El 'San Juanito' de Miguel Ángel viajará a Japón de junio a septiembre

El 'San Juanito' cuando estuvo en el Museo del Prado./
El 'San Juanito' cuando estuvo en el Museo del Prado.

La escultura, procedente de la Sacra Capilla de El Salvador de Úbeda, será exhibida en el Museo Nacional de Arte Occidental de Tokio como parte de la exposición 'Michelangelo and the ideal body'

ALBERTO ROMÁNÚbeda

La escultura de San Juan Bautista niño, conocida como el 'San Juanito' de la Sacra Capilla de El Salvador de Úbeda, de la que se confirmo la autoría de Miguel Ángel tras su compleja restauración, viajará en los próximos meses a Japón. En concreto, será exhibida en Tokio, en el prestigioso Museo Nacional de Arte Occidental, como parte de la exposición denominada 'Michelangelo and the ideal body' sobre el ideal de belleza masculina desde la antigua Grecia al Renacimiento.

Según ha podido saber IDEAL, la muestra, programada desde el 19 de junio al 24 de septiembre e integrada por unas setenta piezas, dedicará una buena parte a la obra e influencia de Miguel Ángel y a la escuela florentina, y el 'San Juanito' de Úbeda (realizado entre 1495 y 1496) será uno de sus principales reclamos junto con el David-Apolo (realizado en 1530), también de Buonarroti, que tendrá que ser trasladado desde el Museo Nacional de Bargello (Florencia).

Se espera que esta exposición tenga una gran repercusión en Japón. No en vano, junto al Museo Nacional de Arte Occidental participan en su organización NHK, la mayor organización japonesa de radio y televisión, y The Yomiuri Shimbun, el periódico de mayor distribución del mundo con una tirada que supera el millón de ejemplares y considerado el máximo exponente como empresa periodística dentro de Japón.

La muestra cuenta además con el apoyo del Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón y la Embajada de Italia en Tokio y la implicación directa de importantes empresas, así como con la participación especial de MondoMostre, firma italiana especializada en grandes eventos culturales que ha organizando exposiciones con algunas de las instituciones más importantes del mundo. Respecto al comisariado, recae en Ludovica Sebregondi, historiadora del arte y profesora de la Universidad de Florencia, especialista en Miguel Ángel y que conoce bien el San Juan Bautista niño.

Interesante oportunidad

De esta forma, cuando la Fundación Casa Ducal de Medinaceli, titular de la escultura, recibió la propuesta de mostrar el 'San Juanito' en Japón, vio una interesante oportunidad de promoción, tanto de la obra como de la propia ciudad de Úbeda, mientras se resuelve todo lo referente a su regreso a la Sacra Capilla de el Salvador, también de su titularidad. Así lo confirmó a IDEAL el director general de la fundación, Juan Manuel Albendea. «Es una buena noticia para la fundación y es para estar satisfechos», dijo.

El hecho es que este viaje de la pieza a Japón lleva aparejado, además de un intenso programa de actividades paralelas como conferencias, visitas especiales y proyecciones, un compromiso de NHK para realizar y emitir en televisión un documental sobre la historia de la escultura en el que hablará de su origen, viajes, destrucción y restauración, incluyendo un apartado sobre Úbeda y su importancia a nivel arquitectónico y patrimonial.

IDEAL ha confirmado que la potente empresa de comunicación ya ha grabado imágenes del San Juan Bautista niño y que tiene previsto desplazar próximamente un equipo hasta la ciudad ubetense para completar un trabajo que llegará a millones de espectadores japoneses. Unas imágenes, además, rodadas con un nuevo sistema de altísima definición que la propia NHK promueve.

Regreso

El 'San Juanito' regresará a España en octubre. No obstante, no será directamente a la Sacra Capilla de El Salvador de Úbeda, aunque ese es el objetivo que tiene la Fundación Casa Ducal de Medinaceli y en el que está trabajando junto con el Ayuntamiento. IDEAL ha podido confirmar de ambas partes que, tras unos años en los que las relaciones no fueron del todo cordiales, actualmente existe muy buen entendimiento al considerar que es algo muy positivo para todos.

De esta forma, se seguirá negociando y avanzando mientras la escultura de Miguel Ángel se encuentra en Japón, lo cual además conllevará una contraprestación económica que los titulares de El Salvador pretenden invertir en la adecuación del espacio en el que la obra se expondrá en la ciudad ubetense, tal y como confirmó Albendea a esta redacción.

Cerca una solución

IDEAL ha sabido que las dos partes andan perfilando una solución que asegure la ubicación definitiva del 'San Juanito' en Úbeda y se espera que pronto estas gestiones necesiten de la toma de decisiones concretas en los órganos municipales correspondientes. Después, cuando todo esté cerrado, se podrá anunciar convenientemente, con todo tipo de detalles, el regreso de la obra a su lugar de origen con la autoría confirmada de Miguel Ángel. «No hay ningún escollo burocrático importante, simplemente es un procedimiento largo, estamos barajando distintas posibilidades y son proyectos que son complicados de hacer y aprobar», explicó Albendea.

Prueba del buen entendimiento reinante es que la Fundación Casa Ducal de Medinaceli, como ya hizo en alguna ocasión anterior, consultó previamente con el Ayuntamiento la posibilidad de llevar la escultura a Japón, ante lo cual existió total receptividad al valorar lo positivo de la iniciativa a efectos de promoción de la ciudad.

El hecho es que el 'San Juanito' no se ha expuesto desde que visitó el Museo del Prado entre el 31 de marzo y 28 de junio de 2015, tras haber sido restaurado y mostrado previamente en el Opificio delle Pietre Dure, el centro de restauración de Florencia donde la escultura de blanco mármol de Carrara volvió a cobrar forma al unirse y completarse los 17 fragmentos conservados. Salvo en estos momentos puntuales y el próximo previsto en Japón, sus propietarios no lo han querido exhibir en algún otro edificio de su titularidad, como deferencia a Úbeda, donde esperan que acabe definitivamente. Mientras tanto, la única escultura de Miguel Ángel que se conserva en España se encuentra a buen recaudo en un lugar que, por motivos de seguridad, José Manuel Albendea prefirió no desvelar.

La pieza

La obra, de 130 centímetros de altura, fue prácticamente destruida a comienzos de la Guerra Civil y estuvo reducida a fragmentos hasta la citada restauración en el Opificio delle Pietre Dure. Obra de juventud de Miguel Ángel, anterior a la Piedad del Vaticano y a los frescos de la Capilla Sixtina, fue donada por el duque de Florencia, Cosmé I de Medici, al secretario del emperador Carlos I, el ubetense Francisco de los Cobos. Éste la envió a España, a su villa de Sabiote, y posteriormente pasó a enriquecer, tras su muerte, la capilla sepulcral de El Salvador de Úbeda que mandó construir en su ciudad natal.

La escultura estuvo expuesta hasta 1936 en un nicho cerca del retablo mayor de madera dorada realizado por Alonso de Berruguete, también gravemente dañado a comienzos de la Guerra Civil, cuando igualmente sufrió desperfectos que destruyeron gran parte de la misma: quedó reducida a fragmentos y la cabeza fue quemada. De hecho, sólo se pudieron recoger 17 fragmentos, equivalente al 40% de su volumen original.

La Fundación Casa Ducal de Medinacel encargó su restauración al Opificio delle Pietre Dure de Florencia, un proceso que comenzó en 1994. Para su intervención, se utilizaron métodos novedosos, como el láser para limpiar la superficie negra y abrasada de la cabeza o la reconstrucción virtual en 3-D de la escultura completa basándose en fotografías tomadas poco antes de su destrucción. Una vez montada la estatua con los fragmentos originales de mármol, se integraron las partes perdidas, realizadas con fibra de vidrio y luego estucadas, entonadas con témpera y selladas con cera y barniz; también se usaron imanes para juntar los diversos trozos. La escultura recuperada fue presentada al público florentino en 2013.

Ejemplo de escultura helenística

Al volver de Bolonia a Florencia, en 1495, el primer encargo de Miguel Ángel fue una estatua en mármol de un San Giovannino hecha para Lorenzo di Pierfrancesco de Médicis (primo de Lorenzo el Magnífico). Sin embargo, en lugar de seguir el modelo del San Juan Bautista de Donatello como hacían los demás escultores florentinos, Miguel Ángel representó a un santo más joven, como un niño de unos 6 o 7 años. La escultura, de 130 centímetros, sigue el ejemplo de la escultura helenística griega y apoya la pierna izquierda sobre una roca, que dobla ligeramente, con los brazos doblados, la cabeza ligeramente inclinada y el cuerpo desnudo cubierto por un vellocino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos