Noche de rock andaluz y de canciones convertidas en himnos

Concierto de Medina Azahara en la plaza de toros./ROMÁN
Concierto de Medina Azahara en la plaza de toros. / ROMÁN

Medina Azahara, Alameda y Triana protagonizaron la cuarta edición de Los Cerros Sound Festival de Úbeda

ALBERTO ROMÁNÚbeda

Hay bandas a las que gusta ver y escuchar cada cierto tiempo, por comprobar cómo van de salud (musical me refiero), por recordar anteriores conciertos y viejos tiempos, por reencontrarse entre el público con gente a la que ya no ves tanto como antes y, claro está, porque son grupos que aseguran una buena noche de música en directo y diversión.

Es el caso de Medina Azahara, que tras cuatro décadas de trayectoria sigue ondeando con brío la bandera del rock andaluz a base de un repertorio repleto de auténticos himnos interpretados a varias voces, y con un guitarreo y un ritmo ante los que es imposible permanecer quieto. A la edad a la que empiezan los análisis generales y regulares, entre otras pruebas rutinarias, los médicos deberían recetar asistir a conciertos de grupos como este, porque quitan años (y tonterías). Rosendo sería otro firme candidato a entrar en este recetario lúdico-musical.

Medina Azahara actuó en la plaza de toros de Úbeda en la noche del pasado viernes dentro de la cuarta edición de Los Cerros Sound Festival de Úbeda, una cita que este año quiso dar protagonismo al rock andaluz, completando el cartel con Alameda, que mantiene su vocalista Pepe Roca, y Triana, donde militan los músicos que continuaron el proyecto junto al batería Juan José Palacios 'Tele' hasta su fallecimiento, aunque ninguno de ellos formó parte del grupo original. Alrededor de 900 personas disfrutaron de una velada de lo más completa.

Los cordobeses, que llevan a gala el nombre del importante yacimiento recientemente declarado Patrimonio de la Humanidad, brindaron un concierto de los suyos, de los que enganchan desde el minuto uno y de los que el público se desgañita cantando, porque conoce casi todos los temas y porque Manuel Martínez, su incombustible vocalista, no para de ofrecer el micro al respetable, logrando que todo el mundo salte y participe.

Con un Paco Ventura a la guitarra que se sale (¿cuándo no lo ha hecho?), un entregadísimo Manuel Ibáñez a teclados y coros, la contundencia de Nacho Santiago a la batería y la técnica de Juanjo Cobacho al bajo y coros, Medina Azahara interpretó algunos de sus temas más recientes, adelantando incluso uno del nuevo disco que saldrá próximamente. Aunque, lógicamente, el lío se formó cuando se echó mano de clásicos como 'Velocidad', 'Paseando por la Mezquita', 'Necesito respirar', 'Todo tiene su fin' (inmortal tema de Los Módulos), 'Todo tiene su fin', 'Córdoba', 'No quiero pensar en ese amor' o 'A toda esa gente'.

En un momento dado, el público les pidió 'El lago', canción de Triana que la banda incluyó en su repertorio como homenaje a sus compañeros. Pero claro, Triana acababa de estar sobre el escenario. Así que, como deferencia a los anteriores, Manuel Martínez preguntó si ese tema ya había sonado. La respuesta fue «no». Así que no tuvo problema en atender en ese mismo momento la petición del respetable. Así es Medina Azahara, oficio bien entendido a base de pisar cientos de escenarios y recorrer miles de kilómetros para no faltar a las citas con un público fiel que sigue haciendo la señal de los cuernos con los dedos y encendiendo el mechero con el brazo en alto cuando suena una balada.

El grupo nació en el año 1979 en Córdoba fusionando el hard rock con características propias del rock sinfónico. Casi cuarenta años de carretera y más de dos decenas de trabajos, junto a numerosos discos de oro y de platino o la Medalla de Oro a las Bellas Artes, dan testimonio de su perseverancia y capacidad de evolución.

Leyendas

Previamente, Triana encendió los corazones de los presentes reviviendo aquellas inolvidables melodías y letras que revolucionaron una época y sentaron las bases de un género andaluz pero universal. Fue la banda que abrió las puertas de par en par, la más grande, la pionera, donde se miraron muchos otros influenciados por la magia de un trío único cuya leyenda nunca morirá.

Actualmente lidera la formación Juan Reina, voz y guitarra española, quien entiende que la mejor manera de rendir tributo a Triana es manteniendo vivo su repertorio sobre los escenarios, algo que hizo junto al que era el batería del grupo, Juan José Palacios 'Tele', hasta su fallecimiento, y sigue haciendo ahora tras recoger el testigo pese a la oposición de Eduardo Rodríguez Rodway, el único miembro que queda vivo del trío original. Fuera de polémicas, la plaza de toros vibró con temas como 'Abre la puerta', 'Todo es de color', 'Tu frialdad', 'Una noche de amor desesperada' o 'Se de un lugar'.

Esta edición de Los Cerros Soud Festival dedicada al rock andaluz la abrió Alameda, otro referente del género que surgió entre Sevilla y Huelva en los años 70, alcanzando su mayor éxito comercial con su primer trabajo discográfico de nombre homónimo. En 1983 el grupo decidió separarse como consecuencia de la división de ideas entre sus componentes. En la actualidad sólo queda de la formación inicial su cantante, Pepe Roca, quien se ha rodeado de una potente formación para seguir rememorando aquellos éxitos. No faltaron 'Aires de la Alameda', 'Amanecer en el Puerto' o 'Noche andaluza'.

Conferencia-recital

Este año Los Cerros Sound Festival incluyó un acto previo gratuito para abrir boca. Se trató de una conferencia-concierto a cargo del profesor Miguel Carrasco, quien habló sobre la 'Historia del rock desde sus orígenes'. Tuvo lugar en el Teatro Ideal Cinema y estuvo amenizada e ilustrada con la actuación del grupo Blues Riders.

Así, sonaron en directo grandes clásicos, canciones que son historia de la música, acompañando la disertación de Carrasco, quien habló del rock como el movimiento cultural, social y musical más importante del siglo XX, exponiendo además diferentes historias y anécdotas de los más destacados autores e intérpretes del género. Todo ello apoyándose además en la proyección de diferentes imágenes.

Miguel Carrasco es autor del libro 'Una historia del rock', que pretende, a través de datos tanto históricos como sociales, difundir un movimiento cultural que se desarrolla desde los años cuarenta del siglo XX y que comenzando, como cualquier otro movimiento cultural, en el pueblo más llano e incluso marginal de la sociedad estadounidense, fue capaz de extenderse por todo el mundo y que además contó con el apoyo de intelectuales de las distintas décadas, que contribuyeron a su difusión.

Actuación de Alameda, conferencia de Miguel Carrasco y concierto de Triana. / ROMÁN
 

Fotos

Vídeos