Nuevo libro escrito e ilustrado por el narrador ubetense Nono Granero

Nono Granero entre Irene Savino (directora de arte) y Carmen Diana Dearden (editora de Ekaré)./ROMÁN
Nono Granero entre Irene Savino (directora de arte) y Carmen Diana Dearden (editora de Ekaré). / ROMÁN

Con 'El día que Baldomero robó el Sol' suma nuevos personajes y paisajes a su universo creativo particular

ALBERTO ROMÁNÚbeda

«El día que Baldomero robó el Sol, el mundo se oscureció, los animales se escondieron, las plantas se murieron y los alimentos comenzaron a escasear. Baldomero se reía de su maldad y bailaba en los tejados… Pero lo que no esperaba era que la energía contagiosa de una niña llamada María lograse cambiar sus malvados planes». Esa es la trama que rodea el último libro de Nono Granero, un cuento escrito e ilustrado por el ubetense que está pensado, como sus anteriores trabajos, para que niños y adultos (o niños grandes) lo lean juntos, pues cada cual puede sacarle su jugo.

'El día que Baldomero robó el Sol' (Editorial Ekaré) se ha llevado dos años de trabajo en los que la trama y los personajes han estado viajando entre Úbeda, Barcelona y Caracas (Venezuela), pero sin necesidad de coger un avión y gracias a las facilidades que ofrece internet. El resultado se presentó en días pasados en la iglesia de San Lorenzo de Úbeda, espacio recuperado para la cultura por la Fundación Huerta de San Antonio, donde se dieron cita numerosos niños y niños grandes para conocer de primera mano esta nueva aventura del narrador, ilustrador y titiritero ubetense.

Granero explicó que la historia surgió de una serie de anécdotas personales y que antes de tener forma de libro estuvo en su repertorio de cuentos, con el que el narrador recorre habitualmente certámenes, bibliotecas, eventos o librerías, reviviendo el placer de contar y escuchar historias como manda la tradición oral. Dada la fuerza de su argumento y personajes, era cuestión de tiempo que todo acabara plasmado en páginas de papel entre tapas duras.

Además de como cuentista, el autor vuelve a destacar como ilustrador, lo cual hace de este libro una pequeña obra de arte. Presenta a Baldomero, un pequeño diablo que un día se levanta dispuesto a cometer su mayor maldad: robar el Sol nada más amanecer. Como contrapunto tiene a María, una niña que afronta los problemas sin darles mucha importancia. Y a todo ello añade otros muchos personajes que crean una idea de comunidad, de vecindad, donde los héroes o, en este caso heroínas, son aquellas que nunca aparecen en las historias.

Los escenarios también son muy importantes, predominando las callejuelas y panorámicas de tejados que tienen mucho que ver con la Úbeda más popular, no tanto la monumental. La evolución de todo ello durante el proceso creativo se pudo ver en el acto de presentación gracias a la proyección de bocetos y dibujos.

Con 'El día que Baldomero robó el Sol', Nono Granero suma ya una veintena de libros publicados, como ilustrador, como autor del texto o ambas cosas. Entre estos últimos se encuentran 'La historia extravagante de Hipo & Gavante' y su segunda parte 'La aventura itinerante de Hipo & Gavante', 'Bolobo' o 'La Vaca Victoria'. Respecto a los firmados con otros autores, destacan 'Polvo de roca' (con ilustraciones de Géraldine Alibeu), 'Brazos Largos' (con texto de Jackeline de Barros), 'El Alumbrador' (con texto de María del Mar Saldaña), 'El Viajero' (novela gráfica para adultos escrita por Oscar K.), 'EFTERskrift' (con texto de Oskar K.) o 'El Limpiabotas' y 'El gigante Botafuegos' (con texto de Juan Ignacio Pérez).

Polifacético

Nono Granero es un artista multidisplinar: narrador oral, titiritero, escritor e ilustrador (entre otras ocupaciones). Sus obras plásticas son el resultado de la confluencia de estas facetas. Tras licenciarse en Bellas Artes, comenzó a trazar vínculos entre la narrativa y la plástica. Ello le ha llevado a desarrollar una carrera en la que explora por separado los diferentes lenguajes, para trazar luego puentes entre ellos en producciones de naturaleza diferente. En el año 1999 creó la compañía Los Títeres del Asombrajo, cuyas obras son a menudo el punto de partida de sus creaciones infantiles, al igual que sus cuentos orales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos