Los cambios en una consulta de pediatría obligan a muchas familias a cruzar toda la ciudad

Centro de salud Virgen del Gavellar./ROMÁN
Centro de salud Virgen del Gavellar. / ROMÁN

No entiende los motivos por los que su pediatra ha sido trasladada desde el centro de salud Virgen del Gavellar al Úbeda Este

Alberto Román
ALBERTO ROMÁNÚbeda

Un grupo de usuarias del centro de salud Virgen del Gavellar de Úbeda, todas ellas madres con hijos pequeños, se ha movilizado y está llevando a cabo una campaña de recogida de firmas contra una serie de cambios en su consulta de pediatría, lo cual perjudica a estas familias que ahora tienen que cruzar toda la ciudad de un extremo a otro.

Según cuentan, desde el pasado 1 de diciembre, cuando sus hijos están enfermos o tienen sus revisiones rutinarias, se ven obligadas a desplazarse a una distancia de aproximadamente dos kilómetros, hasta el centro de salud Úbeda Este situado junto al barrio de la Alameda, para poder recibir atención de su pediatra que, hasta esa fecha, pasaba consulta en el centro de salud Virgen del Gavellar ubicado en la zona de la Explanada.

Este cambio les fue comunicado mediante una carta unos días antes de ser efectivo. En el escrito se les daba opción de desplazarse si querían seguir con su pediatra o cambiar al cupo de algún otro pediatra del centro de salud Virgen de Gavellar. Asombradas por la situación, estas madres pidieron a la dirección del centro que les aclarara las razones ya que, tal y como afirman, si entendieran la necesidad del cambio de su pediatra les sería más fácil aceptar esta nueva situación.

Pero la respuesta fue, simplemente, que se trataba de una decisión para mejorar la asistencia a los niños, dicen, ante lo cual siguen sin entender en qué mejora la asistencia que reciben cuando tienen que desplazarse dos kilómetros para que sus hijos puedan ser atendidos por su pediatra. Eso o verse obligadas, «porque es un cambio obligado», a cambiar de pediatra, «después de muchos años de seguimiento con ella, y en algunos casos de enfermedades crónicas», explican.

Estas madres afectadas consideran que si el centro de salud Úbeda Este necesita un segundo pediatra, debería contratarse un nuevo profesional. «Si se necesita una nueva pediatra con el cupo cerrado, ningún niño nuevo puede ser atendido por ella y, por lo tanto, parece que no hay necesidad de dos pediatras en Úbeda Este» afirman. Y si finalmente optaran por permanecer en su centro, el Virgen de Gavellar, creen que los pediatras estarían sobrecargados de trabajo, «ya que a sus numerosos pacientes habría que sumar a nuestros hijos». Así, piden que se actúe con cierta lógica.

Esta usuarias dicen estar dispuestas a entender todos los cambios que realmente contribuyan en la mejora de la asistencia pediátrica para sus hijos, pero no quieren que se las engañe y que se juegue con el trato a los niños. «Creemos que se debe priorizar la asistencia sanitaria de calidad frente al ahorro y los recortes que no repercuten en mejorar dicha asistencia», finalizan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos