Muñoz Molina y Elvira Lindo clausuraron el Festival de la Palabra en San Lorenzo

Muñoz Molina y Elvira Lindo clausuraron el Festival de la Palabra en San Lorenzo
  • El escritor y académico ubetense Antonio Muñoz Molina regresó este domingo a ese espacio para la cultura en el que se ha convertido la iglesia de San Lorenzo, en su ciudad natal y en el barrio en el que se crió, y lo hizo acompañado por Elvira Lindo para hablar del último libro de ésta, 'Noches sin dormir', en el transcurso de un encuentro con paisanos y lectores que volvió a abarrotar el recinto.

Ocurrió durante el Festival de la Palabra que, en su segunda edición, se desarrolló este fin de semana (sábado y domingo) y que incluyó más de una veintena de nombres propios protagonizando actividades relacionadas con libros, poesía, música, títeres o exposiciones.

El acto comenzó con unas palabras de Nicolás Berlanga, de la Fundación Huerta de San Antonio, que es la responsable del proyecto de rehabilitación y puesta en uso del templo, y continuó con una introducción que corrió a cargo de la actriz Mamen Camacho, quien puso voz a algunos párrafos de 'Noches sin dormir', una mirada literaria y artística sobre una ciudad inimitable, Nueva York.

Posteriormente ocuparon el escenario Muñoz Molina y Elvira Lindo, dando lugar a un diálogo en el que destacó la complicidad existente entre ambos. Hablaron sobre su relación con Nueva York, donde han estado viviendo once año, y de lo que han aprendido del estadounidense, individualista pero de actitud mucho más normal de lo que aparenta, que no pone etiquetas y que acoge a todo el mundo, sea de donde sea.

Dialogaron igualmente sobre la labor de escribir y del escritor comprometido, una etiqueta mal entendida con la que Elvira Lindo dijo no estar conforme, pues defendió la libertad de abordar temáticas y estilos sin condicionantes. En este punto aludió a la influencia de Chéjov en su obra y en su forma de trabajar.

La complicidad de los dos protagonistas del acto acabó haciendo cómplices también a los asistentes al compartir vivencias comunes, en lo personal y en lo profesional. Y después estuvieron alrededor de una hora atendiendo a los presentes y firmando libros.

Finalizaron así dos jornadas dedicadas a la palabra en todas sus vertientes, como parte de la literatura, las canciones o el teatro, ensalzada gracias a este festival que organizaron al alimón la librería Libros Prohibidos y la Fundación Huerta de San Antonio con la colaboración del Club de Lectura 'En torno a la palabra', Artificis y DiezTV, y el patrocinio del grupo Jaencoop y su aceite Prólogo.

En la programación del sábado destacó la presencia del poeta Andrés Neuman, quien participó en un recital en el que también intervino el escritor linarense Andrés Ortiz Tafur y el poeta ubetense Kiko Izquierdo. Incluyó además un concierto del grupo 'Cosas que hacen bum!'.

Diálogos

Previamente, la mañana se dedicó a diálogos de distintos autores en la sacristía de San Lorenzo. Los protagonizaron Antonio Reyes, autor del libro 'Abel en una maleta', y José Javier Granero, autor de la novela 'La triste mirada del artista'; Ramiro Domínguez de Silex Ediciones, Inmaculada Puche de la editorial PezSapo y Carmen Moreno de la editorial Cazadores de Ratas; El historiador José Manuel Almansa y Víctor Rodríguez, editor del libro 'Lugares míticos de Jaén'; y el poeta Adrián González y la fotógrafa Andrea Chormoviti.

Paralelamente, en la zona del coro, existieron charlas y talleres de poesía visual por Miguel Agudo, ilustración por Tíscar Espadas o sobre 'Diseñar un libro' por Inmaculada Puche y Francisco Alcántara. Y para público familiar, se pudo disfrutar de los títeres 'Nini y Punto'.

Tras el éxito de la primera edición del Festival de la Palabra, para esta segunda se amplió a dos jornadas, contándose también con editores, autores locales, talleres o títeres, y utilizándose San Lorenzo para celebrar la literatura.

Exposiciones

Junto a estas dos jornadas, la actividad cultural en San Lorenzo se extiende durante marzo y abril con tres exposiciones: 'Un cuento chino' del granadino Juan Vida con trece obras de gran formato que narran el proceso personal de adopción de una niña, 'La puerta de la infamia' de la ubetense Tíscar Espadas con las ilustraciones que realizó para el libro homónimo que recopila las crónicas de Muñoz Molina sobre el juicio del 'caso Marey', y 'Fabulitis' de Miguel Agudo, Curro Fuentes y Wenceslao Robles.