Propuesta de una nueva ordenanza de tráfico adaptada a las necesidades actuales

Imagen de archivo del tráfico en el entorno de la Torrenueva.
Imagen de archivo del tráfico en el entorno de la Torrenueva. / ROMÁN
  • Regulariza aspectos como la instalación de cámaras de vigilancia, cortes de calles, venta de vehículos en la vía pública, delimitación de zonas de aparcamiento en proximidades de pasos peatonales o exención de. pago de la zona azul para personas con movilidad reducida

La última comisión de Mantenimiento y Servicios Básicos, celebrada el martes, abordó la nueva Ordenanza Reguladora del Tráfico, sus aspectos de movilidad y seguridad vial y su impacto ambiental. Una normativa que, como subrayó el concejal de Seguridad, Jerónimo García, es de gran importancia para la ciudad «debido a su gran transversalidad y a la implicación de varias áreas del Ayuntamiento».

Como explicó, existe una ordenanza en vigor de más de 40 años de antigüedad, que pese a sufrir ligeras modificaciones, actualmente no abarca la nueva normativa, por «lo que había un vacío legal importante en cuanto se refiere a la ordenanza reguladora del tráfico a nivel municipal». De esta forma, se ha trabajado desde el verano pasado de una forma intensa «para adaptar la legislación municipal a nuestros tiempos, dar soluciones a problemas cotidianos de la ciudadanía y conceder así seguridad jurídica tanto al ciudadano como a la administración».

En este sentido, lo que se pretende es regular y hacer compatible el uso de las vías urbanas, distribuyendo equitativamente los aparcamientos entre los ciudadanos y «prestando una especial atención a las personas con movilidad reducida, con necesaria fluidez del tráfico rodado y el uso peatonal de las calles, siempre dentro del marco legal», indicó el concejal.

Así las cosas, en este momento la ordenanza se encuentra en periodo de estudio y a la espera de aportaciones por parte del resto de los grupos políticos, para que finalmente quede aprobada en el próximo pleno de mes de abril.

Temas importantes

El concejal de Seguridad adelantó que la ordenanza trata temas no regulados y que, sin embargo, son muy importantes, tales como la presencia de vehículos abandonados, que podrán ser retirados de la vía pública cuando lleven más de un mes estacionados; la prohibición del estacionamiento en la vía pública de vehículos en venta o alquiler, salvo que dispongan de autorizaciones controladas o sean de particulares; o la regularización de las zonas peatonales y la autorización para vecinos, comerciantes u hoteles de la zona.

Por otro lado, la nueva ordenanza aborda la mejora de la seguridad vial, incrementando la visibilidad al prohibir el estacionamiento en las proximidades de los pasos peatonales; la posibilidad de instalar bolardos que delimiten los vados, contemplando el tipo, cómo solicitarlos y cómo conservarlos, para que exista una uniformidad en toda la ciudad; la exclusión del pago de la zona azul a personas con movilidad reducida que lo acrediten; o la regulación de todos los cortes y ocupaciones de la vía pública, por obras, mudanzas, actos culturales, actos deportivos, etcétera. En este último caso, en la ordenanza figurará cómo solicitarlo y cómo se debe actuar.

De la misma forma, establece el cuadro de sanciones donde se regulan las leves, que son de ámbito municipal, favoreciendo al infractor puntual y poniendo la mínima, aunque, sin embargo, se agravan con el reincidente, cuya sanción irá aumentando progresivamente. Y también regulariza las zonas en las que instalar cámaras de video vigilancia para regular el tráfico, tanto en entornos peatonales como en el resto de la ciudad, ya que hasta la fecha no podrían instalarse puesto que no existía una normativa local sobre su uso.

Esta ordenanza también traerá consigo una mayor implicación por parte de la Policía Local de Úbeda. «Habrá una carga añadida, pero nuestro cuerpo de policía está perfectamente preparado y cualificado para asumir este tipo de trabajo», dijo García, añadiendo que, «aunque bien es cierto que se ha venido ya haciendo de forma indirecta, pero sin ningún amparo legal, ahora sí habrá ya un procedimiento a seguir».

Temas