Dispositivo para garantizar este invierno la seguridad en las carreteras de la Junta

Presentación del dispositivo en el centro de conservación de Úbeda./
Presentación del dispositivo en el centro de conservación de Úbeda.

140 profesionales y 42 equipos mecánicos trabajarán en 441 kilómetros en la provincia, ampliando servicios a vías vecinas de Granada

Alberto Román
ALBERTO ROMÁNÚbeda

Un total de 140 técnicos, distribuidos por los centros de conservación de la zona Norte, Sur, Sureste y Oeste, se encargarán de coordinar el plan de vialidad invernal en la provincia de Jaén, operativo destinado a garantizar la seguridad en las carreteras autonómicas situadas en zonas donde las condiciones meteorológicas se endurecen durante los meses de noviembre a abril, lo que puede influir en la conducción.

Este operativo, que fue presentado en Úbeda por el delegado territorial de Fomento y Vivienda, Rafael Valdivieso, abarca 441 kilómetros, a los que hay que sumarles, como novedad este año, otros 55 kilómetros pertenecientes a la provincia de Granada por la A-317, de Santiago de la Espada-Puebla de Don Fabrique, y la A-4301, atendiendo así a la demanda de los alcaldes de la comarca de Segura de la Sierra.

El plan dispondrá de 40 medios mecánicos distribuidos en ocho camiones con hoja quitanieves y extendedora de fundentes, tres camiones de apoyo para abastecimiento de sal, ocho retromixtas con hoja quitanieves, dos motoniveladoras con hoja quitanieves, cuatro camiones y cinco tractores con extendedora de fundentes, seis furgonetas de caja abierta y de vigilancia y cuatro todoterrenos.

A estos hay que añadir los servicios de otras dos máquinas para atener los 55 kilómetros de las vías de la provincia de Granada, próximas a Santiago Pontones, con lo que el total se eleva a 42. Todos ellos cuentan con unas 2.100 toneladas de sal ya acopiadas en los depósitos distribuidos de forma estratégica por las zonas de control.

Este dispositivo, que cubre más del 30% de las vías autonómicas en la provincia con mayor riesgo de verse afectadas por nevadas y heladas por su altitud y situación, tiene como objetivo garantizar la funcionalidad correcta de las carreteras, y la seguridad vial en las mismas en condiciones adversas, explicó el delegado en su visita al centro de conservación integral de la zona Sur situado en Úbeda, donde también indicó que este plan cuenta con una inversión cercana a 1,5 millones de euros.

Valdivielso subrayó que la vialidad invernal «no comienza en noviembre, sino que desde el verano se han venido realizando actuaciones previas de conservación en las carreteras, de manera que la posibilidad de daños por las inclemencias meteorológicas sea menor». Se ha destinado medio millón de euros a la mejora del drenaje de la red en previsión a las lluvias del invierno.

Estas actuaciones han permitido la limpieza de 4.500 metros de obra de drenaje transversal y más de 20.000 de cuneta. «Se trata de un plan eficiente y ágil, como demuestra que en los últimos cinco años ninguna carretera de titularidad autonómica haya estado cortada por nieve durante más de tres horas», valoró.

Por otro lado, Valdivielso señaló que cuando se alcanza el nivel de emergencia, todo el personal de las conservaciones está a disposición para combatir las inclemencias meteorológicas. El protocolo de actuación en estos casos comienza por el control de las previsiones meteorológicas, de manera que se puedan desplegar los equipos y estar preparados para una actuación inmediata. El éxito de estas actuaciones depende además de la coordinación con otros cuerpos de seguridad, como la Dirección General de Tráfico, Guardia Civil, Protección Civil o la Delegación de Gobierno de la Junta de Andalucía.

Puntos de control

Los puntos más problemáticos en la zona Norte se encuentran en carreteras como la A-317, en la zona Santiago-Pontones, donde la altitud alcanza los 1.510 metros; en la A-310, de Puente de Génave a Siles; en la A-312, de Linares a Beas de Segura; y A-319 de Peal de Becerro a Hornos por Cazorla. También entre los puntos kilométricos 83+000 y 86+860 (subtramo Cañada Morales-Intersección A-317); la A-6301, de Beas de Segura a Cortijos Nuevos; y la A-6303, de Orcera a A-310, entre los kilómetros 0 y 13.

En la zona Sur, se contabilizan 45 kilómetros dentro del dispositivo de vialidad invernal, localizados en la A-316, concretamente en la Cuesta de Baeza; en la A-324, en el punto Alto de la Fuensanta; en Las Piletas, situado en la A-401; y en la A-6200, desde Aldeaquemada al límite provincial.

En la zona Sureste existen 103 kilómetros, situados en la A-315 (Torreperogil, Peal de Becerro, Quesada, Huesa y Pozo Alcón); en la A-319, concretamente en el Puerto de las Palomas; en la A-326, entre Pozo Alcón y el Embalse de La Bolera; y en la A-6206, en el Puerto de Tíscar.

Por último, en la zona Oeste hay 111 kilómetros con probabilidad de nieves y heladas, situados en la A-6050, entre el punto kilométrico 11 y 25 de Los Villares a Valdepeñas; en las A-6177 y A-6178, donde se localiza el Santuario de la Virgen de la Cabeza; y en las A-335, A-403 y A-339, en la zona de Alcalá la Real.

Según adelantó Valdivielso y atendiendo a las previsiones meteorológicas de la Aemet, las tareas de extensión de sal comenzarán la próxima semana en aquellos puntos más críticos de la provincia.

Temas

Úbeda

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos