El joven de Úbeda acusado de mantener relaciones con una menor de 13 años dice que no conocía su edad

Momento del juicio./IDEAL
Momento del juicio. / IDEAL

El escrito de calificación provisional de la Fiscalía recoge que en las relaciones no hubo ni violencia ni intimidación ya que fueron consentidas por ambas partes

EUROPA PRESSÚbeda

El joven de Úbeda (Jaén), J.C.B.L., de 24 años, acusado de mantener relaciones sexuales con una menor de 13 años se ha defendido ante el tribunal que le ha juzgado diciendo que lo hizo sin conocer la edad exacta de la niña y en un momento en el que él se encontraba en una situación «complicada» puesto que acababa de romper con su novia y encontró «consuelo» en la menor.

El acusado ha señalado que conoció a la menor por Instagram y que quedó con en ella una primera vez para conocerse y una segunda, dos días después, en la que mantuvieron relaciones, aunque en el juicio celebrado en la sala de vista de la Audiencia de Jaén ha dicho no saber si las relaciones fueron o no completas.

«No era consciente ni de la edad ni de que al final podría pasar esto», ha dicho el acusado que, en el momento de los hechos tenía 23 años. Ha añadido estar «bastante arrepentido» y ha insistido en que conoció la edad real de la chica cuando declaró ante la Policía Nacional y los agentes se lo dijeron.

El joven ha declarado en la vista que fue la menor la que contactó con él por Instagram y que «ella siempre llevaba la iniciativa» hasta el punto de que «fue ella la que me dijo de quedar».

El escrito de calificación provisional de la Fiscalía al que ha accedido Europa Press recoge que en las relaciones no hubo ni violencia ni intimidación ya que fueron consentidas por ambas partes, aunque con 13 años, el consentimiento de la menor no es válido a efectos legales, de ahí que se le acuse de un delito de agresión sexual a una menor de 16 años.

El relato del Ministerio Público recoge que el acusado conoció a la menor el 28 de marzo de 2017 y que dos días después de conocerse en las redes sociales, el acusado y la menor quedaron y ésta acabó en la casa de él donde «movido por un ánimo libidinoso, mantuvo relaciones sexuales plenas con ella» y lo hizo «perfectamente consciente» de que lo hacía con una niña de 13 años ya que el fiscal no considera que hubiera engaño con las edades.

La madre de la niña ha declarado que descubrió lo ocurrido al revisarle el teléfono móvil a su hija y leer una de las conversaciones con el acusado. A partir de ahí habló con su hija y ésta acabó contándole que había mantenido relaciones sexuales con el joven sin adoptar ningún tipo de medida de protección.

La madre llevó a su hija al médico y seguidamente interpuso la correspondiente denuncia que ha acabado en la Audiencia de Jaén donde J.C.B.L. se enfrenta a una pena de nueve años de prisión.

«Mi hija se volvió loca por él, decía que estaba enamorada y que no quería denunciar», ha señalado la madre, que finalmente optó por llevar a su hija al médico e interponer la correspondiente denuncia, que ahora ha acabado en la Audiencia de Jaén donde J.C.B.L. se enfrenta a una pena de nueve años de prisión solicitada desde el Ministerio Público.

Por su parte, la menor, actualmente con 14 años, ha declarado en el juicio y lo ha hecho con voz entrecortada para afirmar que en ningún momento quiso denunciar al acusado, que la decisión la tomó su madre y que ella actuó libremente sin que mediara ni violencia ni intimidación ni engaño ni promesa. Ha apuntado que él conocía su edad porque ella misma le dijo que tenía 14 años y no 13 puesto que faltaba poco para que fuera su cumpleaños.

Mientras que la Fiscalía ha mantenido su petición de nueve años de cárcel y una indemnización de 3.000 euros por entender que él conocía «perfectamente» la edad de la menor, la defensa ha pedido la absolución por considerar que el acusado «no conocía realmente su edad ni era consciente de que incurría en un delito» porque la veía como una joven «próxima a su edad y madurez».

En el caso de ser finalmente condenado, la defensa ha pedido la aplicación de un eximente que le permita la suspensión de la condena por entender que la actitud de su defendido «no merece reproche penal».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos