Joaquín Sabina recogerá la Medalla de Oro de Úbeda el 7 de marzo

Anterior visita de Sabina a Úbeda el pasado septiembre.
Anterior visita de Sabina a Úbeda el pasado septiembre. / ROMÁN
  • En el acto institucional, previsto en el auditorio del Hospital de Santiago, también será nombrado Hijo Predilecto de la ciudad

Tres meses antes de su esperada visita a Úbeda para iniciar la gira española de presentación de su nuevo disco, Joaquín Sabina se perderá por estos cerros para una cita más personal y menos artística, más relacionada con las raíces y menos con las alturas del estrellato. El día 7 de marzo (martes) dejará de ser el hijo pródigo oficioso y se convertirá en el Hijo Predilecto oficial, nombramiento que recibirá junto a la Medalla de Oro de la ciudad que le vio nacer.

Así se lo ha confirmado el artista ubetense a la alcaldesa, Antonia Olivares, tras hacer un hueco en su apretada agenda de conciertos y de promoción de su nuevo disco 'Lo niego todo' (a la venta el 24 de marzo). Y es que, aunque estos honores estaban aprobados por el Ayuntamiento en representación de toda la ciudad, faltaba fijar la fecha de entrega, algo que estaba a expensas de los muchos compromisos del cantautor y poeta.

Según ha anunciado la alcaldesa, el acto institucional con el protocolo habitual de este tipo de reconocimientos se desarrollará por la tarde, a una hora aún por fijar, en el auditorio del Hospital de Santiago, espacio que Sabina ya abarrotó hace más de dos décadas, el 27 de septiembre de 1994, cuando desde el mismo escenario se encargó de pregonar en verso la Feria de San Miguel. Así, ante la previsión de una asistencia masiva y la limitación de poco más de 500 butacas, no se descarta habilitar también el patio del centro cultural y colocar las dos pantallas gigantes de las que dispone el Ayuntamiento.

El nombramiento como Hijo Predilecto de Úbeda y la entrega de la Medalla de Oro del municipio se aprobó en pleno en julio del pasado año. Aunque, a diferencia de lo que suele ocurrir con este tipo de distinciones, no hubo unanimidad. La propuesta del equipo de Gobierno contó con los votos a favor de PSOE, IU y PA y con división en las filas del PP: dos concejales se posicionaron a favor (Miguel Ángel Higueras y Gerardo Ruiz del Moral), tres se abstuvieron (Fernando Navas, José Antonio Jiménez y María del Mar Delgado) y dos estuvieron ausentes en esa sesión (José Robles y Expiración Villalba).

No obstante, el respaldo popular en forma de adhesiones ha terminado dando razón de ser a este acuerdo plenario. De esta forma, el 7 de marzo de 2017 Joaquín Sabina compartirá distinción con otros grandes ubetenses, como es el caso del académico, escritor y Premio Príncipe de Asturias de las Letras, Antonio Muñoz Molina, quien fue nombrado Hijo Predilecto de Úbeda y recibió la Medalla de Oro de la ciudad en el año 1996.

Huella cada vez más palpable

Sabina ya ostenta títulos y distinciones como la Medalla de Andalucía, Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes, Medalla de Oro de la Ciudad de Madrid o Hijo Predilecto de Andalucía (curiosamente lo fue de Andalucía antes que de Úbeda). Y a nivel internacional es Visitante Ilustre de Montevideo (Uruguay), Huésped de Honor de la Ciudad de Buenos Aires (Argentina) y Visitante Ilustre de la Ciudad de Asunción (Paraguay).

En Úbeda, ciudad que le vio nacer, en la que pasó su infancia y adolescencia, y donde tuvo sus primeros escarceos con la música, hasta hace poco era difícil encontrar su huella, seguir sus pasos. El Ayuntamiento decidió hace unos años ponerle el nombre de Joaquín Sabina a la Escuela Municipal de Música. Incluso el cantante tuvo la oportunidad de descubrir la placa que da esta denominación al centro. Pero en realidad no se trata de un edificio propio, pues la escuela funciona por las tardes en las aulas del antiguo colegio Matemático Gallego Díaz (hoy parte del instituto Francisco de los Cobos). Así, poco pueden encontrar allí quienes buscan la estela de Sabina en Úbeda.

Por lo demás, ni una calle con su nombre, pese a que sí las hay en localidades como Linares o en el pequeño municipio de Espera (Cádiz); ni con algo alusivo a su obra (calle Melancolía sería una denominación ideal para una vía ubetense); ni un detalle en algunos de los lugares que aparecen en sus canciones, pese a que en el mismísimo Buenos Aires dispone de un baldosón que reproduce una de sus letras alusivas a Argentina.

Afortunadamente, esto está cambiando de un tiempo a esta parte gracias al colectivo Peor para el Sol, que en septiembre desarrollará la cuarta edición de las exitosas Jornadas ‘Sabina por aquí’, que vienen a estrechar como nunca los lazos entre el artista y su ciudad. Estos sabineros fueron también parte responsable de la colocación de una placa en la casa donde vivió. La otra parte correspondió al promotor de la taberna ‘Calle Melancolía’, un original establecimiento temático dedicado a la figura y obra del cantautor ubetense, situado en la calle Real, y que supone otro ejemplo de este resurgir sabinero.

Incluso Juan José Gordillo, miembro de Peor para el Sol y primo del artista, en alguna ocasión dirige una ruta temática por la localidad tras las huellas de Sabina. A todo ello hay que añadir el mural que Belin dedicó al artista en plena calle Mesones. Y por algunas mentes viene rondando desde hace tiempo la idea de dedicarle una escultura que reproduzca su flaca figura en algún espacio público de la ciudad.

De esta forma, la entrega del título de Hijo Predilecto y de la Medalla de Oro de Úbeda vendrá a poner en su sitio algunas cosas pendientes y abrirá las puertas a otros proyectos que convertirán a Úbeda en centro sabinero por excelencia, disipando así cualquier duda sobre la relación entre Joaquín Sabina y Úbeda.

Reencuentro

Volver a Úbeda es algo que el cuerpo le pide «cada vez más» a Joaquín Sabina, según aseguró en su última visita en septiembre, cuando participó en una tertulia poética y en una entrevista con público. Según contó entonces, siempre quiso tener algún punto de unión con Úbeda, colaborar «para remover la vida cultural», pero desde que volvió de Londres y empezó a cantar «han pasado cuatro o cinco alcaldes» y «no encontré la más mínima empatía», algo que sí halló «inmediatamente» con la actual alcaldesa, Antonia Olivares.

En una visita que ésta le hizo a su casa en Madrid hace unos meses, tal y como narró el propio cantautor, hablaron de su magnífica biblioteca personal, con muchas primeras ediciones y obras dedicadas por sus autores. «Cuando me muera, que no va a ser nunca -dijo entre risas-, no quiero ver esas joyas de libros malvendidas en el Rastro; sería muy triste que se deshiciera esa biblioteca». Así, manifestó que su deseo es «que acaben en Úbeda». Esto lo trató con la alcaldesa «sin ningún tipo de compromiso». Y a los libros se añadirían otros muchos objetos personales que podrían conformar una especie de centro o museo dedicado a Sabina en su ciudad natal, pues recordó que es «coleccionista de cosas que no sirven para nada pero son muy hermosas».