Ninguno de los seis cachorros encontrados en un contenedor de basura se pudo salvar

Los cachorros en el contenedor./FELICÁN
Los cachorros en el contenedor. / FELICÁN

El último que quedaba con vida falleció en la mañana de este lunes al no superar las infecciones víricas que presentaba

ALBERTO ROMÁNÚbeda

La situación era muy delicada y nada se pudo hacer. El último que quedaba con vida de los seis cachorros de galgo que fueron encontrados el pasado miércoles en el interior de un contenedor de basura orgánica en Úbeda murió en las últimas horas. Estaba en muy mal estado y no pudo resistir.

El primero falleció solo unas horas después de que los animales fueran rescatados del contenedor situado en el entorno de la calle Madre de Dios, en el barrio de San Pedro. El segundo murió en la mañana del viernes después de que no parara de bajarle la temperatura. Otros tres lo hicieron entre la tarde del viernes y la mañana del sábado porque sus pequeños cuerpos no pudieron superar las infecciones. Y el último tuvo el mismo fatal desenlace que sus hermanos en la mañana de este lunes.

Así lo comunicó la Sociedad Protectora de Animales Felicán, que agradeció las numerosas muestras de interés y preocupación recibidas así como la dedicación de la clínica veterinaria Gandhi, donde «han hecho lo que han podido». El colectivo aseguró que, lamentablemente, este caso no será el primero ni el último. Y dijo no tener duda de que «los culpables son criadores ilegales de galgos», que los venden «para la caza o para carreras ilegales».

«Cuando vieron que cayeron enfermos les pareció poco rentable llevarlos a un veterinario para que se pusieran buenos, porque la vida de estos animales les da igual, ellos los ven como mercancía y solo quieren el lucro», aseguraron desde Felicán, esperando que «ojalá algún día paguen por su comportamiento».

Este nuevo caso de maltrato y abandono animal se registró en la tarde del pasado miércoles en Úbeda cuando los seis cachorros fueron hallados en el contenedor. Deshidratados y en pésimas condiciones, llevaban varias horas rodeados de basura. Se desconoce quien los arrojó allí.

La Policía Local fue alertada de los hechos y, tras personarse en el lugar y comprobar que los cachorros seguían vivos, avisó al servicio municipal de recogida de animales, cuyo responsable procedió a rescatarlos. Afortunadamente hubo quien se dio cuenta de la presencia de los perros en el contenedor antes de que se iniciase el servicio de recogida de basura.

Los pequeños galgos, nacidos entre tres y cuatro semanas antes, fueron llevados a una clínica veterinaria. Presentaban parvo, un virus que ataca al aparato digestivo y puede causar la muerte del cachorro, y coronavirus, una infección intestinal vírica muy contagiosa. También tenían parásitos internos (lombrices).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos