Agotadas las entradas para 'Malos tratos', obra del ubetense Ramón Molina Navarrete

Una escena de la obra 'Malos tratos'.
Una escena de la obra 'Malos tratos'. / FERNANDO C. AURIOLES
  • Se pondrá en escena el próximo domingo, a las siete de la tarde en el Teatro Ideal Cinema, a cargo del grupo de teatro Maranatha

Después de tres años de representaciones por diferentes pueblos y ciudades, la obra teatral 'Malos tratos', original del poeta y dramaturgo ubetense Ramón Molina Navarrete, por fin podrá verse en Úbeda. Será el próximo domingo, día 12 de marzo, a las siete de la tarde en el Teatro Ideal Cinema, a cargo del grupo de teatro Maranatha. La cita, como suele ser habitual en este autor y en esta compañía, tendrá además un carácter benéfico. Y es que el dinero de las entradas, para las que se ha fijado un donativo de 5 euros, irá destinado a Cáritas.

La expectación ha sido mucha. Tanta que en pocos días se han agotado las localidades disponibles y algunas más que se hicieron como fila cero. La función, organizada por la parroquia de Santo Tomás con la colaboración del Ayuntamiento, se enmarca en los actos organizados durante toda esta semana en torno al Día Internacional de la Mujer.

'Malos tratos' se estrenó el 25 de junio de 2014 en el Teatro Darymelia de Jaén. El texto, que presenta una trama de personajes inmersos en el enredo de los intereses personales, la hipocresía, la mentira, las excusas y la falta de compromiso social, viene a ser una denuncia, «algo así como un grito desesperado que invita a los espectadores a tomar conciencia de esta cruel realidad que tanto dolor, angustia y sufrimiento ha costado y continúa costando», según palabras del autor.

De plena actualidad

Es una obra que alza la voz sobre un problema demasiado asumido en el día a día. Su texto es realista y trágico, donde el autor expone con crudeza y al mismo tiempo con delicadeza el martirio que sufre una mujer de nuestro tiempo que, a base de golpes psíquicos y físicos, de excusas y abandonos por parte de quienes la rodean, amigos y familiares, se va viendo cada vez más humillada y anulada, más perdida, hasta el punto de perder su autoestima, dignidad y valores, y verse así abocada al precipicio de la muerte como única solución.