Tres conciertos y una conferencia para cerrar el Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza

Ensemble Peregrina en la iglesia de San Pablo de Úbeda./ROMÁN
Ensemble Peregrina en la iglesia de San Pablo de Úbeda. / ROMÁN

El último recital lo protagonizó la agrupación Ensemble Peregrina en la iglesia de San Pablo de Úbeda

ALBERTO ROMÁNÚbeda

La agrupación Ensemble Peregrina fue la encargada de poner el broche de oro a la vigesimosegunda edición del Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza, que este año propuso un apasionante viaje por los sonidos de la Europa de siglos pasados gracias a una intensa programación que comenzó el 24 de noviembre. El cierre llegó el sábado a una hora poco habitual, las doce de la noche, y en un escenario poco utilizado para este tipo de recitales, la ubetense iglesia de San Pablo.

Los músicos polacos de Ensemble Peregrina llegaron hasta Úbeda para presentar un peculiar programa presentado bajo el título 'Filia Praeclara. Música de los monasterios de clarisas polacos (siglos XIII-XIV)', que ofreció una visión de la vida musical (y también espiritual) de aquellas comunidades, basada en algunas copias supervivientes del parisino Magnus Liber que perteneció a Kinga de Hungría (1224-1292) y que ahora se encuentra en el monasterio de Stary Sacz, en el sur de Polonia.

Previamente, por la tarde en la sala Pintor Elbo del Hospital de Santiago de Úbeda, actuó la agrupación L'Apothéose, con la soprano Lucía Caihuela, protagonizando un concierto para conmemorar el 250 aniversario de la muerte de José Nebra.

Y en el auditorio del Hospital de Santiago se contó con Recóndiata Armonia Esemble en un concierto en coproducción con el Centro Nacional de Difusión Musical que además fue grabado por Radio Nacional de España, bajo el título 'De Durón a Nebra. Óperas y zarzuelas en el Madrid del siglo XVIII'. No se trató la música escénica de Nebra como un hecho aislado, sino como un hito dentro de la corriente modernizadora que vivió el Madrid de las primeras décadas del siglo XVIII. Destacaron las figuras de Esteban Salas y Juan París, músicos de la Catedral de Santiago de Cuba en los siglos XVIII y XIX, incluyendo una selección de su música sacra.

Conferencia sobre Beethoven

También el sábado, por la mañana, en el Centro Asociado de la UNED 'Andrés de Vandelvira' en la provincia de Jaén, como entidad colaboradora del Festival de Úbeda y Baeza, acogió una conferencia sobre 'Beethoven y la música antigua', que impartió el escritor, traductor y musicógrafo, Juan Lucas. Es además fotógrafo, cineasta, promotor y productor musical y periodista, y actualmente dirige la revista Scherzo. Según dejó de manifiesto, en un periodo histórico revolucionario, la música de Ludwig van Beethoven encarna a su vez una revolución sin precedentes en la historia de la música. A partir de las obras de su periodo medio, esto es, a partir de la Sinfonía Heroica, su estilo parece proyectarse hacia el futuro con una fuerza visionaria que alcanza y prefigura los dos siglos posteriores. Sin embargo, Beethoven lleva a cabo esta revolución musical apoyándose con firmeza en los modelos heredados del pasado, y no sólo de su pasado más reciente (Haydn, Mozart o Gluck) sino de los grandes maestros del Barroco, desde Johann Sebastian Bach a Georg Friedrich Händel, hasta llegar a los grandes patriarcas del Renacimiento, con Giovanni Pierluigi da Palestrina como gran referente al que Beethoven regresaría una y otra vez en busca de inspiración para lo que él mismo llamaba su «nuevo camino». La conferencia exploró estas influencias en la carrera del músico quizá más influyente de la historia, demostrando la pertinencia del aserto acuñado por Eugenio D'Ors según el cual «todo lo que no es tradición es plagio».

 

Fotos

Vídeos