Ilustraciones inspiradas en las canciones de Sabina

Obra de Nouchine Motebassem./ROMÁN
Obra de Nouchine Motebassem. / ROMÁN

Nouchine Motebassem, artista francesa afincada en Granada, expone en la iglesia de San Lorenzo

ALBERTO ROMÁNÚbeda

Aunque la programación de actividades de las quintas Jornadas 'Sabina por aquí' finalizó el pasado sábado con el concierto 'Rap en la espadaña' de Junior Míguez, algunas de las exposiciones contempladas continuarán abiertas algún tiempo más. Es el caso de la muestra de ilustraciones 'Si me cuentas mi vida' de la artista francesa afincada en Granada Nouchine Motebassem, cuya obra se puede conocer en la sacristía de San Lorenzo hasta el próximo 30 de septiembre gracias a la Fundación Huerta de San Antonio y el colectivo Peor para el Sol.

Se trata de una colección de dibujos en técnica mixta (lápiz, tinta y acrílico) inspirados en canciones del autor ubetense. «Descubrí a Joaquín Sabina durante los años 90, cuando tuve la oportunidad de pasar largas temporadas en España, sobre todo en Alicante y Valencia, como estudiante de Filología Inglesa y Traducción trilingüe», cuenta la autora, que anteriormente estuvo viviendo en París, ciudad donde nació, y en otros lugares de Francia y de Irán, países de los que son oriundos sus padres. También tuvo la oportunidad de conocer México, donde trabajó durante tres años como profesora de traducción y de francés. Sin embargo, de todas las vidas posibles que la aguardaban, acabó por escoger la de traductora audiovisual e ilustradora en la ciudad de Granada.

«Me atraía mucho la cultura de este país y su lengua me apasionaba», asegura, añadiendo que las canciones de Sabina le mostraban nuevas y sugerentes palabras de un idioma que anhelaba conquistar a medida que iba indagando en los entresijos de la vida cotidiana. «Sabina, con su particular y chispeante lírica, lograba dibujar el retrato de la gente que me rodeaba y me regalaba palabras inéditas con las que describir sentimientos propios y aventuras nuevas…, como si fuera capaz de contar mi vida», recuerda. Por eso, esta exposición, con la que pretende rendir su especial tributo a Joaquín Sabina, lleva por título 'Si me cuentas mi vida'. También es un guiño a uno de los versos de su canción 'Lo niego todo', con la que Sabina da nombre a su último álbum.

Con los dibujos que cuelgan en las paredes de la sacristía de San Lorenzo, Nouchine Motebassem ha intentado «traducir» los versos del ubetense a tinta y lápiz, «volcar sobre el papel en blanco los recuerdos reales o imaginados, los sentimientos y las nostalgias, los fotogramas de aquellas películas que se formaron en mi mente escuchando sus irrepetibles canciones». «He intentado, en suma, trasladar a mi imaginario lo que el poeta me dejó del suyo, con la descarada ambición de que, como en un juego de espejos, el visitante, a su vez, se vea reflejado», apostilla.

Javier Salas

También hasta el 30 de septiembre es posible disfrutar en la nave central del templo ubetense recuperado para la cultura, una exposición del fotógrafo de ascendencia ubetense Javier Salas, quien tantas veces ha retratado a Sabina para discos, carteles, revistas y otras publicaciones y material promocional. En este caso vuelve a Úbeda con 'De purísima y oro', en la que muestra una colección de instantáneas en gran formato realizadas a personalidades del mundo flamenco.

 

Fotos

Vídeos