Comienzan los campamentos de verano que JAC organiza en la playa de La Barrosa

Una actividad en el turno que actualmente disfruta del campamento./JAC
Una actividad en el turno que actualmente disfruta del campamento. / JAC

Alrededor de trescientos chavales pasarán por los tres turnos existentes en esta actividad con más de medio siglo de historia

Alberto Román
ALBERTO ROMÁNÚbeda

El lunes arrancaron los campamentos de verano que se celebran desde hace más de medio siglo en la playa de La Barrosa, en la localidad gaditana de Chiclana de la Frontera, donde existe un rinconcito de Úbeda junto al mar gracias a los Jóvenes de Acción Católica (JAC).

Por allí volverán a pasar unos trescientos niños y niñas divididos en los tres turnos habituales, de doce días de duración cada uno. El primero se dirige a niñas nacidas entre 2003 y 2005 y se alargará hasta el 4 de agosto, día en el que comenzará el segundo turno enfocado a niños nacidos entre 2003 y 2005 y que durará hasta el 15 de agosto. Y desde ese día, hasta el 26 de agosto, tendrá lugar el tercer y último turno con niños y niñas nacidas entre 2006 y 2008. En todos los casos se agotaron las plazas disponibles el mismo día que se repartieron.

Siguiendo con una tradición de más de 55 años, con esta propuesta estival se realiza una importante labor social ya que, gracias a JAC y a la colaboración de diferentes colectivos, entidades y personas a título individual, se beca a numerosos jóvenes ubetenses cuyas familias se encuentran en una situación económica complicada.

Estos tradicionales campamentos son un espacio fundamental de ocio y aprendizaje para la juventud, donde los acampados y acampadas disfrutan de unos días inolvidables mientras reciben formación en valores y, entre juego y juego, aprenden a convivir con iguales. Así lo han podido constatar a lo largo del tiempo los miles de ubetenses que han disfrutado de ellos.

Los Jóvenes de Acción Católica han sabido dar respuesta a las demandas de la sociedad actual renovando y adaptando con esmero sus instalaciones, turnos y actividades a las nuevas tendencias pedagógicas y lúdicas. Y gracias al enorme grupo de voluntarios y voluntarias con los que cuenta la asociación se puede dar a los jóvenes asistentes una atención individualizada.

En La Barrosa disfrutan de doce días de juegos, formación, talleres, dinámicas, deporte, animación, veladas, fiestas, convivencia y mucha diversión. Estas son las palabras que mejor describen esta experiencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos