Cultura confirma que la portada descubierta en una vivienda de Úbeda es del siglo XVI

Parte de la portada descubierta entre los muros de la vivienda.
Parte de la portada descubierta entre los muros de la vivienda. / ROMÁN
  • Pertenece al desaparecido hospital del Santísimo Sacramento, también conocido como de Pero Almindes

Los técnicos de la Delegación de Cultura ya han emitido su informe en el que recogen que los restos aparecidos el pasado mes de noviembre al tirar un tabique en una vivienda de Úbeda se corresponden con la monumental portada del desaparecido hospital del Santísimo Sacramento, también conocido como de Pero Almindes y se remontan al siglo XVI.

De esta forma, se corrobora lo que aparece en los archivos municipales de Úbeda. La portada de este hospital fundado en el siglo XIV fue mejorada en el siglo XVI por el cantero Gonzalo Martínez de Alarcos y lo hizo a partir de un proyecto del arquitecto renacentista Andrés de Vandelvira que fue el encargado de supervisar los trabajos.

Así lo ha confirmado la concejala de Urbanismo del Ayuntamiento de Úbeda, María del Carmen García, que ha señalado que están a la espera de que en breve llegue el informe completo de los técnicos de Cultura, aunque el avance del mismo ya ha confirmado que los restos se corresponden con la portada de la capilla del hospital del Santísimo Sacramento.

«Para nosotros es un lujo que Úbeda siga dando estos regalos», ha dicho la concejala, al tiempo que ha insistido en que «todavía queda mucho camino por recorrer» hasta que «consigamos ponerlo a disposición de la ciudadanía».

La vivienda tras la que se han encontrado los restos pertenece a una pareja joven que el pasado mes de noviembre se encontraban haciendo las catas previas a la ejecución del proyecto de obra de rehabilitación en este edificio situado en el entorno de la confluencia de las calles Cava, Pastores y San Jorge. Fue al tirar parte de un tabique cuando aparecieron los restos de esta portada que tienen hasta escudos heráldicos de la época.

Nada más descubrir el hallazgo, la joven pareja lo puso en conocimiento del Ayuntamiento de Úbeda, que comenzó a dar los primeros pasos en cumplimiento de lo que establece la Ley de Patrimonio. Por eso se comunicó a la Delegación de Cultura, cuyos técnicos se desplazaron a la vivienda para hacer un informe que ya se encuentra terminado.

La concejala ha subrayado la «magnífica predisposición a colaborar» por parte de los dueños de esta vivienda que «desde primera hora han estado colaborando en todo». A partir de ahora, según García, quedan muchos pasos que dar para ver qué va a pasar con estos restos y con la vivienda de esta joven pareja que adquirió la casa para poder independizarse.

Opciones

Por el momento, desde el Ayuntamiento no se descartan opciones, incluida la de poder adquirir la vivienda para así convertir el hallazgo en un recurso más de atracción turística para esta ciudad renacentista declarada Patrimonio de la Humanidad. «Lo que no podemos permitir es que estos regalos que nos sigue dado Úbeda queden escondidos y no vean la luz», ha dicho la responsable de Urbanismo.

Además, queda por determinar la dimensión exacta del hallazgo, ya que todo apunta a que la portada continua tras los muros de las casas colindantes.

Recientemente, la Asociación en Defensa de Úbeda Patrimonio de la Humanidad 'Plaza Vieja' entregó su premio anual a Juan Francisco León, el joven que descubrió los restos de esta monumental portada entre los tabiques de su vivienda.

El galardón se le entregó porque su reacción ante el hallazgo fue la de seguir «escrupulosamente» lo que al respecto recoge la Ley del Patrimonio Histórico de Andalucía y notificar inmediatamente el hallazgo al Ayuntamiento, que a su vez lo trasladó a la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico pues, para que un resto arqueológico oculto que se descubre pueda ser considerado auténtico, debe ser detenidamente estudiado con un protocolo científico.

Lo correcto

«En cuanto apareció, lo primero que se nos pasó por la cabeza fue ponerlo en conocimiento de las autoridades competentes. Mucha gente piensa que deberíamos haber hecho otra cosa, pero creo que actuamos de la forma más correcta», dijo Juan Francisco León antes de recoger el premio. Explicó igualmente que está a la espera de una reunión con el Ayuntamiento para valorar los pasos a seguir. Según añadió, desea que con buena armonía y esfuerzo de todas las partes, y más a medio que a largo plazo, la portada se pueda poner en valor y quede a la vista de todos, incrementando los atractivos de la localidad. Y ello lo quiere compaginar con su proyecto inicial de habilitar en el interior su vivienda.

«Ver aquello dentro de una casa impone, y más aún porque estaba escondido», aseguró Juan Francisco León. Por las catas que han podido realizar, calculan que la portada tiene unos 11 metros de altura por 5 metros de ancho. Y no se descarta que más partes de la fachada continúen por las viviendas colindantes.