El Hospital de Santiago convertido en un gran parque temático del ocio alternativo

Hubo un apartado especial dedicado al cosplay./ROMÁN
Hubo un apartado especial dedicado al cosplay. / ROMÁN

El salón Level Ub celebró su tercera edición con todo tipo de juegos, cosplay y hasta una exposición de vídeo-arte

ALBERTO ROMÁNÚbeda

Miniaturas, videojuegos, talleres varios, juegos de rol, cosplay, zona comercial, cartas, escape room, softcombat, juegos de mesa, exposición… en todo eso y mucho más se pudo participar durante el fin de semana en el Hospital de Santiago durante el salón del ocio alternativo Level Ub. Una propuesta de la Asociación Bétula Lúdica, en colaboración con las concejalías de Juventud y Cultura del Ayuntamiento de Úbeda, que llegó con éxito a su tercera edición atrayendo a participantes de toda la provincia e incluso de fuera de ella.

El objetivo fue ofrecer propuestas de ocio diferentes y alternativas dirigidas a los jóvenes (y no tan jóvenes por lo que se pudo ver), buscando que participaran, interactuaran y se socializaran a través de diversos juegos y actividades lúdicas. Además, este año el salón se complementó con el Festival de Videoarte 'CUVO, Mitologías Eléctricas', con el que se pretendió acercar al público el arte contemporáneo.

Durante dos jornadas el centro cultural Hospital de Santiago puso a disposición de los participantes numerosas formas de entender el juego, junto a batallas, talleres o concursos, que contaron con una amplia participación. Como novedad, existió un pasaporte del evento que los presentes pudieron ir rellenando en las distintas actividades. Y quien lo consiguió pudo participar en el sorteo de un lote de material de ocio.

Mención especial tuvo el apartado de cosplay, con concurso incluido, gracias al cual diferentes personajes del mundo del cómic, el manga, los videojuegos o el anime se pasearon por las centenarias dependencias del centro cultural Hospital de Santiago, generando estampas realmente curiosas al mezclarse la monumentalidad del edificio renacentista con la modernidad de una moda, una corriente e incluso una forma de vida, actualmente en auge, que consiste en representar personajes de ficción y llevar a la realidad sus vestimentas y formas de comportarse.

Cosplay proviene de customer y play (disfraz y juego). Se trata de vestirse y actuar como un personaje de ficción, normalmente de la animación japonesa aunque también de los videojuegos o el cómic. Así lo hicieron un buen número de jóvenes, caracterizándose con todo lujo de detalles. Y no sólo para el concurso, pues durante toda la jornada fueron uno de los puntos de atracción de Level Ub, posando para decenas de fotografías.

Actividades

En el apartado de talleres fue posible realizar diferentes manualidades relacionadas con este sector, sus juegos, sus personajes y su cultura. Así, los visitantes lo mismo podían construirse su propia varita mágica que aprender a cocinar algunos platos de origen japonés, además de degustarlos gracias a un puesto especializado en este tipo de comida.

Existió también una zona de softcombat (lucha con armas de gomaespuma) y una sala dedicada exclusivamente a los videojuegos con diferentes pantallas y mandos. Las miniaturas, los juegos de mesa, de rol y de cartas también tuvieron su espacio con numerosas mesas y tableros dispuestos para iniciar partidas, contemplándose asimismo exhibiciones, torneos específicos y demostraciones. Y en el escenario central se desarrollaron todo tipo de juegos y concursos.

Por otro lado, se organizó un escape room o sala de escape de donde había que salir en un tiempo determinado tras resolver diferentes acertijos y seguir pistas. Y además, Level Ub sirvió como un gran espacio comercial para que diferentes empresarios especializados en el sector y artesanos exhibieran y vendieran sus productos: juegos de mesa, figuras, camisetas, colgantes, miniaturas, escenografía, libros, cómics, cartas y un largo etcétera.

Proyecto 'CUVO'

Respecto al Festival de Videoarte 'CUVO' permitió ver las vídeo-creaciones de ocho artistas internacionales del más alto nivel que conformaron la muestra 'CUVO, Mitologías Eléctricas', recopiladas a través de una convocatoria internacional en la que participaron más de 150 artistas de 42 países diferentes. Gracias a este festival, que llegó de la mano de la ubetense Carmen Vera, licenciada en Historia del Arte y comisaria de la muestra, la ciudad albergó por primera vez una exposición de obras de videoarte.

Los artistas fueron Anja Høvik Strømsted y Jasmin Hurst (Noruega), Apotropia (Italia), BadBad MeowMeow (Taiwán), Baron Lanteigne (Canadá), Chris Oakley (Inglaterra), Fernanda Bertero (Ecuador), Fernando Epelde y Aïda Gómez (España) y Ruperto Cabrera (España). El visitante pudo disfrutar de una singular exposición compuesta por trabajos que fueron desde el corto experimental a reflexiones sobre el cambio climático mediante el videojuego, pasando por obras de música electrónica acompañadas con vídeos impactantes.

Una de las zonas de juego.
Una de las zonas de juego. / ROMÁN
 

Fotos

Vídeos