Dieciocho años de veranillo

Dieciocho años de veranillo

ISABEL MARTÍNEZÚBEDA

Más de una treintena de chicos y chicas desde los 5 hasta los 16 años de edad sigue disfrutando del conocido Veranillo de San Nicolás, un proyecto que ofrece una amplia oferta lúdica, deportiva, cultural y formativa durante los meses de julio y agosto.

Organizado por la cofradía de Nuestra Señora de las Lágrimas y San Nicolás de Bari, el 'Veranillo' cuenta con aproximadamente 15 monitores, hermanos de Nuestra Señora de las Lágrimas y voluntarios para hacer que los jóvenes ubetenses dispongan de una alternativa de ocio todos los martes y jueves de los meses de verano. A estas actividades pueden asistir todos los interesados, de forma gratuita y sin necesidad de ser hermano de la cofradía.

Este año, la actividad ha cumplido la mayoría de edad. Dieciocho años de existencia, amenizando las calurosas tardes veranigas con una oferta de ocio saludable. Con el tiempo ha crecido en días y calidad, y ha conseguido también revitalizar y dar vida a la iglesia de San Nicolás donde realizan una parte de sus actividades. No obstante, también se trasladan al Parque Norte o al casco antiguo.

Año tras año, el colectivo intenta conseguir una diversificación de la oferta de propuestas, para que haya deporte, juegos y talleres que estimulen la creatividad. Además fomentan que los asistentes conozcan la cultura e historia ubetense haciendo visitas y gymkanas temáticas o por losmonumentos del casco antiguo. Durante este verano, por ejemplo, se desplazaron hasta la iglesia de Santa María donde hicieron una interesante visita guiada por su interior.

Campamentos

La Cofradía de Nuestra Señora de las Lágrimas se prepara para su campamento del 20 al 24 de agosto. Este año se realizará en el municipio de Murcia, Águilas , igual que su pasada edición. El lugar, además está adaptado para la estancia veraniega de los niños y niñas.

Durante años, desde la cofradía han visto a la actividad crecer en número de asistentes y de relevancia. Es por ello, que plantean ampliar en años venideros los días de estancias. Un campamento que han cambiado mucho desde sus comienzos cuando se hacían solamente escapadas más cortas y a sitios más cercanos como el Parque de Cazorla.

Para asistir a estas pequeñas vacaciones tampoco requieren ser hermano de la cofradía. Además, aquellos niños cuyas familias no pueden pagar el coste del campamento han sido becados por la hermandad y la Unión de Cofradías.

Temas

Úbeda

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos