Gervasio Gámez echó mano de sus sentimientos durante el pregón de la romería

Gervasio Gámez durante su pregón./ROMÁN
Gervasio Gámez durante su pregón. / ROMÁN

Ahondó en el significado de la palabra romero y en todo lo que ella implica para tantas personas que no faltan a la cita con la Chiquitilla del Gavellar

ALBERTO ROMÁNÚbeda

A unas horas de que la patrona de Úbeda vuelva a estar en la ciudad, como manda la tradición, para permanecer entre los ubetenses por un periodo de algo más de cuatro meses, el auditorio del centro cultual Hospital de Santiago acogió el pregón de la romería de Nuestra Señora de Guadalupe que este año pronunció Gervasio Gámez Narváez.

Un acto que reunió a numerosas personas y que sirvió para tomar fuerzas, a base de recuerdos y sentimientos, de cara a la jornada de mañana martes, cuando los ubetenses volverán a dirigirse a la aldea de Santa Eulalia y al santuario del Gavellar para portar y acompañar a su madre hasta Úbeda, donde morará en su capilla de Santa María de los Reales Alcázares hasta su festividad y posterior traslado de nuevo a su santuario en el mes de septiembre.

De presentar al pregonero se encargó Elena María Gámez Leiva, quien habló de su primo 'Gerva' desde la cercanía y la admiración, desde el cariño y el respeto. Aludió al profesional abnegado, al amigo de sus amigos, al esposo, padre y hombre familiar entregado a los suyos, al apasionado de la música y al guadalupano por tradición y por convicción que siempre tiene presente a su Virgen de Guadalupe. Un bonita y emotiva introducción que puso a los presentes en situación.

Gervasio Gámez ocupó posteriormente el atril para transmitir sus sentimientos en torno a la patrona y al día de su romería, echando mano de sus vivencias para resumir las de todo un pueblo el día 1 de mayo. Ahondó así en el significado de la palabra romero y en todo lo que ella implica para tantas personas que no faltan a la cita con la Chiquitilla del Gavellar, evocando de esta manera lo que tantos otros han venido experimentando desde hace siglos. Porque, al fin y al cabo, cada romería no es solo presente, pues también significa revivir el pasado.

El pregonero dejó patente su devoción mariana y le habló a la Virgen como el hijo que quiere a su madre incondicionalmente y, a su vez, se siente querido y arropado bajo su manto. Asimismo tuvo palabras de ánimo y agradecimiento para sus hermanos de la Real Archicofradía de Nuestra Señora de Guadalupe, de la que fue vocal de administraciones públicas durante tres años, siendo hermano mayor Luis Martínez Rueda. E invitó a todos a disfrutar de la romería, pero entendiendo lo que significa y arrastra a nivel de fe.

En la recta final, ejemplificando cómo sus padres le habían inculcado su devoción por la Chiquitilla, transmitida a su vez por su abuelos, Gervasio Gámez pidió la presencia sobre el escenario de sus hijos, Álvaro y José Javier, para imponerles la pañoleta verde de romeros. Una sorpresa que no esperaban y que dio lugar a un momento muy emotivo.

El pregón finalizó con la interpretación de 'Pastora Divina', marcha que en su día fue compuesta por el propio Gervasio Gámez en honor a Nuestra Señora de Guadalupe. Corrió a cargo de la Agrupación Musical Ubetense, que también abrió la velada ofreciendo el 'Himno de Úbeda'.

El acto, conducido por Francisco del Río, incluyó igualmente la lectura del acta de nombramiento del pregonero así como la imposición de bandas a la romera mayor, romera infantil, damas de honor y resto de romeras y romeros, pertenecientes este año al colegio Sebastián de Córdoba, por parte del hermano mayor, Miguel Ráez Martínez.

Prolegómenos

En los días previos, en el santuario del Gavellar se realizó el vía lucis de los niños de primera comunión, acompañados por catequistas, familiares y junta directiva de la real archicofradía. Fue una celebración muy emotiva en la que durante las siete estaciones que se celebraron alrededor del santuario, la imagen de la Virgen de Guadalupe fue portada por los pequeños hombros de los emocionados niños, que tuvieron el privilegio de poder llevarla en el recorrido. Participaron los niños de catequesis de los colegios La Milagrosa y Salesianos, así como de las parroquias de San Pablo, Santa Teresa y San Nicolás. Asimismo, las romeras y romeros se presentaron ante la patrona en su santuario durante una eucaristía en la que participó el coro del colegio La Milagrosa.

Imposición de bandas a las romeras, presentación de Elena Gámez y el pregonero junto a sus hijos. / ROMÁN Y REAL ARCHICOFRADÍA

Temas

Úbeda

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos