Un concierto celebró por todo lo alto los 25 años del disco 'Física y Química'

Actuación de los ubetenses Triogé.
Actuación de los ubetenses Triogé. / BALLESTEROS

Jóvenes artistas interpretaron las once canciones que componen este trabajo que supuso un punto de inflexión en la trayectoria de Joaquín Sabina

R. I.Úbeda

Dentro de las cuartas Jornadas 'Sabina por aquí' que entre el 1 y el 17 de septiembre despliegan una amplia programación de actividades en torno a la figura y la obra de Joaquín Sabina, sus fuentes de inspiración y su influencia en otros artistas, la iglesia de San Lorenzo acogió un concierto que sirvió para conmemorar el 25 aniversario de 'Física y Química', disco que supuso un punto de inflexión en la trayectoria del cantautor ubetense. No en vano, a partir de ese momento se convirtió en el 'rey Midas' de la música en castellano, capaz de convertir en éxito todo lo que toca, gracias a temas que ya son historia de la cultura popular como el archiconocido 'Y nos dieron las diez'.

Durante el concierto se repasaron los once cortes de 'Física y Química' gracias a la participación de jóvenes artistas que han pasado por las jornadas en ediciones anteriores o por el ciclo de conciertos 'Acústicos por aquí' que durante todo el año también organizan el colectivo Peor para el Sol y la Fundación Huerta de San Antonio. Cada uno de los presentes se llevó a su terreno la canción que le correspondió, consiguiendo así dar un aire renovado a temas que tienen ya un cuarto de siglo de vida. Composiciones que, por otra parte y quizá con la única excepción de 'Yo quiero ser una chica Almodóvar', son perfectamente vigentes, suenan a actuales, por su inspirada verdad y genial composición.

La Charanga Los Cerros, integrada por músicos de la Agrupación Musical Ubetense, interpretó una versión instrumental de 'Pastillas para no soñar'; el cantautor madrileño Santy Pérez se aventuró con 'Conductores suicidas'; AniUve, de Marmolejo, cantó 'Yo quiero ser una chica Almodóvar'; el ubetense Lukas Layton dio su toque a 'Y nos dieron las diez'; el uruguayo Adrián Rosito se atrevió con 'Peor para el sol'; Rafa Álvarez ofreció 'Amor se llama el juego'; el onubense Alejandro Rivera bordó 'La canción de las noches perdidas' recién llegado de grabar en el estudio privado de Sabina como parte del premio del jurado que obtuvo en el pasado concurso de cantautores de las jornadas; el colombiano Juandas, a unas horas de viajar a Madrid para hacer lo mismo como premio del público, entonó 'Los cuentos que yo cuento'; la ubetense Sara Ráez hizo vibrar a los presentes con 'A la orilla de la chimenea'; y los ubetenses Triogé, los hermanos Rafa, Antonio Tomás y Migue Garzón, hicieron sonar 'Todos menos tú' a tres voces.

Finalmente, para cerrar una estupenda velada, el grupo ubetense Mardita puso un punto rockero con la potente 'La del pirata cojo', consiguiendo en el último estribillo que todos los participantes ocuparan al escenario para despedir el concierto con un subidón y por todo lo alto.

El espectáculo tuvo un hilo conductor muy radiofónico al que dieron forma Juan Antonio Antiñolo, Pepe Rus y el corresponsal de IDEAL Alberto Román, trío de ubetenses conocido, por ejemplo, por sus romanceros en carnaval o por formar el grupo de payasos Los Salpiñoni. Se inventaron un falso programa de radio que sirvió para dar continuidad al concierto y que hizo reír al numeroso público asistente con un invitado ficticio que defendía que todas las genialidades de Sabina en realidad se le habían ocurrido a él. Y no faltó un noticiario muy sabinero plagado de titulares de lo más surrealista.

Destacar igualmente el sonido y la iluminación, aspectos que estuvieron muy cuidados y dieron calidad a la noche gracias a los medios y al equipo de profesionales de la empresa Tuá.

Algunos momentos del concierto celebrado en San Lorenzo. / BALLESTEROS

Fotos

Vídeos