May Muñoz de Dios pronunció el Pregón de la Juventud Cofrade

May Muñoz durante su intervención./ROMÁN
May Muñoz durante su intervención. / ROMÁN

Recordó a numerosas personas que han sido importantes en su crecimiento como persona y como cofrade, a las que dio públicamente las gracias

Alberto Román
ALBERTO ROMÁNÚbeda

El Teatro Ideal Cinema de Úbeda acogió la cuarta edición del Pregón de la Juventud Cofrade, un acto organizado por la vocalía de juventud de la Hermandad y Cofradía de Nazarenos de Nuestra Señora de Gracia y su grupo joven, Jóvenes con Gracia, que este año además está celebrando su décimo aniversario.

El acto estuvo protagonizado por May Muñoz de Dios, vinculada desde muy pequeña, y por influencia de su familia, al mundo cofrade ubetense, sobre todo a la hermandad organizadora y a la de la Oración en el Huerto. De esta forma, la Semana Santa y todo lo que significa y conlleva es una parte muy importante en su vida. Así lo destacó en su presentación Santiago Muñoz, hermano mayor emérito de la cofradía, tras la intervención de Gabriel García Pérez, vocal de juventud.

Para comenzar su intervención ante un patio de butacas bastante concurrido, May Muñoz reunió en el escenario a algunos jóvenes, a quienes se dirigió directamente alentándoles a trabajar y a implicarse en la vida cofrade, y a aprender y practicar el verdadero significado de palabras como compartir o convivir. Rememoró así el momento en el que, diez años atrás, nació el grupo Jóvenes con Gracia, remarcando lo importante que ha sido para ella.

La pregonera dividió su discurso en diferentes apartados, cada uno de los cuales estuvo acompañado por una música distinta gracias a la intervención, desde un palco, de la Camerata Boheme formada por Rafael Martínez Redondo, José Manuel Cano Gómez y Miguel Ángel Herrera Molina. Con gran ímpetu y las ideas muy claras, habló de sus vivencias en torno a la Semana Santa, en general, y a las cofradías que siente más cerca, en particular, teniendo colgadas del atril las medallas de la Virgen de Gracia y la Oración en el Huerto. Experiencias tanto compartidas y exteriorizadas como más personales e internas.

Recordó a numerosas personas que han sido importantes en su crecimiento como persona y como cofrade, a las que dio públicamente las gracias, una palabra que pronunció en diversas ocasiones, poniéndole nombre y apellidos. Especialmente emotivo resultó el momento en el que se acordó de los que se quedaron en el camino, entre ellos su propio padre, recordado cofrade de la localidad, con quien tantas veces fue de la mano a vivir la Semana Santa desde dentro, por ejemplo, en los ensayos de los costaleros de la Virgen de Gracia. A todos ellos también dedicó unas palabras.

Y tratándose del Pregón de la Juventud Cofrade, ensalzó y reivindicó el papel de los jóvenes en la Semana Santa y en las cofradías, como parte imprescindible para garantizar el futuro en lo que debe ser una escuela de valores y creencias. El público premió con numerosos aplausos un discurso sincero, certero, escrito desde el corazón, cargado de vitalidad y optimismo. Un magnífico mensaje para este periodo de cuaresma.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos