La procesión de Jesús Resucitado puso fin a la Semana Santa ubetense

Primer tramo de la procesión del Resucitado.
Primer tramo de la procesión del Resucitado. / ROMÁN
  • Este año se pudo ver el resultado de la restauración de los dos romanos durmientes que van en el trono del Cristo

Siguiendo la tónica de toda la Semana Santa, la mañana del Domingo de Resurrección resultó esplendorosa para la Real Cofradía de Jesús Resucitado y Nuestra Señora de la Paz, que hizo su salida desde la iglesia de San Nicolás de Bari a las once bajo un sol radiante. La hermandad pudo disfrutar de varias horas en la calle y con ella disfrutaron también los ubetenses y visitantes que salieron de sus casas para vivir la última jornada de una intensa Semana de Pasión que finalizó con el anuncio de la resurrección.

La cofradía, que mantiene el estilo tradicional de procesionar en Úbeda, recorrió diferentes calles de la zona centro y sur de la ciudad, congregando a miles de personas. La imagen y el trono del Cristo son obra del imaginero Francisco Palma Burgos. En cuanto a la imagen de la Virgen es obra del imaginero y pintor ubetense Bartolomé Alvarado Carrasco, y el trono de Ramón Cuadra y Pedro Arias.

Este año se pudo ver el resultado de la restauración de los dos romanos durmientes que van tallados en el primer paso y con la que concluyeron los trabajos en el trono del titular, los cuales comenzaron hace unos años con las labores sobre el Cristo y el pasado 2016 sobre los ángeles.

La hermandad estrenó además, para Nuestra Señora de la Paz, una cruz pectoral realizada en plata de ley cincelada y con incrustaciones de piedras semipreciosas y perlas cultivadas, un tocado de tisú en tonalidades doradas y unas enaguas confeccionadas a partir del tejido de dos vestidos de novia donados a la titular.

Los hermanos del Resucitado acompañaron a sus titulares e inundaron las calles de color blanco y rojo, y de sonidos alegres con los toques de su banda de trompetas y tambores. A ellos se unieron, ante el paso de la Virgen, los niños de su banda joven y muchas mujeres ataviadas con la clásica mantilla, aunque en este caso cambiando el negro enlutecido por el blanco. Cuando rondaban las tres de la tarde se encerraba en su templo.

Algunas mantillas de Nuestra Señora de la Paz.

Algunas mantillas de Nuestra Señora de la Paz. / ROMÁN

La cofradía aprobó recientemente en asamblea general que la Virgen de la Paz cambie en el futuro las ruedas por costaleros, aunque aún no se ha concretado fecha para ello. Desde una comisión creada a tal efecto ya se están haciendo cálculos sobre los costes y trabajando en el proyecto, el cual, una vez terminado, pasará por asamblea para su aprobación definitiva.

Santísimo Sacramento

Un poco antes, a eso de la una, se desarrollaba también la procesión del Santísimo Sacramento por la monumental plaza Vázquez de Molina, partiendo desde la Sacra Capilla de El Salvador, donde se celebró su novena. Estuvo acompañado por numerosos fieles.