Buena respuesta al mercadillo de antigüedades, coleccionismo, segunda mano y artesanía

Vista del rastrillo./ROMÁN
Vista del rastrillo. / ROMÁN

Se repetirá el último domingo de cada mes en la plaza de las Canteras, de nueve de la mañana a dos de la tarde

ALBERTO ROMÁNÚbeda

Muebles y cuadros, juguetes clásicos, cámaras, relojes, libros, discos (en vinilo, CD o casete), monedas y billetes, herramientas, todo tipo de mecanismos y un sinfín de objetos más, junto con otros productos como labores e incluso miel, estuvieron a la venta el pasado domingo en Úbeda durante el primer rastro dedicado a antigüedades, coleccionismo, segunda mano y artesanía. Una iniciativa organizada por el área de Comercio, Industria y Artesanía del Ayuntamiento que se desarrollará en la ciudad el último domingo de cada mes, de nueve de la mañana a dos de la tarde, teniendo como marco la plaza de las Canteras.

Cientos de personas pasaron por este lugar para buscar algo concreto, ver lo que se les ofrecía o, simplemente, curiosear y a la vez recordar otros tiempos en los que muchos de los artículos en venta fueron novedad. Esto dio bastante ambiente al barrio de las Canteras, que recibió a gentes llegadas desde otros puntos de la ciudad e incluso de municipios cercanos, incluyendo a los vendedores que instalaron los más de veinte puestos que dieron forma a este rastrillo.

El concejal de Comercio, José Luis Madueño, destacó el éxito de esta primera edición, tanto por la afluencia de público como por el número de vendedores. Y dijo que el deseo es que sea referente en la comarca, como lo es el comercio ubetense en general, subrayando además el acierto de poner en valor el barrio de las Canteras con eventos de este tipo.

Úbeda, referente comercial

«Aunque en otros municipios se comenzó con una cantidad menor, en Úbeda se contó con hasta 23 puestos en esta primera edición, lo que hizo notar la importancia de la actividad comercial en la ciudad», declaró el edil, añadiendo que se prevé que esta cantidad aumente en posteriores ediciones, lo cual afianzaría este rastrillo en la localidad ubetense.

Por otro lado manifestó que el Ayuntamiento tenía mucho interés en poner en marcha esta actividad, ya que venía siendo demanda por numerosos ciudadanos. «Son muchos los meses que llevamos en conversación con una serie de comerciantes que se dedican a este tipo de artículos y que han realizado esta iniciativa en otras ciudades», dijo.

Finalmente, tras las conversaciones mantenidas, vio la luz el proyecto. Allí se pudieron encontrar artículos que se encuentran en cualquier rastrillo, como antigüedades, objetos de coleccionismo, artesanía, productos de segunda mano, etcétera. «Es un tipo de comercio que ya ha funcionado con éxito en otros municipios», declaró el edil, y que se quiere ir afianzando en Úbeda.

En cuanto al lugar de celebración, la plaza de las Canteras, explicó que la decisión está tomada con el propósito de descongestionar de actividades el casco histórico y dinamizar así otras zonas de la ciudad. Aunque no se descarta que el rastro pueda ubicarse en otros lugares y plazas una vez pasadas las primeras ediciones. «Queremos que este rastrillo sea un acicate y una excusa para que la gente suba a las Canteras y disfrute de esa magnífica plaza recién restaurada», añadió.

Temas

Úbeda
 

Fotos

Vídeos