La Sinagoga del Agua acogió un acto en memoria de las víctimas del holocausto

El sonido del violín rompió el minuto de silencio.
El sonido del violín rompió el minuto de silencio. / ROMÁN
  • Participaron representantes de la Comunidad Shema Sefarad de Madrid y hubo lecturas, música y teatro

La Sinagoga del Agua, un espacio anterior al siglo XIV hallado en Úbeda en 2007 y recuperado para su visita, celebró el Día del Holocausto, que se conmemora cada 27 de enero, recordando que ese día de 1945 «todo un pueblo fue liberado de los nazis por parte del ejército soviético».

La Sinagoga ubetense se unió a la conmemoración celebrándola al día siguiente, el sábado. Numerosas personas abarrotaron este lugar para participar en un acto cargado de simbolismo y de emotividad. Comenzó con la lectura de un manifiesto a cargo de María Teresa Martín Jiménez, de la Comunidad Shema Sefarad de Madrid, después de que diera la bienvenida Andrea Pezzini, responsable de Artificis, empresa que gestiona las visitas turísticas de este lugar.

El programa continuó con un minuto de silencio por todas las víctimas del holocausto y la interpretación de Rubén Gallardo, doctor por la universidad de Córdoba y catedrático de violín del conservatorio de la misma ciudad, de la composición titulada 'Melodía hebrea' de Joseph Yulyevich Achorn.

Tras un mensaje de Diego de la Cruz Martínez, en representación de los republicanos españoles represaliados y deportados a campos de concentración, el encuentro siguió con la lectura de un fragmento de 'Si esto es un hombre' de Primo Levi, superviviente del holocausto.

En el mensaje institucional del Ayuntamiento de Úbeda, el concejal Jerónimo García resaltó la importancia de que en los calendarios aparezcan resaltados días como este, que obligan a recordar lo que el odio racial, la violencia y el totalitarismo pueden causar.

También hubo una representación teatral a cargo de los alumnos de la Escuela Municipal de Teatro 'Ricardo Iniesta', titulada 'Mi hijo', y la interpretación a cargo de Carlos Díaz e Ítalo Vásquez, de la Comunidad Shema Sefarad, de la canción sefardí 'Adío, querida', que hace referencia al desamor de España por sus hijos expulsados y perseguidos por ser judíos.

La interpretación al violín de Rubén Gallardo de 'Remembrances' de John Williams, fue el preludio de la ceremonia de encendido de seis velas en memoria de todas las víctimas del holocausto nazi, momento en el que sonó el clarinete de Juan Diego Gónzalez Sánchez de la Comunidad Shema Sefarad. Su rabino cerró el acto dirigiendo el recitado del Kadish.

2,5 millones de personas fueron asesinadas en los 5 años que estuvo en funcionamiento el mayor campo de concentración de exterminio nazi que existió, el situado en Auschwithz-Birkenau, en Polonia. En total sumaron más de 6 millones de personas las víctimas de esta masacre sin igual, nunca vista en la historia de la humanidad.

Temas