Encuentro intergeneracional dentro de las actividades de la Escuela de Verano en los Barrios

Visita a la residencia de mayores./
Visita a la residencia de mayores.

El objetivo fue suprimir obstáculos de separación entre generaciones, favorecer la solidaridad y el entendimiento mutuo, impulsar valores y actitudes más humanas y ayudar a entender y respetar los distintos modos de concebir la vida

Alberto Román
ALBERTO ROMÁNÚbeda

Los alumnos de la Escuela de Verano en los Barrios visitaron en días pasados la residencia de personas mayores de Úbeda con el objetivo de propiciar un encuentro intergeneracional y que tanto grandes como pequeños disfrutaran de una jornada de convivencia. Acompañados por la concejala de Participación Ciudadana, Magdalena Urrutia, fueron recibidos por el director de la residencia, Pedro Suárez.

Fue una de las actividades incluidas en la programación de la primera edición de la Escuela de Verano en los Barrios, que se unió a visitas culturales a diversos lugares de la ciudad, charlas sobre salud y alimentación, una convivencia con personas con diversidad funcional, entre otras propuestas. «Hemos querido traerlos a la residencia porque creemos que este tipo de encuentros son muy positivos para ambas partes y muy productivos, ya que se refuerzan valores, como el respeto a las personas mayores», comentó Urrutia.

Por su parte, el director de la residencia destacó que, a través de esta visita, los alumnos conocieron la realidad de otras personas mayores que no son sus propios abuelos, «sobre todo la realidad de las personas mayores institucionalizadas, que es muy distinta a la de aquellos que podemos ver en los parques y que se pueden valer por sí mismos, pues nosotros atendemos a un sector de la población compuesto por personas mayores, pero frágiles».

Durante el encuentro se realizó un intercambio de experiencias entre mayores y niños. Los primeros les contaron a los segundos cómo era su barrio cuando eran pequeños y a qué juegos jugaban entonces. Y lo mismo ocurrió a la inversa. Además, todos se divirtieron con un karaoke y con un baile que los pequeños prepararon previamente. La jornada concluyó con unos aperitivos a mediodía, un momento ideal para seguir compartiendo experiencias.

Beneficios

Desde el área de Participación Ciudadana se puso un especial interés en propiciar este encuentro intergeneracional teniendo en cuenta los beneficios que reporta a ambas partes. Y es que la comunicación entre personas de edades muy diferentes es un mecanismo necesario para superar los prejuicios generacionales, propicia la desaparición de tópicos y estereotipos y conduce a tener una visión global de la persona, alejada de las consideraciones que a veces se realizan sobre la edad. Así, estos encuentros suprimen los obstáculos de separación entre generaciones, favorecen la solidaridad, la cohesión social y el entendimiento mutuo, impulsan valores y actitudes más humanas y ayudan a entender y respetar los distintos modos de concebir la vida.

Entre los beneficios de este tipo de encuentros en los mayores se encuentran la mejora de autoestima, cambios en el estado de ánimo y aumento de la vitalidad, disminución del sentimiento de soledad, crecimiento de las oportunidades de asistencia y acompañamiento en actividades de la vida cotidiana, desarrollo de la amistad con personas más jóvenes y la oportunidad de seguir aprendiendo.

Y para los jóvenes hay beneficios como cambios en la percepción hacia las personas mayores, acceso de redes de apoyo durante tiempos difíciles, mayor conocimiento sobre los temas que afectan a las personas mayores, aumento del sentimiento de responsabilidad social y la oportunidad de aprender.

Fotos

Vídeos