Cocinando con tacto, olfato, gusto y oído

Un momento del taller en La Cocinita de Anita.
Un momento del taller en La Cocinita de Anita. / ROMÁN
  • El grupo de menores con el que trabaja la agencia ubetense de la ONCE participó en un taller de cocina

El grupo de menores con el que trabaja la agencia ubetense de la ONCE (Organización Nacional de Ciegos Españoles), en el que se dan diferentes tipos y grados de discapacidad, asistió a una actividad muy especial organizada con motivo de las fiestas navideñas. Se trató de un taller de cocina planteado expresamente para estos chavales, que se desarrolló en La Cocinita de Anita, espacio gastronómico que dirige en Úbeda la chef Ana Basagoiti.

Según explicó a IDEAL el director de la oficina ubetense de la ONCE, Baldomero Chacón, todos los años, por Navidad, suelen plantear una fiesta con estos menores de distintos puntos de la comarca de La Loma con los que trabajan durante todo el año junto a sus familias. Y en esta ocasión pensaron que sería interesante abrirles las puertas de un espacio al que no suelen tener acceso habitualmente, como es la cocina.

Y es que, por su discapacidad, visual o de otro tipo, es habitual que en casa se ponga cuidado al respecto, por los riesgos que entraña una cocina debido a la existencia de utensilios y electrodomésticos que podrían ser un peligro si no se manipulan correctamente.

Gracias a este taller, que contó con la supervisión de la cocinera y de dos personas de apoyo (dos maestras que trabajan con ellos en sus centros educativos), los menores aprendieron a elaborar diferentes platos relativamente sencillos, como bizcocho, rollitos de hojaldre o galletas, manipulando los ingredientes y los utensilios necesarios sin problema y con bastante destreza.

Se trató de una actividad muy estimulante para los participantes. No en vano, la cocina no es solo una cuestión de vista, pues son igual e incluso más importantes el gusto, el olfato, el tacto y hasta el oído. Así, aprendieron y se divirtieron a partes iguales. Y posteriormente pudieron degustar todo lo realizado por ellos mismos en una pequeña fiesta que se les organizó en las instalaciones de la agencia de la ONCE.

La cocinera Ana Basagoiti durante el taller.

La cocinera Ana Basagoiti durante el taller. / ROMÁN

Espacio gastronómico

Destacó el trabajo realizado por Ana Basagoiti, que adaptó la clase y los modos a las necesidades de unos alumnos tan especiales. Formada en Hacienda La Laguna, desde hace unos años ofrece en La Cocinita de Anita un espacio de encuentro en torno a la gastronomía, con talleres y cursos de todo tipo dirigidos a colectivos y personas de todas las edades.

Trabaja normalmente con grupos infantiles, introduciendo a los niños en el apasionante mundo de la cocina. Y también organiza en su local celebraciones de todo tipo que resultan muy originales, pues comienzan con una pequeña clase para los invitados y terminan con la degustación de lo elaborado.