El pregón de quien mira la feria a través del visor de una cámara de televisión

Juan Ángel Gómez Cano durante su pregón./ROMÁN
Juan Ángel Gómez Cano durante su pregón. / ROMÁN

Juan Ángel Gómez Cano habló de todos los aspectos de las fiestas y no dejó escapar la oportunidad de 'referir', que no criticar, algunas cuestiones

Alberto Román
ALBERTO ROMÁNÚbeda

La Feria de San Miguel 2017 de Úbeda ya puede comenzar. Anoche se encargó de pregonarla y anunciarla a los cuatro vientos Juan Ángel Gómez Cano, quien cumplió sobradamente su cometido de invitar a sus paisanos y a los miles de visitantes que se esperan a aparcar por unos días los problemas para disfrutar de estas celebraciones en compañía de los suyos. Lo hizo con un discurso sencillo, cercano y ameno.

Este conocido ubetense, comprometido con su ciudad e implicado en muchas citas arraigadas en la tradición de Úbeda, habló de las fiestas patronales con el bagaje y conocimiento contraído tras media vida mirándolas desde el visor de la cámara o en la sala de montaje de la televisión local (ahora en Diez TV), siendo parte responsable de que la feria y todo lo que en ella acontece llegue a cientos de personas que de otra forma no sabrían ni cómo lucen las bombillas de colores, ni cómo explotan los cohetes, ni cómo cantan los cantantes, ni cómo actúan los actores…

Gómez Cano, a quien todos conocen como 'el Lechero', fue presentado por todos sus hermanos, Antonio, Manolo, Jose y Sole, con los que lógicamente compartió muchas ferias en su infancia desde la situación privilegiada de ser el pequeño de la casa. Los cuatro construyeron una buena semblanza del protagonista de la noche, destacando aspectos como su profesionalidad, su compromiso en muchas causas, su disponibilidad siempre que se le requiere, la pasión por su familia o su participación destacada en citas como el Carnaval. Normal que el pregonero se emocionara con palabras tan bonitas.

Ya en el atril, Juan Ángel Gómez Cano habló de su feria, la que él vive y la que él entiende. Y lo concretó en dos vertientes, por un lado la personal, la que recuerda de niño y adolescente, la que disfruta con su gente, y por otro lado la profesional, la que se trabaja desde que está en la tele. Aludió así a casi todos los aspectos de las fiestas: los niños, los mayores, la familia, la música, los toros, el teatro...

Refiriendo

En cada uno de estos apartados fue desgranando divertidas vivencias y anécdotas, que hicieron pasar un buen rato a quienes llenaban el auditorio del centro cultural Hospital de Santiago. Y siempre, para concluir cada capítulo, fue metiendo alguna pequeña reivindicación, contando con la participación del público para finalizar con aquella frase que utilizó una de sus chirigotas y que decía «no es criticar, es referir».

Así, por ejemplo, 'refirió' la necesidad de un espacio escénico amplio y moderno para la rica muestra de teatro y otras muchas actividades culturales que se dan en la ciudad, o lo positivo que sería dar una utilidad durante todo el año al recinto ferial, construyendo quizá una caseta municipal permanente como ocurre en otras muchas localidades. 'Refirió' igualmente que el día del niño no puede ubicarse en una jornada lectiva y que San Miguel merece mayor protagonismo. Y pidió a los antitaurinos que respeten a quienes disfrutan con los festejos en la plaza de toros, tan arraigados en la Feria de San Miguel. No fue criticar, fue referir.

En varios momentos tuvo además palabras de elogio para quienes trabajan en la feria, y no sólo de los medios de comunicación, aludiendo a responsables del área de Fiestas del Ayuntamiento, personal del teatro, caseteros y voluntarios de las casetas cofrades… Y se mostró convencido de que Úbeda no sería lo que es sin ciertas personas, que el cuantificó en unas 300, que lo mismo levantan las fiestas que mueven las cofradías, o hacen carnaval y luego acompañan a la patrona, o participan en cualquier actividad cultural o creativa.

Imágenes

Como profesional de lo audiovisual que es, Juan Ángel Gómez acompañó su discurso con una serie de microproyecciones alusivas a cada tema que tocó. Imágenes muy evocadoras sobre todos los aspectos de las fiestas. Y como buen carnavalero, recordó que la feria es el punto de partida de su chirigota, el momento de los primeros encuentros para ir aportando ideas y tomar las primeras decisiones de cara al año siguiente. No en vano, les sirvió de inspiración para montar la que se llamó 'El Feriaso', que retrató a muchos personajes que pululan por el recinto ferial. Y también tuvo su influencia en la presentada como 'Peña taurina El Niño er Columpio' que catapultó a lo más alto del escalafón chirigotero a su compañero Salva García 'Pijamillas' a quien, por cierto, el pregonero le vio mucho parecido con el torero que este año protagoniza el cartel de feria.

No faltaron en el pregón del 'Lechero' guiños a sus hijos Cayetano y Rodrigo y a su esposa Chesca Martínez, en este caso evocando cómo su relación en cierta manera comenzó anecdóticamente en la plaza de toros durante una feria. Por otro lado tuvo un recuerdo especial para el recientemente fallecido Ricardo Sancho, crítico taurino de Diez TV, con quien compartió muchas horas de grabación. Tras ello sonó un pasodoble. Y terminó con unas rimas sentidas y desenfadadas a la vez.

En definitiva, Juan Ángel Gómez bordó un pregón para todos los ubetenses, muy variado y ameno, que logró un sonoro aplauso de todos los asistentes puestos en pie. Un pregón que no tuvo nada que criticar pero sí mucho que referir para comenzar hoy la feria con ganas.

Música

Durante el acto intervino la Agrupación Musical Ubetense dirigida por Rafael Martínez Redondo que interpretó 'Canto oficial a Úbeda' de Manuel Antonio Herrera Moya, al principio, y el 'Himno de Úbeda' de Emilio Sánchez Plaza, al final. Y para concluir, el pregonero recibió sendos regalos del Ayuntamiento y de su chirigota.

El pregonero fue presentado por sus cuatro hermanos.
El pregonero fue presentado por sus cuatro hermanos. / ROMÁN

Temas

Úbeda

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos