Poniendo rostro a una trágica realidad

Vista de la muestra en la sacristía de San Lorenzo.
Vista de la muestra en la sacristía de San Lorenzo. / FUNDACIÓN HUERTA DE SAN ANTONIO
  • La exposición 'Rostros del Mediterráneo. Jugarse la vida para no perderla' llega a la sacristía de San Lorenzo

La sacristía de San Lorenzo de Úbeda, espacio recuperado para la cultura por la Fundación Huerta de San Antonio, acoge durante enero y febrero la exposición 'Rostros del Mediterráneo. Jugarse la vida para no perderla', que pretende visibilizar una trágica realidad sacando del anonimato a sus protagonistas, aunque para ello haya que inventar sus caras. Algo paradójico pero efectivo, pues no hay nada como personalizar un hecho para que éste sea objeto de atención.

Se trata de una iniciativa artística y reivindicativa de la plataforma Stop Mare Mortum, en la que invita a todo artista que lo desee, a poner rostro a todas y cada una de las mas de 36.000 personas que han muerto en el Mediterráneo desde el año 2000, mientras trataban de cruzar las fronteras de Europa.

A día de hoy, más de 200 artistas de todo el mundo han respondido al llamamiento y en sus obras están los rostros de desesperación y esperanza, rostros de viajeros, de refugiados, de migrantes, caras del pasado y del presente, personas que para la fortaleza europea no son mas que números en estadísticas llenas de desaparecidos, ahogados y muertos sin rostro... Personas que por querer encontrar una vida mejor, por compartir un deseo tan antiguo como la humanidad, han de malvivir estigmatizados como clandestinos, ilegales o sin papeles.

Gracias a la Fundación Huerta de San Antonio, al trabajado de comisariado que ha realizado la artista ubetense Celinda Ojeda y al patrocinio de la librería Libros Prohibidos, algunos de estos rostros se asoman ahora a San Lorenzo, tratados desde diferentes técnicas, estilos y disciplinas artísticas pero mostrando una misma realidad.