Pancho Varona inauguró el primer curso universitario sobre la figura y la obra de Sabina

Pancho Varona, en primer término, con Emilio de Miguel, al fondo.
Pancho Varona, en primer término, con Emilio de Miguel, al fondo. / ROMÁN

«Me suena raro escuchar a Joaquín sin mí», dijo quien ha compuesto más de un centenar de canciones junto al cantautor ubetense

Alberto Román
ALBERTO ROMÁNÚbeda

Bajo el título 'Joaquín Sabina, de lo cantado y sus márgenes', la UNED, la Fundación Huerta de San Antonio y el colectivo Peor para el Sol desarrollan desde ayer lunes y hasta mañana miércoles «el primer curso universitario que se celebra a nivel mundial sobre la figura y obra» del cantautor. Esta acción formativa se imparte en la sede ubetense del Centro Asociado 'Andrés de Vandelvira' de la UNED en la provincia de Jaén, contando con ponentes de excepción y actividades complementarias relacionadas con el ubetense.

La primera ponencia corrió a cargo del músico, compositor y productor Pancho Varona, quien ha compartido trayectoria con Sabina además de cientos de escenarios, innumerables horas de grabación y hasta la autoría de muchas canciones, sin olvidar que ha producido gran parte de sus discos junto a Antonio García de Diego. Es una de las personas que mejor conocen en lo personal y lo profesional al ubetense, quien alguna vez ha bromeado diciendo que sería el único autorizado en escribir su biografía no autorizada.

Durante su intervención, Varona, recién llegado de tocar con Sabina en el mítico Olympia de París y a unas horas de hacerlo en Barcelona, recordó que ha escrito con Sabina más de un centenar de temas, aunque dijo tener predilección por 'Peces de ciudad', en su opinión uno de los «más emocionantes» que han compuesto en los últimos años. Sobre está canción contó que nació en Lima (Perú), cuando él se encontraba algo indispuesto y quiso aprovechar el tiempo componiendo un tema para su amigo y compañero titulado 'To Sabina' (en alusión al mítico 'To Ramona' de Bob Dylan). Finalmente esa idea inicial quedó aparcada y los acordes que fue encadenando sirvieron al de Úbeda para hilar una letra a partir de la frase «se peinaba a lo 'garçon'». De esta canción también narró que es mucha la carga emocional y que Sabina lloró cuando grabó las voces en estudio.

Muy curiosa resultó igualmente la historia de la exitosa 'Contigo', de la que Pancho Varona recibió la letra y le puso música, la cual no convenció a Sabina por ser demasiado rítmica. Hubo que elaborar otra más pausada que quedó como definitiva. Pero como la melodía inicial era muy buena, el ubetense no quiso desperdiciarla y escribió para ella 'Es mentira'. De esta forma, desveló que la primera se puede cantar con la música de la segunda y viceversa, pues son «dos canciones gemelas, pero diferentes», algo así como mellizas.

Durante la charla, que dio para mucho y en la que Pancho Varona se colgó la guitarra para interpretar algunas de las canciones sabineras que también llevan su firma, dijo que las letras del ubetense «son obras de arte» y, de forma jocosa, pidió «cárcel» para quienes las transcriben mal en internet. Y habló igualmente de la generosidad del cantautor a la hora de compartir autoría o de aceptar cambios, pues «Joaquín daría lo que fuera por mejorar un verso».

Para Varona, la mejor obra de Sabina y su «época divina» está en los discos 'Mentiras piadosas' (1990), 'Física y Química' (1992), 'Esta boca es mía' (1994) y 'Yo, mi, me, contigo' (1996), de los que él fue productor junto al también inseparable Antonio García de Diego. Según consideró, en ellos está el sonido y el Sabina que a él le gusta oír. Y de los trabajos en los que el músico no ha participado tan directamente, como '19 días y 500 noches' o el último 'Lo niego todo', aseguró que le cuesta trabajo opinar. «Me suena raro escuchar a Joaquín sin mí», dijo.

Afirmó además que estaría muy bien remezclar y remasterizar los trabajos publicados en los 80, para actualizar su sonido. Pero reconoció que es una tarea difícil en lo que a gestiones con la industria discográfica se refiere.

Ayer, en la mesa, también estuvo Emilio de Miguel, otro de los ponentes del curso, que es catedrático de Literatura de la Universidad de Salamanca y que publicó el libro 'Joaquín Sabina. Concierto privado' (2008), en el que analiza la letra de 150 temas del cantante desde un punto de vista formal y de contenido. «Sin Sabina no se explica a Pancho Varona, pero sin Pancho Varona tampoco se explica a Sabina, manifestó 'resumiendo' y para concluir.

Durante hoy y mañana, tanto por la mañana como por la tarde, se contará con otros nombres propios como el citado Emilio de Miguel; el cineasta y periodista Javier Rioyo, amigo personal, colaborador y vecino en Madrid del ubetense; los profesores María Teresa Caro y Fernando Gea Martínez, que han desarrollado en el aula experiencias educativas relacionadas con la obra de Joaquín Sabina; Guillermo Laín Corona, doctor en Literatura Española por la Universidad de Málaga y doctor en Estudios Hispánicos por University College London que también estuvo ayer en la mesa de la primera ponencia; Rocío Ortuño, que hablará del espacio en las canciones de Sabina; y Julio Neira, doctor en Filología Hispánica y catedrático de Literatura en la UNED, quien dirige el curso.

Y la clausura llegará el miércoles a las doce del mediodía con el periodista Javier Menéndez Flores, que escribió la biografía autorizada del cantautor 'Perdonen la tristeza' (2000). Sobre este trabajo el propio Sabina aseguró: «a mí se me había olvidado mi vida y Javier Menéndez Flores me la ha recordado. He leído el libro con placer». Posteriormente publicó otros dos trabajos sobre el artista, 'Sabina en carne viva. Yo también sé jugarme la boca' (2006), que contiene una larga conversación entre ambos, y 'Sabina. No amanece jamás' (2016), un exhaustivo estudio de las letras de sus canciones combinado con otros datos.

La propuesta, de veinte horas lectivas y con un crédito ECTS (European Credit Transder System - Sistema Europeo de Transferencia de Créditos) y dos créditos de libre configuración, se enmarca en las cuartas Jornadas 'Sabina por aquí' que impulsa el colectivo Peor para el Sol y cuentan con la colaboración de la Fundación Huerta de San Antonio, en el marco del convenio de colaboración recientemente suscrito entre la citada entidad y la UNED.

Otras actividades

Durante el curso existen algunas actividades complementarias, como un recital poético a cargo de Ioana Gruia y Mónica Doña que tuvo lugar anoche en San Lorenzo. Un acto cargado de sensibilidad en el que ambas regalaron a los asistentes una serie de poemas cuidadosamente seleccionados con los que hablaron del amor, de la familia o de la vida, emocionando con cada verso. Un lujo para todos los presentes.

Se contempla además una visita guiada a la Úbeda de Joaquín Sabina anunciada para hoy a las siete de la tarde y un concierto y recital poético de Diego Ojeda y Carlos Salem que se desarrollará también hoy a las nueve de la noche de nuevo en San Lorenzo.

El objetivo de esta propuesta no es otro que proporcionar una extensa reflexión sobre la obra del artista ubetense desde un punto de vista lingüístico, literario y social. El curso pretende realizar un análisis de las letras de sus canciones así como de los relatos que incluyen las mismas, relacionándolo todo ello con su figura y sus influencias, todo lo cual adquiere una dimensión especial por celebrarse en la ciudad que le vio nacer.

Mónica Doña junto a Ioana Gruia. / ROMÁN

Fotos

Vídeos