En prisión y sin fianza el acusado de matar a su pareja en Úbeda

Concentración ayer de repulsa a la violencia ejercida hacia las mujeres, que se celebra los días 25 de cada mes en Jaén capital./M. Á. C.
Concentración ayer de repulsa a la violencia ejercida hacia las mujeres, que se celebra los días 25 de cada mes en Jaén capital. / M. Á. C.

El TSJA señala que la calificación definitiva del delito como asesinato u homicidio se producirá con la instrucción de la causa, declarada secreta

MIGUEL ÁNGEL CONTRERASJAÉN

El hombre de 51 años acusado de matar a su pareja, de 41, en Úbeda se encuentra en prisión por orden del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número de la ciudad, que mantiene el secreto de las actuaciones. En concreto, este juzgado, competente en materia de violencia sobre la mujer, ordenó este lunes el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza de Manuel E. V. por la presunta comisión de un delito de asesinato u homicidio en el ámbito de la violencia de género, según informan desde el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

El detenido acabó presuntamente con la vida de su pareja, Sara María de los Ángeles 'Sarayma' E. J., el pasado viernes. «La calificación definitiva del delito (asesinato u homicidio) se producirá en el transcurso de la instrucción de la causa o en el momento de la presentación de los escritos de acusación de las partes. La causa está declarada secreta», explican desde el TSJA.

Las mismas fuentes explicaron que «la pareja había reanudado la relación sentimental y entre ambos se habían producido anteriormente varios cruces de denuncias. Una de las denuncias contra la mujer era por presunto maltrato a una de sus hijas, razón por la que la fallecida tenía una orden de alejamiento respecto de su presunto asesino y de algunas de sus hijas y una vista programada en un juzgado de lo penal de Jaén», subrayan.

«La causa penal será archivada definitivamente por extinción de la responsabilidad penal como consecuencia de su muerte», concluye el TSJA.

El suceso se produjo el 21 de septiembre y la víctima fue enterrada el domingo en el municipio sevillano de Arahal, de donde era natural, y donde se declararon tres días de luto, al igual que en el municipio ubetense. La Delegación del Gobierno para la Violencia de Género confirmó este lunes que se trata de un caso de violencia machista.

Jaén acogió ayer una concentración de repulsa contra la violencia de género, como cada 25 de mes, en la plaza de las Batallas, aunque esta vez ha sido «algo diferente» por este asesinato tan reciente. Así lo señaló la delegada de la Junta, Ana Cobo, tras participar en esta concentración, en la que también estuvieron presentes, entre otros, la subdelegada del Gobierno, Catalina Madueño, y responsables de las policías Nacional, Local y Autonómica.

«Todavía no nos hemos repuesto de esa atrocidad (en referencia al crimen machista de Úbeda), cuando hemos conocido que otra mujer ha sido asesinada en Maracena presuntamente a manos de su pareja y en Castellón un señor, porque no se le puede llamar padre, ha asesinado a dos niñas para causar dolor», indicó, lamentado las «cifras terribles» con 35 víctimas mortales por violencia de género y otros dos casos en investigación, así como «tres menores asesinados» y «24 niños que han perdido a su madre».

Mil mujeres en Jaén atendidas

Hoy miércoles llegará al Parlamento andaluz una modificación de la Ley de Igualdad que se aprobó 2007 «en la que se da una cobertura más amplia y se trabaja de una forma más trasversal para seguir en esa línea y evitar que esto pase». Como principales novedades, aludió al trabajo que se va a hacer desde los centros educativos y en la universidad «para que tenga planes concretos de prevención de la violencia de género desde las edades más tempranas, que es cuando hay que trabajar más intensamente», y una mayor cobertura a las víctimas.

«Nosotros vemos la punta del iceberg, que es lo que acaba en asesinato, lo que se hace más visible, pero cada año se atienden a más de mil mujeres en la provincia de Jaén», afirmó no sin lamentar que «estos casos al final se dan», incluso aunque «se pongan todos los dispositivos en funcionamiento». «Todo lo que hagamos será poco. Evidentemente, hacemos muchas cosas, pero no es suficiente cuando sigue ocurriendo», concluyó.

Por su parte, la subdelegada afirmó que «estamos trabajando, en colegios y otros muchos frentes, pero hay que hacer más. La solución empieza por la educación en niños y niñas. No es lo mismo educar que aleccionar».

 

Fotos

Vídeos