Seis cachorros de galgo fueron arrojados vivos a un contenedor de basura

Los cachorros en el interior del contenedor./FRANCISCO HIDALGO
Los cachorros en el interior del contenedor. / FRANCISCO HIDALGO

Tras ser rescatados en muy malas condiciones, uno murió y se está a la espera de ver la evolución de los otros cinco

ALBERTO ROMÁNÚbeda

Nuevo caso de maltrato y abandono animal registrado en Úbeda. Seis cachorros de galgo fueron encontrados el pasado miércoles en el interior de un contenedor de basura orgánica situado en el entorno de la calle Madre de Dios, en el barrio de San Pedro. Deshidratados y en pésimas condiciones, llevaban varias horas rodeados de basura. Estaban vivos, aunque uno de ellos murió poco después. Los demás están enfermos. Se desconoce quien fue el autor del abandono.

La Policía Local fue alertada de los hechos en la tarde del miércoles y, tras personarse en el lugar y comprobar que los cachorros seguían vivos, avisó al servicio municipal de recogida de animales, cuyo responsable procedió a rescatarlos. Afortunadamente hubo quien se dio cuenta de la presencia de los perros en el contenedor antes de que se iniciase el servicio de recogida de basura.

Los pequeños galgos, nacidos entre tres y cuatro semanas antes, fueron llevados a una clínica veterinaria, pero fue imposible mantener con vida a uno de ellos. El resto resiste aunque se está a la espera de ver su evolución. Su estado es complicado. Presentan parvo, un virus que ataca al aparato digestivo y puede causar la muerte del cachorro, y coronavirus, una infección intestinal vírica muy contagiosa.

De este hecho tan lamentable se hizo eco la Sociedad Protectora de Animales Felicán de Úbeda, manifestando que el problema del abandono suma y sigue. «A veces no podemos más que pensar que no hemos avanzado nada en nuestra ciudad», aseguraban sus responsables en redes sociales.

Manifestaban igualmente que los abandonos continúan y que las adopciones responsables son muy pocas, y hablaban de personas que se quedan con perros sin pensar en las responsabilidades que conllevan «y a las mínimas de cambio se quieren deshacer de ellos», de camadas «indeseadas por no esterilizar» o de animales utilizados para criar o para cazar que cuando ya no sirven son arrojados a la basura «como un juguete de usar y tirar».

Temas

Úbeda

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos