El director ubetense Gustavo Sánchez estrenó 'I hate New York' en el Festival de Málaga

Gustavo Sánchez, en primer término y junto a Bayona, durante la presentación en Málaga./
Gustavo Sánchez, en primer término y junto a Bayona, durante la presentación en Málaga.

El documental, que lleva el sello de los hermanos José Antonio y Carlos Bayona, retrata la escena 'underground' neoyorquina a través de la vida de cuatro mujeres artistas y activistas transgénero

EUROPA PRESSÚbeda

El director ubetense Gustavo Sánchez estrenó en el marco del Festival de Málaga. Cine en Español el documental 'I hate New York', un retrato de la escena 'underground' neoyorquina bajo la mirada de cuatro mujeres artistas y activistas transgénero que relatan en primera persona sus vivencias y sus luchas por una identidad propia.

La obra, que lleva el sello de los hermanos José Antonio y Carlos Bayona, se presentó el pasado lunes con la presencia de estos y el director junto a las también productoras Sole Martínez y Fiona Vida-Quadras. El ubetense manifestó que el documental empezó como «un proyecto espontáneo y personal» que buscaba «capturar el underground» después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York.

El director se adentró durante diez años en las vidas íntimas de cuatro mujeres tras imponerse en la ciudad neoyorquina «un estado de sitio» donde «se impuso el miedo». «Las personas que conforman estas escenas son débiles, pero aún siguen allí», manifestó Sánchez, que argumentó que cogió estas cuatro historias por tener «una personalidad muy profunda», con «gente muy intensa y que fingían poco».

«Para mí fue muy importante explicar la historia de personas supervivientes, que han luchado contra todos los elementos para ser quienes quieren ser y se sienten», explicó el realizador del documental, quien apuntilló que «todas las escenas impostadas o de teatralización iban fuera del montaje final» pues «no captaban la realidad que quería mostrar».

El título 'I hate New York' es «un posicionamiento», explicó Sánchez, «un estado mental contrapuesto al Nueva York complaciente y dulcificado». «Muchos mundos son posibles y ese otro lado no se ha contado tanto. Tenía ese ímpetu, esa necesidad de contar todo eso», explicó el director ubetense.

El proyecto de Sánchez tiene trazas parecidas al documental 'Paris is burning' (1990) que retrataba los sectores más implicados en el movimiento 'underground' de la cultura LGTB (lesbianas, gays, transexuales y bisexuales) en la década de los 80. A pesar de su parecido, Sánchez afirmó que no la vio hasta que terminó el montaje final por «no querer contaminarme». «Supe de su existencia durante el rodaje, pero era muy importante explicar lo que quería, lanzar un misil a todos los estereotipos y prejuicios que percibía en la sociedad», argumentó.

Una de las protagonistas del filme, Chloe Dzubilo, falleció durante el proceso de diez años desde que comenzó a rodarse el documental, un hecho que hizo que Sánchez sintiera una presión que le impedía quedarse quieto o pasar del proyecto. «Supuso un motor determinante», confesó el director, que afirmó que todas las personas de su alrededor le ayudaron «a llenar el vacío de la historia».

En un proyecto como 'I hate New York' Sánchez ha aprendido todo el rato del transgénero. «Ha sido inspirador lanzarse de esta manera tan libre. En concreto, yo no me acercaba como personas transgénero. Para mí eran mujeres valientes, personas que me transmitían muchas cosas. En el proceso he aprendido mucho a entender su lucha y todo el activismo que hay oculto y que el documental saca a la luz», finalizó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos