Modificaciones de crédito para soterrar cableado, renovar saneamiento y mejorar el parque canino

El cableado en la Úbeda monumental causa un impacto visual negativo.
El cableado en la Úbeda monumental causa un impacto visual negativo. / ROMÁN
  • El concejal de Hacienda destacó la buena gestión económica que se está realizando en base a los últimos datos recibidos

La comisión de Patrimonio, Hacienda, Personal y Agricultura, reunida este jueves, aprobó tres expedientes de modificación de crédito que servirán para acometer obras relativas a saneamiento y soterrado de cableado así como par construir el anunciado parque canino. Así lo anunció el concejal responsable, Javier Gámez, asegurando que éste y otros asuntos abordados se elevarán a la próxima sesión plenaria del 30 de marzo.

El primer expediente, de un total de 17.600 euros, afecta a la red de saneamiento de la calle Naranjo. Como indicó Gámez, uno de los problemas de la ciudad es la obsoleta red de saneamiento que tiene, lo cual provoca frecuentes averías. Este es un asunto que la administración local ha ido solucionando en las obras que ha realizado recientemente, algo que se seguirá haciendo al intervenir en los viales. Es el caso de la mencionada calle Naranjo. «No es lógico que se asfalte antes de arreglar el saneamiento y que a los dos días se tenga que abrir por rotura en la red, provocando de nuevo parches en el vial», comentó el concejal. Además, recordó que las intervenciones en esta zona «siempre se han realizado durante los gobiernos socialistas».

La segunda modificación de crédito se destinará a mejorar el proyecto del parque canino que se construirá en el Parque Norte. «Entendíamos que esta partida libre que no se iba a gastar podíamos destinarla a mejorar el futuro parque canino, en lo que a equipamiento se refiere», explicó Gámez. Así, al aporte del Plan Regenera de la Diputación Provincial de Jaén para este proyecto se unirá una partida de casi 14.000 euros por parte de la administración local.

Respecto al tercer expediente tiene que ver con el soterramiento de instalaciones, cuyo propósito es ir erradicando la contaminación visual en lo que a cableado aéreo se refiere. «Es un compromiso que tiene este equipo de Gobierno, porque entendemos que es muy antiestético para una ciudad Patrimonio de la Humanidad», dijo. Para ello se destinará una partida de 8.900 euros «gracias a la oferta de baja que ha habido en las obras de la lonja del Hospital de Santiago. Es decir: para hacer la actuación se hace una licitación, esa licitación sale por un importe menor al presupuestado y el dinero que nos sobra lo vamos a destinar al soterramiento de instalaciones», matizó.

A la comisión también se llevaron algunas bonificaciones del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO), aprobadas sin problema, y unos reconocimientos extrajudiciales de crédito que engloban facturas correspondientes a 2016, pero que entraron ya en el ejercicio contable de 2017. «Prácticamente el total pertenece a facturas de energía y electricidad, que ronda una cuantía de 70.000 euros», dijo.

Estado de cuentas

El concejal de Hacienda aprovechó para referirse a cuatro daciones de cuentas del presupuesto. «Cuando finaliza el año, durante el primer trimestre se realizan este tipo de daciones de cuentas, como la liquidación del presupuesto de 2016, inversiones financieramente sostenibles, plan presupuestario y seguimiento del plan económico-financiero 2016/2017», explicó. Y en base a las cifras recibidas afirmó que el equipo de Gobierno está realizando una «gran gestión económica» y está cumpliendo «con los requisitos que nos imponen desde el Gobierno central, algunos con los que no estamos de acuerdo, pero que no hay más remedio que cumplir».

En el caso de la regla de gasto, el edil informó que la administración local conseguirá cumplirla por valor de más de 400.000 euros, montante que servirá para atender a esos reconocimientos extrajudiciales de crédito y facturas que vayan llegando este año y correspondan al pasado ejercicio.

Otro tema es la estabilidad presupuestaria. «Estamos ingresando más de lo que gastamos, con lo cual hay una estabilidad dentro del presupuesto municipal y de la economía del propio Ayuntamiento», indicó Gámez Mora.

Por último, el edil de Hacienda habló sobre el remanente de tesorería para gastos generales, que viene a ser el dinero sobrante del ejercicio y que no se puede invertir por «el techo de gasto» que marca el Gobierno central y que en 2016 ascendió a cerca de 2.400.000 euros. Esta cantidad ya se reflejó en el anexo de inversiones para la ciudad.

«Ahora esperamos que el Gobierno central nos permita gastar esta cantidad en inversiones y servicios para Úbeda, porque hemos realizado un gran esfuerzo de contención de gasto y queremos que eso redunde en positivo para la ciudad y no destinarlo a los bancos como se nos exige», aseveró, esperando «que la inoperancia del PP a nivel nacional no condicione la labor que estamos haciendo desde el Ayuntamiento de Úbeda».

Temas