El Festival de Música y Danza explora nuevos caminos en su recta final

Martirio durante el concierto ofrecido anoche./ROMÁN
Martirio durante el concierto ofrecido anoche. / ROMÁN

Martirio abrió anoche la quinta y última semana de conciertos, por la que también pasarán Soleá Morente con Antonio Arias y Napoleón Solo, Kepa Junkera y La Fura dels Baus

ALBERTO ROMÁNÚbeda

El trigésimo Festival Internacional de Música y Danza 'Ciudad de Úbeda' encara su recta final con una última semana de conciertos, la quinta, en la que quiere dar signos de evolución, reinvención y adaptación a los nuevos tiempos y al público en general, iniciando otros caminos para que todo el mundo y todos los gustos se vean representados. Se desarrolla así el ciclo que se ha venido a denominar 'Músicas urbanas', que presenta tres proyectos con los que se busca ver cómo respiran esos nuevos espectadores que la organización desea incorporar a un festival con tres décadas de historia. Y a todo ello se añadirá, como cierre de lujo, el espectáculo 'Free Bach 212' de La Fura dels Baus que el pasado año no se pudo celebrar debido a la lluvia.

En lo que se refiere a las 'Músicas urbanas', se contemplan tres recitales (martes, miércoles y jueves), en todos los casos a las diez de la noche y en el auditorio del Hospital de Santiago (no en el patio del centro cultural, tal y como se había anunciado, para evitar riesgos relacionados con las condiciones meteorológicas).

Martirio

Anoche actuó Martirio, acompañada al piano por Jesús Lavilla y repasando, al igual que el festival ubetense, sus treinta años de trayectoria (aunque confesó que lleva tres más). La imagen enigmática y sofisticada es la tarjeta de presentación de esta artista viva, siempre curiosa, moderna y vanguardista, que ha desarrollado una carrera ejemplar, llegando a ser un referente de la música española.

Fue un recital intimista, cercano, divertido, nostálgico, plagado de matices. Comenzó con 'Yo vengo a ofrecer mi corazón' de Fito Páez, toda una declaración de intenciones de Maribel Quiñones, Martirio, quien visitaba Úbeda por primera vez y dijo estar maravillada por su riqueza patrimonial. A partir de ahí recorrió parte de su prolífica producción, dando un poquito de todo y saltando del jazz a la bossa nova, de la copla al bolero, del pop a las sevillanas, con su personalísimo estilo, derrochando clase, simpatía y arte a partes iguales. Sonaron así 'Y a mí quién me cuida', 'Mi marío' o 'Compuesta y sin novio'.

No faltaron algunas versiones, como 'María la portuguesa' del inolvidable Carlos Cano, 'Torre de arena' que catapultó a Marifé de Triana, 'En un mundo raro' de José Alfredo Jiménez o 'La bien pagá' de Ramón Perelló y Juan Mostazo, que Martirio se llevó a su bendito terreno. Y tras regresar al escenario por petición del público para regalar unos bises, acabó con sus inigualables 'Sevillanas de los bloques'. Público puesto en pie y ovación cerrada para agradecerle una visita y una velada que tenía que haberse producido hace mucho tiempo en una ciudad que presume desde hace décadas de contar con lo mejorcito que pisa los escenarios. Aunque nunca es tarde si la dicha es buena.

Soleá Morente

Hoy miércoles llegará Soleá Morente junto a Antonio Arias (Lagartija Nick) y Napoleón Solo, fusionando ese flamenco moderno que practica la menor de los Morente y el pop rock electrónico y guitarrístico de sus acompañantes. Todo surgió con un tema. Emergió como por encantamiento 'Ya no solo te veo a ti' y eso resultaría ser el embrión de 'Ole lorelei', el último álbum de Soleá, una colección de pequeñas joyas (y joyas no tan pequeñas) a medio camino entre la elegancia pop y la espontaneidad flamenca. Fue la culminación de una colaboración pospuesta durante años, la de Soleá Morente con Alonso Díaz (Napoleón Solo). El resultado deslumbró a ambos, la hija del mito del cante y la figura emergente del indie granadino. En esta ocasión se les sumará en el escenario Antonio Arias, colaborador en varias ocasiones de ambos.

Kepa Junkera

Y mañana jueves será el turno de Kepa Junkera, uno de los músicos más internacionales del País Vasco, maestro indiscutible de la trikitixa (acordeón diatónico de botones de origen italiano y que se usa desde el siglo XIX en el País Vasco), al que ya se le tenía ganas por estos cerros. Lo que Carlos Núñez es a la gaita, Kepa Junkera es a la trikitixa. Un renovador de los sonidos tradicionales de su tierra aunque ha creado una música sin fronteras, mezclada con los aromas, ritmos y colores de otros lugares y otras culturas. Sus espectáculos en directo están cargados de energía, ritmo y vitalidad. Ha realizado giras por muchos países de Europa, Norteamérica, Argentina, Chile, Brasil y Japón, entre otros. Es destacable su labor docente en Musikene (Centro Superior de Música del País Vasco) llevando tanto a la música tradicional vasca como a sus instrumentos a un nuevo espacio más acorde con los tiempos que corren.

Músicos en bicicleta

Respecto al viernes 15, aunque la Noche en Blanco combinada con la Shopping Night de Alciser se ha aplazado hasta el viernes 22 al coincidir con el partido de la Selección Española, se mantendrán algunas actividades de la XI Fiesta de la Música. A las siete y media de la tarde, partiendo desde el Hospital de Santiago, recorrerá las calles del centro La Dinamo, un espectáculo de funky sobre ruedas en el que todos los músicos van en bicicleta, pedaleando y tocando en directo. Y las ocho y media de la tarde, en el auditorio del Hospital de Santiago, habrá un concierto conmemorativo del décimo aniversario del Conservatorio Profesional de Música 'María de Molina' de Úbeda.

Clausura

La clausura oficial del Festival Internacional de Música y Danza 'Ciudad de Úbeda' llegará el sábado 16 de junio, en el teatro de Safa a las nueve de la noche, con La Fura dels Baus, que ya cerró el ciclo musical ubetense en 2016 con 'Carmina Burana'. En este caso ofrecerá junto a la formación Divina Mysteria el espectáculo 'Free Bach 212', que en la pasada edición del festival se tuvo que suspender por inclemencias meteorológicas. La danza, la música barroca, el flamenco y la música electrónica estarán presentes en esta propuesta multidisciplinar, bajo la dirección musical de Pavel Amilcar, Thor Jorgen y Miki Espuma, quien firma además l guión y la dirección junto a David Cid.

Se trata de una interpretación libre de la partitura original de la 'Cantata de los campesinos', de Johann Sebastian Bach, que mezcla lo burlesco, lo humorístico y la crítica social. Esta reinterpretación se hace a partir de criterios históricos que han permitido conocer cómo se tocaba la música de la época. Aunque para transportar la obra en el tiempo y aportarle carácter actual los directores han mezclado el barroco con músicas electrónicas y flamenco, todo ello acompañado con proyecciones, escenografía y otros efectos.

Para esta nueva experimentación, La Fura dels Baus ha dado participación al cuarteto de música barroca Divina Mysteria, que utiliza instrumentos originales, y a una cantaora de flamenco. Paralelo a la música se proyecta el vídeo realizado por David Cid, cuya colección de imágenes hace función de un segundo elemento narrativo.

Algunos coletazos

Tras la clausura oficial, quedarán algunos coletazos del festival, surgidos por ciertos cambios de planes de última hora. Por un lado, la Noche en Blanco con actividades musicales en la calle, además de verbena, todo ello combinado con la Shopping Night de Alciser, se ha aplazado hasta el 22 de junio. Y por otro lado, el jueves 5 de julio se desarrollará el concierto de la Orquesta Sinfónica y Coro de RTVE que no pudo celebrarse el pasado 1 de junio debido a la lluvia.

 

Fotos

Vídeos