Un mirador privilegiado desde el que contemplar Úbeda

Vista del casco antiguo desde la Torre del Reloj./ROMÁN
Vista del casco antiguo desde la Torre del Reloj. / ROMÁN

Úbeda suma dos nuevos recursos turísticos con la puesta en valor de la Torre del Reloj y la adecuación funcional de las Antiguas Carnicerías

Alberto Román
ALBERTO ROMÁNÚbeda

El consejero de Turismo y Deporte de la Junta de Andalucía, Francisco Javier Fernández, visitó Úbeda para conocer el resultado de la segunda fase de las obras de rehabilitación de las Antiguas Carnicerías y de puesta en valor de la anexa Torre del Reloj, dos nuevos atractivos que, según dijo, reforzarán la oferta del destino.

Esta intervención ha sido posible gracias a la estrecha colaboración entre la Junta de Andalucía, la Diputación Provincial de Jaén y el Ayuntamiento de Úbeda. La inversión total, uniendo primera y segunda fase, ha ascendido a 326.112,85 euros, de los cuales 141.750,16 euros (44% de la inversión) los ha puesto la Consejería de Turismo a través de la segunda anualidad de las Iniciativa de Turismo Sostenible (ITS), 109.345, 65 euros (33% de la inversión) han sido financiados por la Diputación (65.312,84 euros de los Planes Provinciales de 2013 y 44.032,81 euros del convenio de colaboración de 2015) y 75.017,04 euros (23% de la inversión) se han abonado con los presupuestos municipales de entre 2013 y 2017.

Las obras han supuesto la puesta en valor de dos inmuebles históricos. El edificio de las Antiguas Carnicerías está catalogado en grado tercero, según el Plan Especial de Protección del Centro Histórico de Úbeda, y fue levantado en 1855 para sustituir a uno anterior. Y la Torre del Reloj (siglos XIII-XVI) se alza sobre un antiguo torreón de la muralla recrecido y coronado en el siglo XVI con un campanario renacentista.

En las Antiguas Carnicerías se ha recuperado el volumen de la cubierta original, demoliendo el ático retranqueado y respetando los metros y las alturas originales. Además en la nueva sala de usos múltiples situada sobre el espacio que ocupa la oficina de turismo y en la escalera se ha descubierto el paño de muralla al que se adosa la edificación, dando importancia a ambos espacios que sirven de elementos integradores.

En cuanto a la torre, la intervención ha sido en la parte interior, sustituyendo la escalera que lleva al campanario por otra de desarrollo más cómodo y seguro, de tramos similares. También se ha realizado una limpieza de los paramentos y rejuntado de la mampostería.

Por otro lado, se ha actuado en un tramo de muralla situado en la parte posterior, tratándose las coronaciones para evitar que la lluvia siga filtrándose, realizándose una repavimentación del adarve y canalización de las aguas, con colocación de solería de piedra viva.

Con la actuación se ha sustituido toda la instalación eléctrica, la iluminación y la señalización. Además, se ha dispuesto una red de telecomunicaciones, adaptada a las nuevas demandas de uso y se ha dado cumplimiento a la normativa vigente contra incendios, ruido y aislamiento, adoptando las disposiciones constructivas que garanticen la durabilidad y conservación. De la misma manera se ha sustituido la carpintería exterior e interior y se ha dispuesto de un sistema de climatización apropiado.

Vistas

La intervención, además, ha contemplado los trabajos relativos a la instalación de imagen y sonido y de un bucle magnético para personas con discapacidad auditiva, el diseño de la imagen y decoración interior, la cartelería y el mobiliario del nuevo edificio de uso turístico.

La alcaldesa de Úbeda, Antonia Olivares, también presente en el acto junto al presidente de la Diputación, Francisco Reyes, y otras autoridades locales y provinciales, así como representantes del sector turístico, mostró su alegría por esta inauguración de un nuevo recurso que se suma a la oferta de la que dispone la ciudad. «La visita al torreón será posible y se podrá disfrutar de unas magníficas vistas, que para muchos son desconocidas», concretó. No obstante, habrá que esperar un poco pues la idea es que una empresa se haga cargo de su gestión y para ello hay que preparar un pliego de condiciones y realizar el preceptivo proceso.

La regidora destacó que este proyecto ha sido posible gracias a la colaboración institucional, que también hizo realidad recientemente la apertura del Centro de Interpretación de Andrés de Vandelvira, otro nuevo recurso turístico situado en los sótanos del Ayuntamiento. También gracias a la colaboración con la Consejería se han fusionado en las Antiguas Carnicerías dos oficinas de turismo, la municipal y la de la Junta, unificando su personal y material, lo que está permitiendo un mejor servicio al turista y una optimización de los recursos.

Por su parte, el presidente de la Diputación aseguró que actuaciones como ésta reafirman la oferta turística de la ciudad de Úbeda que, junto con Baeza, se ha convertido en «la punta de lanza del turismo de la provincia de Jaén».

El consejero de Turismo en la Torre del Reloj.
El consejero de Turismo en la Torre del Reloj. / ROMÁN

Algo de historia

La Torre del Reloj originalmente era un torreón perteneciente a la muralla medieval, construido en el siglo XIII y que defendía la transitada Puerta de Toledo. En 1575 se decidió adaptar la torre para albergar un reloj y un campanario, por lo que se añade el segundo cuerpo, donde se encuentra la maquinaria, y un templete ochavado para las campanas.

La torre es un gran cubo que alberga en su parte inferior una hornacina con la imagen de Nuestra Señora de los Remedios (actualmente es una réplica dado que la original se encuentra en la sala de comisiones del Ayuntamiento). En la parte superior aparece la esfera del reloj, enmarcada por pilastras y decorada con motivos renacentistas, con las armas de la ciudad y el escudo de los Austrias. Y se remata con un templete octogonal, formado por arcos de medio punto en sus lados mayores y vanos adintelados en los menores, y decorado en las esquinas con grandes floreros.

Parece ser que el reloj original fue traído de la desaparecida Torre de Santa María, según el historiador Juan Ramón Martínez Elvira. El artífice pudo ser Juan Álvarez de Molina. La maquinaria restaurada durante este año 2017 fue puesta en 1858. En cuanto a la campana es del artista Juan Vélez. En 1973 la torre se restaura por designio de la Dirección General de Bellas Artes.

Respecto a las Antiguas Carnicerías, edificio adosado a la Torre del Reloj, fue levantado en 1855. En este lugar se sacrificaban reses. Su fachada presenta dos cuerpos: el primero está recorrido por una arcada de medio punto enmarcada por una moldura que cobija ventanas y el segundo por vanos adintelados decorados con molduras y jarrones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos