Un mercadillo de antigüedades, coleccionismo, segunda mano y artesanía para el último domingo de cada mes

Presentación de la iniciativa./
Presentación de la iniciativa.

Será en la plaza de las Canteras y la primera cita se celebrará el 29 de julio, de nueve de la mañana a dos de la tarde

ALBERTO ROMÁNÚbeda

Al igual que otras localidades del entorno, Úbeda contará una vez al mes con un mercadillo dedicado a antigüedades, coleccionismo, segunda mano y artesanía. Organizado por el área de Comercio, Industria y Artesanía del Ayuntamiento se desarrollará el último domingo de cada mes, de nueve de la mañana a dos de la tarde, teniendo como marco la plaza de las Canteras. La primera cita será el domingo 29 de julio.

El concejal de Comercio, José Luis Madueño, manifestó en la presentación que el Ayuntamiento tenía mucho interés en poner en marcha esta actividad, ya que venía siendo demanda por numerosos ciudadanos. «Son muchos los meses que llevamos en conversación con una serie de comerciantes que se dedican a este tipo de artículos y que han realizado esta iniciativa en otras ciudades», dijo.

Finalmente, tras las conversaciones mantenidas, ha visto la luz el proyecto. Allí se podrán encontrar artículos que se encuentran en cualquier rastrillo, como antigüedades, objetos de coleccionismo, artesanía, productos de segunda mano, libros, muebles, etcétera. «Es un tipo de comercio que ya ha funcionado con éxito en otros municipios», declaró el edil.

En cuanto al lugar de celebración, la plaza de las Canteras, explicó que la decisión está tomada con el propósito de descongestionar de actividades el casco histórico y dinamizar así otras zonas de la ciudad. Aunque no se descarta que el rastro pueda ubicarse en otros lugares y plazas una vez pasadas las primeras ediciones. «Queremos que este primer rastrillo sea un acicate y una excusa para que la gente suba a las Canteras y disfrute de esa magnífica plaza recién restaurada», añadió.

Por su parte, Francisco José Almagro, representante de un grupo de comerciantes que participa en este tipo de mercados, explicó que se está alcanzando una participación de quince a veinte puestos, y reconoció que en los municipios en los que se está llevando a cabo la iniciativa se viene registrando un gran éxito y aceptación por parte del público.

Como ejemplo habló de Torreperogil, donde el comienzo fue difícil, con cinco o seis puestos, y ahora, en ocasiones, se montan entre veinticinco y treinta, lo que hace que acuda gente de los pueblos limítrofes. Almagro puntualizó que este tipo de mercadillos permite al particular sacar a la venta piezas que no usa o cree que no tienen valor. «Se ayuda en estas épocas tan malas a la economía del ciudadano», destacó.

Temas

Úbeda

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos