'Laberintos líricos' en la monumental plaza Vázquez de Molina

«Los finales», parte de los versos de la canción 'Ruido' de Joaquín Sabina que se pueden leer en la instalación./ROMÁN
«Los finales», parte de los versos de la canción 'Ruido' de Joaquín Sabina que se pueden leer en la instalación. / ROMÁN

La instalación, que recorre las ciudades Patrimonio de la Humanidad, muestra en Úbeda dos versos de la canción 'Ruido' de Joaquín Sabina que pueden ser leídos al situarse en puntos muy concretos

Alberto Román
ALBERTO ROMÁNÚbeda

Palabras y versos con «significados diferentes» pero «en perfecta armonía» vienen recorriendo las quince ciudades españolas Patrimonio de la Humanidad gracias a 'Laberintos líricos', una intervención «artística e itinerante» que actualmente hace parada en la monumental plaza Vázquez de Molina de Úbeda.

Este proyecto busca mostrar «la esencia y la identidad» de cada una de estas urbes «históricas pero jóvenes y con ganas de ser transgresoras», según manifestó en su día, en la presentación de esta iniciativa, María Elena Nevado, alcaldesa de Cáceres y presidenta de turno del Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España. Ciertamente, esta propuesta llama la atención, actualmente entre el palacio Vázquez de Molina y la Basílica Menor de Santa María de los Reales Alcázares.

Boa Mistura, un grupo artístico que emplea las técnicas «más vanguardistas», ha sido el encargado de poner en marcha 'Laberintos líricos', una iniciativa con la que las ciudades participantes pretenden también incrementar su atractivo de cara a los más jóvenes.

La instalación consta de quince prismas triangulares (uno por cada ciudad) que se convierten en un lienzo adaptado a las particularidades de cada lugar ya que, mediante la técnica del anaformismo, llevan escrito un verso o un poema de un artista local.

Las palabras crean laberintos y paisajes de geometría de colores y solo pueden ser leídas desde determinados puntos, lo que hace que la ubicación de los prismas, siempre en espacios amplios del centro urbano, resulte importante para poder contemplarlos.

«Los versos de cada ciudad han ido formando una obra conjunta que cobrará sentido cuando llegue al último destino, Ibiza», dijo en su momento o Ángela Amer, componente de Boa Mistura. El grupo multidisciplinar ha creado un poema conjunto, titulado igualmente 'Laberintos líricos' con motivo del proyecto, que cuenta también con fragmentos en gallego y catalán, idiomas de los versos plasmados en los prismas de Santiago de Compostela, Tarragona e Ibiza, tres de las ciudades participantes. De esta forma, cada verso plasmado en cada ciudad formará al final un poema nuevo que representará la unión de este grupo.

Dos versos sabineros

En cuando al artista local, en Úbeda se ha optado por Joaquín Sabina, ubetense universal donde los haya. La exposición viene además como anillo al dedo pues en estos días se están desarrollando las Jornadas 'Sabina por aquí' dedicadas al cantautor y poeta. La obra elegida ha sido su canción 'Ruido', y de ella los versos «porque todos los finales son el mismo repetido», que son los que se pueden leer al girar alrededor de los pirsmas, situándose en los puntos señalados y atendiendo a los colores de las letras.

'Laberintos líricos' consta de tres fases: una que pasó por Cáceres, Toledo, Cuenca, Segovia y Ávila hasta el pasado mes octubre; otra que estuvo en Santiago de Compostela, Salamanca, Mérida, Córdoba y Baeza entre mayo y junio pasados; y la última que se desarrolla entre septiembre y octubre en Úbeda, San Cristóbal de La Laguna (Tenerife), Alcalá de Henares (Madrid) e Ibiza. Los prismas se transportan de ciudad en ciudad. Se pintan de lunes a jueves en la localización elegida y quedan en exposición hasta el domingo por la noche.

Los responsables

El Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España es una entidad no lucrativa creada en 1993 y formada por las quince ciudades españolas cuyos cascos históricos están incluidos en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco. Su objetivo fundacional es actuar de manera conjunta en la defensa de su rico patrimonio cultural, así como en la difusión y promoción nacional e internacional del mismo, propiciando el desarrollo de un turismo cultural de calidad.

Boa Mistura es un equipo multidisciplinar con raíces en el graffiti nacido a finales de 2001 en Madrid. Su trabajo se desarrolla principalmente en el espacio público y ha realizado proyectos en Sudáfrica, Brasil, México, Estados Unidos, Reino Unido, Georgia, Argelia, Noruega, Serbia o Panamá. Sus miembros fundadores (Javier Serrano, Juan Jaume, Rubén Martín, Pablo Purón y Pablo Ferreiro) se conocieron a los 15 años pintando las paredes de su barrio. Son amigos desde entonces.

Desde hace un par de años, la familia ha crecido: Pablo G. Mena, Ángela Amer, Dani De Julio, Diego Vicente y Luisa Septién forman parte del día a día. Su cuartel general está en Madrid y pasan el día de aquí para allá entre pinturas, ordenadores y partidas de ping-pong. «Amamos lo que hacemos. Entendemos nuestro trabajo como una herramienta para transformar la calle y crear vínculos entre las personas. Sentimos una responsabilidad para con la ciudad y el tiempo en el que vivimos», dice el colectivo.

Fotos

Vídeos