Goleada de risas durante un derby en el que terminó ganando el público

Jesús Tapia, Toni Rodríguez, Vicente Ruidos y Luis Lara./ROMÁN
Jesús Tapia, Toni Rodríguez, Vicente Ruidos y Luis Lara. / ROMÁN

Luis Lara y Toni Rodríguez, junto a Jesús Tapia y Vicente Ruidos, abarrotaron el Teatro Ideal Cinema con su espectáculo

ALBERTO ROMÁNÚbeda

Que te ofrezcan la posibilidad de reír sin parar durante dos horas seguidas y, sobre todo, que lo consigan, es un lujo, un gustazo, un tratamiento contra el hastío de estos tiempos que deberían recetar todos los médicos, al menos en atención primaria. La risa es el mejor regalo y multiplica su valor si se recibe en colectivo. Así ocurrió en la tarde del pasado sábado en el Teatro Ideal Cinema de Úbeda, donde desembarcó 'El derby', un espectáculo convertido en monumento al chiste, el bueno y el menos bueno (porque no hay chiste malo), el fácil y el elaborado, el sencillo y el difícil de pillar, el correcto y el políticamente incorrecto.

El jerezano Luis Lara, o El Comandante Lara como es conocido popularmente, y el gaditano Toni Rodríguez, con todo el arte del mundo, protagonizaron este festival de la carcajada planteado a modo de encuentro futbolístico Cádiz-Jerez, pero sin marcador, pues se sabía de antemano que quien iba a ganar el partido era el público que abarrotaba la sala después de colgarse el cartel de 'no hay localidades'.

Primero como guardias de seguridad y después como futbolistas, los dos humoristas desplegaron toda su artillería en forma de monólogos, chascarrillos, juegos de palabras, anécdotas y chistes para diversión de un público totalmente entregado y con ganas de pasarlo bien. No dejaron títere con cabeza y se rieron de todo y de todos, incluso de ellos mismos.

No estuvieron solos sobre el escenario. Haciendo las veces de delegado de campo estuvo Jesús Tapia, una suerte de maestro de ceremonias que abrió el melón, caldeó el ambiente y animó el cotarro hasta conseguir que el patio de butacas fuera lo más parecido posible a una grada del estadio Ramón de Carranza. Y el papel de árbitro lo asumió Vicente Ruidos, otro crack, a quien le tocó poner 'orden' en este hilarante partido de ida que acabó en empate.

Todos emplazaron al público al partido de vuelta, nuevo espectáculo al que han dado forma para continuar con esta bendita locura y que ya está de gira. Ojalá sea pronto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos