».

Los hechos ocurrieron en la tarde del pasado viernes. La alerta se activó a eso de las ocho y media cuando el hombre, de nombre Manuel, se personó en el área de urgencias del centro de salud cercano a su vivienda y dijo que creía que su expareja estaba muerta en el domicilio, algo que confirmaron efectivos sanitarios y policiales poco después, procediendo a la detención del varón como presunto autor de una muerte violenta. Según testigos, el hombre también presentaba lesiones y habría alegado defensa propia en el momento en el que, en el centro sanitario, habló sobre lo ocurrido. Previamente se había producido una fuerte discusión en el piso, según algunos vecinos.

En el lugar de los hechos intervinieron la Policía Nacional, Policía Local y servicios funerarios. También se personó la autoridad judicial para el levantamiento del cadáver. A las once y media de la noche se llevaron el cuerpo, que fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Jaén para practicársele la autopsia. Según fuentes policiales, el detenido pasará a disposición judicial previsiblemente el lunes, día 24 de septiembre.

Fuentes cercanas narraron a IDEAL que la pareja, después hacer vida en común durante bastantes años en Úbeda, se separó hace casi dos, en octubre de 2016. Él asumía la custodia de los dos hijos menores, los que tenían en común, a los que Sarayma no quería perder de vista pese a la orden de alejamiento que pesaba sobre ella. «Ella no se quería ir de Úbeda y yo la tuve un tiempo en mi casa», contaba Paqui, amiga de la fallecida, con la que convivió un tiempo. «Era un encanto de mujer, muy buena persona y de gran corazón; le habían destrozado la vida y ahora la han matado», añadía sin creerse aún lo sucedido.

Vista de la concentración y dos imágenes de Alba, hija de la fallecida. / ROMÁN

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos