Alumnos ubetenses pidieron en el Parlamento Andaluz medidas para frenar el cambio climático

Intervención de los representantes de Úbeda./
Intervención de los representantes de Úbeda.

Participaron en el noveno pleno infantil promovido por Unicef y que se celebró con motivo del Día Internacional de los Derechos del Niño

Alberto Román
ALBERTO ROMÁNÚbeda

Alumnos de los centros educativos de Úbeda (Juan Pasquau, Salesianos, Santísima Trinidad, Safa, Virgen de Guadalupe, Milagrosa, Los Cerros, San Juan de la Cruz, Francisco de los Cobos, Sebastián de Córdoba e incluso del centro de la pedanía de El Donadío) estuvieron en el Parlamento de Andalucía para intervenir en el noveno pleno infantil que se celebró con motivo del Día Internacional de los Derechos del Niño. Un acto impulsado por Unicef, que quiso contar con la presencia del recién creado Consejo Municipal de Participación de la Infancia y Adolescencia de Úbeda promovido desde el área de Bienestar Social del Ayuntamiento, para que hiciera sus aportaciones ante los parlamentarios andaluces.

Los escolares ubetenses fueron los únicos representantes de la provincia de Jaén en el pleno infantil, que este año giró en torno a la problemática del cambio climático. Intervinieron junto a chavales de Dos Torres y Pozoblanco (Córdoba), Isla Mayor, Villamanrique de la Condesa y La Algaba (Sevilla), Barbate (Cádiz) y Huelva.

Los jóvenes ubetenses trabajaron previamente el tema central en varias reuniones guiadas por los educadores de Servicios Sociales, que fueron los encargados de acompañarlos en este viaje y que están responsabilizándose del funcionamiento del Consejo de la Infancia. De esta forma, tuvieron la oportunidad de estudiar el cambio climático, debatiendo en qué afecta a los niños y cómo se puede mitigar. Y también diseñaron un proyecto o actividad al respecto, se marcaron buenos propósitos y definieron el llamamiento que debían lanzar a los responsables políticos, trabajando además un cuaderno de misión, creando diversos murales en torno al cambio climático que fueron expuestos.

Una vez en Sevilla, antes de comenzar el debate sobre educación, derechos de la infancia y cambio climático, el presidente del Parlamento de Andalucía, Juan Pablo Durán, y el presidente de Unicef Andalucía, José de la Rosa Acosta, tomaron la palabra en el salón de plenos, en una sesión que también contó con la presencia de los representantes de los cinco grupos parlamentarios.

María y Germán, alumnos de Milagrosa y Salesianos, respectivamente, fueron los encargados de intervenir en representación de Úbeda ante los escolares de las otras siete ciudades asistentes y los parlamentarios, entre los que se encontraba Natividad Redondo, parlamentaria ubetense.

Cada vez más calor

«Estamos viendo cómo en estos últimos años cada vez hace más calor en verano y no podemos salirnos a la calle a jugar. Los inviernos son más calurosos, ya no hay nieve en Úbeda como antes y no la podemos disfrutar», contó María desde el atril, añadiendo que «los productos que usan los agricultores, que no son responsables, en nuestra tierra, matan insectos y se contamina el aire y el agua».

Por su parte, Germán recordó que «la sequía hace que nuestros pantanos tengan menos agua, que es la que luego llega a nuestras casas. Huracanes, inundaciones, terremotos e incendios forestales dejan a los niños sin familia, casa, coche, bosques y animales. Y la contaminación de coches y fábricas hace que aumente la polución y empeora el aire que respiramos. Muchos compañeros nuestros tienen alergia e intolerancia a alimentos y los mayores nos han contado que antes esto no era tan habitual».

Ambos recordaron que los políticos «pueden hacer grandes cosas», pero también que «las cosas pequeñas son importantes». «Que reciclen los coches viejos. Que cierren fábricas antiguas y vigilen las nuevas para que cuiden el medio ambiente. Que no estén tanto en la oficina, que gastan mucha luz. Que promuevan que los ciudadanos vayan más en bicicleta, transporte público o andando. Y que fomenten la importancia del reciclado, premiándolo», dijo Germán.

Y María habló de «respetar los espacios naturales, no cortar árboles y cuidarlos, aumentar la vigilancia» y de «campañas de plantar árboles y replantar», pidiendo además «que promuevan el cultivo tradicional y no se usen tantos productos químicos, que hagan más carril bici y campañas para el uso de bicicletas, que controlen más que la gente no tire venenos, residuos o restos de obras donde quiera, y que pongan más contenedores». «En vez de dar ayudas a las familias para pagar la luz, que les pongan placas solares en las casas», dijo, a la vez que sugirió más publicidad y educación sobre las consecuencias del cambio climático.

Iniciativa

Finalmente, consideraron que la concienciación debe comenzar por uno mismo y se comprometieron a aportar su granito de arena desde sus casas y colegios, animando además a la gente de sus entornos. Dentro de esta misma iniciativa, los alumnos han ideado recoger las propuestas de los niños de los colegios ubetenses y estudiarlas en el Consejo de la Infancia para luego trasladárselas a la alcaldesa. Para ello han diseñado unos buzones especiales que se colocarán en los centros educativos.

Con la creación del Consejo de la Infancia se quiere ir dando respuesta a las necesidades de los niños ubetenses, dándoles participación en la vida en comunidad Asimismo se promueve el nombramiento de Úbeda como Ciudad Amiga de la Infancia, habiéndose presentado ya dicha candidatura para optar a este reconocimiento durante el próximo año.

Diversos momentos de la visita de la expedición ubetense a Sevilla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos