Rafa Álvarez protagonizó el tercero de los Acústicos por Aquí de San Lorenzo

Rafa Álvarez, el sábado en San Lorenzo.
Rafa Álvarez, el sábado en San Lorenzo. / ROMÁN
  • Ofreció un concierto intimista, delicado en músicas pero, a la vez, afilado en letras

La sacristía de San Lorenzo acogió el sábado el tercer concierto enmarcado en la nueva edición de los Acústicos por Aquí, ciclo de recitales de pequeño formato organizado por el colectivo de sabineros Peor para el Sol que pretende dar cancha a jóvenes músicos y cantautores, teniendo como marco ese espacio recuperado para la cultura por la Fundación Huerta de San Antonio y que desde hace tres años sirve como escenario a las exitosas Jornadas Sabina por Aquí.

Tras la buen acogida del ciclo anterior y el éxito de los recientes conciertos de Pachi García 'Alis' y Carlitos Hojas y los Betabeles, el tercer acústico supuso el regreso por estos cerros de Rafa Álvarez, quien quedó unido «de por vida» a Úbeda y al colectivo Peor para el Sol en 2014 tras pasar por la primera edición del concurso de cantautores de las Jornadas Sabina por Aquí. Entonces ganó el premio del público, lo que le permitió grabar en el estudio privado de Joaquin Sabina. De ahí salió 'Sobre el ruido', trabajo con seis canciones que, para el propio cantautor, «constituye la colección de canciones que mejor resume hasta ahora todo lo que he querido contar y cómo he querido contarlo». Poco después obtuvo el primer premio y premio del público en el Certamen Nacional de Cantautores de Elche.

En este 2017, Rafa Álvarez cumplirá 5 años subiéndose a los escenarios, después de que en 2012 se atreviera a sacar a la luz las composiciones que había empezado a fraguar más de una década atrás. En total, casi 20 años de músicas y letras que han dado para tres trabajos grabados: 'La mitad del no', 'A vida y voz' y el citado 'Sobre el ruido'.

El pasado sábado, de nuevo al calor de los parroquianos de San Lorenzo, ofreció un concierto intimista, delicado en músicas pero, a la vez, afilado en letras. Y junto a los temas con su firma no dudó en incluir varias versiones, alguna de ellas de Joaquín Sabina. La primera parte la asumió en solitario, tras su guitarra. Y en la segunda se hizo acompañar por Alberto Rodríguez, percusionista todoterreno, reservando para la recta final la colaboración de Lorena del Árbol a la flauta travesera y coros.