Emocionante representación de 'La voz dormida' dentro de la Muestra de Teatro de Otoño

Laura Toledo en 'La voz dormida' en San Lorenzo./ROMÁN
Laura Toledo en 'La voz dormida' en San Lorenzo. / ROMÁN

La función tuvo lugar en San Lorenzo, un lugar que añadió mucho más significado a la obra

Alberto Román
ALBERTO ROMÁNÚbeda

La Muestra de Teatro de Otoño volvió a hacer parada en San Lorenzo, un escenario al que este año está dando bastante uso y que, por su aspecto, resulta muy apropiado como decorado para cierto tipo de obras, dado que el edificio sigue en pleno proceso de rehabilitación gracias al magnífico proyecto que viene desarrollando la Fundación Huerta de San Antonio. En este caso se representó 'La voz dormida', una adaptación de la conocida obra de Dulce Chacón realizada por Cayetana Cabezas y que protagonizó Laura Toledo, bajo la dirección de Julián Fuentes Reta.

Durante algo más de una hora, San Lorenzo se transformó en una prisión y allí cobró vida Pepita Patiño, la cordobesa que inspiró esta novela, para narrar su historia de amor y miedo, transformada en un alegato contra la represión de la dictadura franquista, enarbolando la bandera de la dignidad y del coraje como únicas armas posibles para enfrentarse a la humillación, a la tortura y a la muerte.

Con esta obra, literaria y teatral, se le devuelven a miles y miles de mujeres españolas la palabra y la dignidad que quisieron arrebatarles los administradores de la victoria. Un texto emocionante, cargado de amor, de verdad y de amargura, que Laura Toledo hizo absolutamente creíble.

Por el escenario elegido, la función tuvo mucho significado añadido, pues los muros de San Lorenzo sirvieron de hogar a quienes llegaban huyendo del avance de las tropas franquistas y, ya en la postguerra, a decenas de familias humildes. Un marco único para esta pequeña joya teatral que es un canto de amor y para la paz, la libertad y la justicia, un alegato a favor de la verdad que viene a recordar que hay lugares de la historia sobre los que sigue siendo necesario posar la mirada para curar heridas y desenterrar olvidos.

Fotos

Vídeos