Buen ritmo en la recepción de aceituna de La Unión

Descarga de aceituna en las instalaciones de La Unión en Úbeda.
Descarga de aceituna en las instalaciones de La Unión en Úbeda. / ROMÁN
  • Sus responsables hablan de normalidad y aseguran que, tras un periodo de mucha incertidumbre, se ha conseguido recuperar la confianza de una parte importante de los socios

Tras dos semanas en funcionamiento, aunque los primeros días fueron tranquilos debido a la lluvia, la cooperativa La Unión sigue recibiendo aceituna con relativa normalidad, tanto en sus instalaciones de Úbeda como en las de Sabiote. Así lo aseguran desde la entidad, donde entienden que tras un periodo de mucha incertidumbre se ha conseguido recuperar la confianza de una parte importante de los socios, quienes han asumido que la única manera de garantizar el futuro a la cooperativa es llevando sus cosechas, como lo han venido haciendo hasta ahora.

Aunque, lógicamente, se ha notado un descenso en la recepción de fruto, se habla de normalidad en la campaña y se calcula que ya se han superado los tres millones de kilos de aceituna recibidos. El ritmo es bueno, aunque habrá que esperar algún tiempo más para hacer valoraciones.

El nuevo consejo rector viene destacando que los socios están respondiendo gracias a que tienen garantías sobre que su aceituna está segura. Por un lado, la garantía del proceso de concurso voluntario de acreedores como medida de viabilidad. Por otro, la garantía que aporta Dcoop, cooperativa alimentaria de segundo grado a la que pertenece La Unión, que se compromete a pagar el total del aceite e incluso a anticipar el 70% del valor. Y por último la garantía de que el consejo rector velará para que todo se cumpla según lo estipulado.

Con garantías

El concurso voluntario de acreedores, ya aceptado por el juzgado de lo mercantil, fue un movimiento que recomendaron los juristas de la cooperativa para poder seguir trabajando con garantías, sin interrupciones por posibles demandas civiles individuales, y así hacer frente a los 25 millones de euros de deuda mientras, además, se busca dónde están o dónde fueron a parar. No en vano, se espera que dentro del concurso exista una pieza aparte para depurar responsabilidades.