Finalizaron los tradicionales campamentos en la playa gaditana de La Barrosa

Vista del campamento./ROMÁN
Vista del campamento. / ROMÁN

Alrededor de trescientos chavales pasaron por los tres turnos de esta actividad con casi sesenta años de historia

ALBERTO ROMÁNÚbeda

Tras muchas semanas de organización y preparativos en Úbeda, varios días de montaje y limpieza sobre el terreno y tres turnos de doce días cada uno, el pasado domingo finalizaron los campamentos de verano que se celebran desde hace más de medio siglo en la playa de La Barrosa, en la localidad gaditana de Chiclana de la Frontera, donde existe un rinconcito de Úbeda junto al mar gracias a los Jóvenes de Acción Católica (JAC).

Las tiendas de campaña fueron desmontadas, todos los colchones y demás útiles quedaron almacenados, y el mástil y diferentes elementos de la capilla se recogieron a la espera de que el próximo verano vuelva a cobrar vida esta parcela que ha sido testigo de tantas ilusiones, risas y abrazos.

Por allí volvieron a pasar unos trescientos niños y niñas divididos en los tres turnos habituales, de doce días de duración cada uno. El primero se dirigió a niñas nacidas entre 2004 y 2006 y se desarrolló del 24 de julio al 4 de agosto, día en el que comenzó el segundo turno enfocado a niños nacidos entre 2004 y 2006 y que duró hasta el 15 de agosto. Y desde ese día, hasta el 26

En todos los casos se agotaron las plazas disponibles, aunque este año con novedades pues, para evitar incómodas colas, el reparto se hizo por sorteo una vez que los interesados tuvieron varios días para inscribirse.

Siguiendo con una tradición de casi 60 años, con esta propuesta estival se realiza una importante labor social ya que, gracias a JAC y a la colaboración de diferentes colectivos, entidades y personas a título individual, se beca a numerosos jóvenes ubetenses cuyas familias se encuentran en una situación económica complicada.

Estos tradicionales campamentos son un espacio fundamental de ocio y aprendizaje para la juventud, donde los acampados y acampadas disfrutan de unos días inolvidables mientras reciben formación en valores y, entre juego y juego, aprenden a convivir con iguales. Así lo han podido constatar a lo largo del tiempo los miles de ubetenses que han disfrutado de ellos.

Los Jóvenes de Acción Católica han sabido dar respuesta a las demandas de la sociedad actual renovando y adaptando con esmero sus instalaciones, turnos y actividades a las nuevas tendencias pedagógicas y lúdicas. Y gracias al enorme grupo de voluntarios y voluntarias con los que cuenta la asociación se puede dar a los jóvenes asistentes una atención individualizada.

En La Barrosa disfrutan de doce días de juegos, formación, talleres, dinámicas, deporte, animación, veladas, fiestas, convivencia y mucha diversión. Estas son las palabras que mejor describen esta experiencia en un lugar de la costa chiclanera y gaditana que es un punto de referencia para miles de ubetenses de todas las edades, porque está anclado a su infancia y juventud y, como tal, siempre evoca buenos recuerdos. Quien vio el Sol poniéndose tras el castillo de Sancti Petri lo sabe.

Actividades del tercer turno. / JAC

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos