Presencia de la sociedad ubetense

Joaquín Sabina durante su discurso de agradecimiento./ROMÁN
Joaquín Sabina durante su discurso de agradecimiento. / ROMÁN

Del PP solo asistieron los dos concejales que en su día, en pleno, apoyaron estos reconocimientos

Alberto Román
ALBERTO ROMÁNÚbeda

Para atender esta cita que tenía pendiente, el cantautor ubetense buscó un hueco en su maratoniana gira 'Lo niego todo', concretamente entre los conciertos de Valencia (4 de julio) y Murcia (14 de julio), toda vez que no pudo recoger estas distinciones el pasado mes de marzo debido a la cirugía por una hernia ventral a la que fue sometido. Justo un mes después de perderse por estos cerros para iniciar el tour por España ante 8.000 personas, se vio de nuevo ante sus paisanos, aunque esta vez en una cita más personal y menos artística, más relacionada con las raíces y menos con las alturas del estrellato.

En el acto se dio cita una amplia representación de la sociedad ubetense, pues se cursó invitación a todo tipo de colectivos, centros educativos, cofradías, autoridades civiles y militares, personas de la cultura, etcétera. También ocuparon un lugar destacado los miembros del colectivo Peor para el Sol. Y solo unas pocas invitaciones, las sobrantes, se pusieron a disposición de la ciudadanía en general. No obstante, en el patio del centro cultural se pudo seguir el acto a través de una pantalla gracias a la señal de Diez TV, que lo emitió en directo, llevándolo así a todos los hogares ubetenses.

Asistieron asimismo familiares y allegados de Joaquín Sabina, como su pareja, Jimena Coronado, o su hermano Paco acompañado de su esposa, dos de sus hijos y dos de sus nietas. No perdieron detalle del acto, al igual que un buen número de primos y sus familias. Y en las primeras filas se pudo ver a Berry Navarro, manager del artista, quien no quiso faltar a la cita.

También estuvo en el patio de butacas la corporación municipal, aunque con destacada ausencia de representantes del PP. Solo asistieron los dos concejales que en su día, en pleno, rompieron la disciplina de partido y votaron a favor de estos reconocimientos (de los otros cinco, tres se abstuvieron y dos no asistieron a la sesión plenaria en cuestión). Ambos no dudaron posteriormente en hacerse una anecdótica foto con Sabina. Asimismo, hubo representación de la Junta de Andalucía y de la Diputación Provincial de Jaén.

Reconocimientos artesanales

Las distinciones que recibió el ubetense universal, materializadas expresamente para la ocasión, tuvieron un marcado carácter artístico y artesano, dándole de esta forma un toque muy de Úbeda. Así, el diploma de Hijo Predilecto lo elaboró el pintor Antonio Espadas, quien quiso hacer un guiño al cantautor dibujando la zona de la plaza Primero de Mayo en la que nació y creció.

Respecto a la Medalla de Oro, fue realizada por Joyería Ferrándiz. Por una cara se puede apreciar el escudo de la ciudad. En sus cantos han sido colocados los edificios más emblemáticos de Úbeda, como El Salvador, Santa María, San Pablo, el Palacio Vela de los Cobos o la Casa de las Torres. Y al dorso se puede leer «Joaquín Sabina, Úbeda, 2017», inscripción que se encuentra sobre los hemisferios y que pretende evocar la universalidad de Úbeda al convertirse en Patrimonio de la Humanidad y la universalidad del propio artista. Entre diseño y bocetos, casi tres meses fueron necesarios para hacer la pieza.

Y su estuche lo talló el maestro de los artesonados mudéjares Paco Luis Martos. De forma hexagonal, tiene una peculiaridad, y es que su interior fue elaborado con madera de Sabina, un material muy compacto y valorado por los ebanistas que además posee cualidades aromáticas. La parte superior de la caja fue realizada con la técnica de taracea, que se basa en la incrustación de diferentes piezas con el objetivo de componer mosaicos y que fue introducida por los árabes en España. Además, parte del mobiliario que se utilizó para ornamentar el escenario fue realizado por alumnos de la Escuela de Arte Casa de las Torres.

Fotos

Vídeos