Más de una docena de conciertos para clausurar el Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza

Eduardo Paniagua y Jorge Rozemblum en la Sinagoga del Agua./
Eduardo Paniagua y Jorge Rozemblum en la Sinagoga del Agua.

El cierre llegó de la mano de Eduardo Paniagua y Jorge Rozemblum que interpretaron música de origen sefardí en la Sinagoga del Agua

Alberto Román
ALBERTO ROMÁNÚbeda

El Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza llegó a su fin tras un intenso puente en el que hubo más de una docena de conciertos en los enclaves históricos que acogen año tras año las distintas actuaciones de esta cita. La clausura llegó el sábado de la mano de Eduardo Paniagua y Jorge Rozemblum, quienes desarrollaron el programa 'Sefarad: España y la diáspora sefardí en México y América Latina', utilizando como marco inmejorable para este repertorio la Sinagoga del Agua de Úbeda. Los asistentes pudieron hacer un viaje musical desde Sefarad hacia el Mediterráneo y por el norte de Europa hasta desembocar en América.

Previamente, en otro espacio maravilloso de Úbeda, la Sacra Capilla de El Salvador, el Choir of The Queen’s College, Oxford, con Owen Rees en la dirección, interpretó el programa 'Reina del cielo: polifonía mexicana para la Virgen María'. Este concierto presentó música mexicana de los siglos XVI y XVII en honor a la Santísima Virgen María, patrona de las grandes catedrales de Puebla y Ciudad de México, centros principales para el cultivo de la música en el México colonial.

Antes, y para cerrar este recorrido del sábado por enclaves emblemáticos, la iglesia de San Lorenzo acogió un recital del Ensemble Mare Nostrum, dirigido por Andrea De Carlo y con la soprano Nora Tabbusch, dando vida al programa 'La Nueva España: de la música renacentista a los sones jarochos'.

En los días previos, el miércoles 6 actuaron la agrupación Vandalia, que interpretó el programa '¡Oh dulce contemplación!: sonetos y villancicos de Juan Vázquez y Francisco Guerrero' en la bodega del Museo de la Cultura del Olivo (Hacienda de La Laguna); Sparus Aurata, con José Enrique García Ortega como contratenor y Sandra Massa al órgano interpretando 'Atque interim in Mexico: Monteverdi y sus contemporáneos en Nueva España' en la iglesia baezana de San Andrés; y la agrupación Il Giardino Armónico con el programa 'En el 250 aniversario de Georg Philipp Telemann' en el Auditorio del Hospital de Santiago de Úbeda.

Respecto al jueves 7 también hubo tres recitales a cargo de Concerto 1700, con Daniel Pinteño como director y la soprano Aurora Peña interpretando el programa 'Entre cándidos, bellos accidentes' en la Iglesia de San Pablo en Úbeda; La Fontegara de México, bajo la batuta de María Díez-Canedo, con su cuidado programa 'La amable: música instrumental de archivos novohispanos' en el auditorio de San Francisco en Baeza; y la Schola Gregoriana Hispana, agrupación dirigida por Javier Lara, que presentó el programa 'De los cantorales de Cisneros al canto llano de la Catedral de México' en la iglesia de la Santa Cruz en Baeza.

Y el viernes 8 fueron cuatro los conciertos, protagonizados por los Solistas de la Orquesta Barroca de Sevilla con 'La guerra de los instrumentos: enfrentamiento, batalla y reconciliación' en el auditorio del Hospital de Santiago de Úbeda; el organista Gustavo Delgado con 'Música para tecla en Nueva España (ss. XVI-XVIII)' en la iglesia de San Andrés en Baeza; la agrupación Forma Antiqva, con Aarón Zapico como director, interpretando 'Con afecto y armonía: la circulación de música y músicos entre España, Portugal, Italia y América' en el auditorio de las Ruinas de San Francisco de Baeza; y la Capella Prolationum y Ensemble la Danserye con el programa '1649: Músicas para la consagración de la Catedral de Puebla de los Ángeles (México)' en la Catedral de Baeza.

Conferencia

Existió además una conferencia, que tuvo lugar el sábado 9 en la sede de la UNED de Úbeda. Corrió a cargo del organista y musicólogo Gustavo Delgado y se tituló 'Órganos históricos de México: documentación, restauración, conservación y divulgación'.

El Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza nació en 1997 con el propósito de añadir un encuentro musical a los atractivos artísticos y culturales de ambas ciudades, declaradas conjuntamente Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2003. Es un evento temático que en cada edición conmemora un aspecto concreto de la música histórica desde múltiples perspectivas. Incluye no sólo ciclos de conciertos (órgano, didácticos, pasacalles o sociales), sino también exposiciones, conferencias divulgativas, cursos y congresos de alto nivel. Desde sus orígenes ha apostado por la recuperación y difusión del patrimonio musical ibérico e hispanoamericano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos