Valoración positiva de la feria por la elevada participación y la ausencia de incidentes

Calle de las casetas en el recinto ferial./ROMÁN
Calle de las casetas en el recinto ferial. / ROMÁN

El concejal de Festejos destacó aspectos como la cabalgata, la programación infantil o el transporte urbano mientras que el PP habló de unas fiestas con «multitud de carencias»

ALBERTO ROMÁNÚbeda

Una vez finalizada la feria de San Miguel 2018 y tras recoger los datos pertinentes, el concejal de Festejos y Seguridad Ciudadana, Jerónimo García, hizo una valoración positiva de la misma tanto por la elevada participación como por la programación de actividades variadas, de calidad y, en su inmensa mayoría, gratuitas, apostando siempre por la innovación. Con ello, consideró que Úbeda fue una vez más referencia en la provincia de Jaén.

A juicio de García, lo más importante para el Ayuntamiento es el «sentir» de la calle, «lo que te transmiten los ciudadanos y los visitantes de otras localidades cuando te paran o te escriben un mensaje». Aun así, reconoció que cada año hay que seguir trabajando por la ciudadanía, sin intereses partidistas y electoralistas, localizando las deficiencias, por el bien máximo que es la ciudad. «Por eso hay que pensar ya en la feria de 2019 desde el Ayuntamiento, aunque sean otros, que esperemos que no, los que tengan que desarrollarla», añadió.

Entrando en los diferentes apartados de la programación, Jerónimo García destacó el destinado al público más joven, con actividades infantiles que contaron con gran afluencia, tanto las que se celebraron en el casco urbano como las del recinto ferial, logrando además que fueran actos disfrutados por las familias. También consideró que la cabalgata inaugural cumplió las expectativas generadas, creando a su paso mucha ilusión entre el público y logrando que personas de otras localidades se acercaran a disfrutar de la magia de esa noche del 28 de septiembre.

Transporte y seguridad

Por otro lado, el concejal valoró muy positivamente el aumento del uso del autobús urbano durante los días de feria, con unos 1.500 usuarios más que la edición pasada, gracias a la concienciación y al aumento del horario en sus líneas.

También dijo que la de Úbeda es una de las ferias más seguras gracias a las labores de coordinación que se prevén con anterioridad en la Junta Local de Seguridad, en la que están representados todos los cuerpos y fuerzas de seguridad, Protección Civil, jefes de las áreas municipales implicadas en la feria, centro de salud, feriantes o autoridades civiles, entre otros.

El edil manifestó que los efectivos fueron los mismos que en años anteriores, con aumento de la seguridad privada así como de la atención médica, «lo que aportó una mayor tranquilidad». Recordó igualmente que gracias a la remodelación del ferial, este espacio ahora cuenta con zonas de seguridad en las casetas para casos de emergencias. Hace unos años, recordó, no existía el control de acceso al recinto, «pero esta vez, al estar en alerta 4, todos los accesos estuvieron cortados con bloques de hormigón y los vehículos autorizados fueron debidamente identificados».

En otro orden de cosas, aseguró que la iluminación de entrada al ferial fue la «sensación indiscutible», gracias al túnel luminoso dispuesto en la calle principal, generando miles de fotografías y llegando a ser una referencia en la provincia. Y sobre las casetas municipales, Jerónimo García aseguró que se llenaron diariamente, cumpliendo un objetivo claro, que no era otro que atender a los diferentes gustos musicales de los ciudadanos, con una programación gratuita y de calidad, que en otras ciudades hubiera sido de pago. «Los conciertos de Sergio Contreras, Olé Olé y Andy y Lucas estuvieron al completo, los demás días la afluencia fue menor y tan sólo un día no se logró el aforo de público esperado», expresó.

En cuanto a los festejos taurinos, subrayó que incluso algunos medios de alcance nacional valoraron muy positivamente la feria ubetense. «Los que pudieron asistir, tengo la certeza de que se llevaron un recuerdo que costará borrar de la memoria. Hemos tenido una de las mejores ferias taurinas que se recuerdan y llenos en la plaza, tanto de gente de la ciudad como de diferentes puntos de la geografía española», aseguró.

Recinto

Hablando del recinto ferial, García incidió en que tras la remodelación del pasado año se encuentra en unas magníficas condiciones y atrás quedó el recuerdo de ir a la feria y llenarse los zapatos de barro y polvo. «Ahora las familias pueden transitar cómodamente, sobre un pavimento consolidado. El recinto ha mejorado en infraestructuras y seguridad», remarcó.

Reconoció que en días muy puntuales, como las festividades de San Miguel o San Francisco, la buena climatología hizo que la gente estuviese más en la calle que en las casetas y que personas de otros municipios se desplazaran hasta Úbeda, con lo que hubo aglomeraciones en la calle central de las casetas.

Al respecto dijo que el equipo de gobierno es consciente de hay aspectos que reforzar y mejorar, y para eso es necesario hacer una crítica constructiva y no tener mayor objetivo que mejorar esta fiesta y dejar al margen los intereses partidistas. Precisamente, en las mejoras previstas para próximas citas está la de reforzar la primera calle de castas, mejorando su iluminación e incluyendo algún atractivo más, para que el público se reparta. «Tampoco nos olvidemos de que esta calle estaba en perores condiciones de iluminación e infraestructuras, cuando las casetas estaban en el centro y en esa calle había casetas. De todos modos, como siempre hemos manifestado, estamos para escuchar y adaptarnos a las necesidades de cada momento», añadió.

A modo de conclusión, el concejal de Festejos invitó a que los ciudadanos recuerden la feria que se celebró en 2014 y la comparen con la de este año, que valoren las mejoras y la demostración de que cada año hay novedades positivas que engrandecen las fiestas, como la programación infantil, los festejos taurinos, las infraestructuras o nuevos servicios ('Punto Morado', zona de lactancia, punto de información juvenil, servicio de autobuses urbanos, etcétera).

Para finalizar, manifestó su más sincero agradecimiento a todos aquellos trabajadores que velaron por el mantenimiento y la seguridad en estos días tan señalados para la ciudad, así como a la disposición de los diferentes caseteros que formaron parte de la feria y que consiguieron que siga siendo un referente provincial, «como lo demuestran las cifras que manejan proveedores, restaurantes, hoteles, etcétera».

Una feria «insegura»

Junto al del equipo de gobierno existieron otros balances, como el que hizo el PP, desde donde se habló de «multitud de carencias» en materia de seguridad. El responsable de este área en las filas populares, Juan Almagro, llegó a decir que la feria fue «insegura» por la mala planificación del PSOE, y puso como ejemplo las calles de las casetas, que tildó de «auténticas ratoneras con espacio insuficiente», lo cual provocó, por ejemplo, que la policía no tuviera fácil acceso para poner orden en un altercado ocurrido el sábado.

Asimismo aludió a la reducción del número de efectivos que velaron por la seguridad ciudadana durante las fiestas y a la «pésima» distribución de los mismos. «Se ubicó una patrulla en la autovía, desperdiciando a dos agentes en una zona en la que tiene competencia exclusiva la Guardia Civil y, además se contó con una patrulla menos, que fue sustituida por un vigilante de seguridad con unas funciones bastante restringidas», criticó, añadiendo que además se dejó sin efectivos a la ciudad.

Almagro tampoco vio bien la colocación de los aseos públicos o del acceso a la Caseta de la Música justo en la salida de los servicios de seguridad, o que se permitiera el botellón en las puertas de las casetas y la venta incontrolada de productos falsos en el ferial. Y criticó que se permitiera a algunas casetas ocupar la zona de urgencias para realizar actividades que podían ser hasta insalubres, «como cocinar junto a contenedores de basura».

Respecto a otras carencias, habló del peligro que se genera en la avenida de la Constitución en la entrada a los festejos taurinos, el descenso de refuerzos en los efectivos del Cuerpo Nacional de Policía o la inexistencia de una caseta, similar a la de Protección Civil, destinada a ellos, con lo cual había que buscar por todo el ferial hasta encontrar una patrulla. «No hay duda de que esta feria se ha saldado sin incidentes por casualidad, porque carencias han existido y muchas», apostilló.

Suspensión del cultural

También hicieron su balance de la feria desde Andaluces por Úbeda, lamentando la suspensión de las actividades culturales del Hospital de Santiago por «falta de previsión e imaginación», pues el auditorio sigue en obras. En su opinión, la programación quedó «coja», y más aún porque en este apartado se solía incluir a artistas de la localidad y además se llegaba a un sector de la población muy amplio, que disfrutaba de actividades por un precio más asequible que el de los toros o el teatro. Así, por ejemplo, criticaron que este año no hubiera flamenco de Úbeda. Y consideraron que la programación cultural podía haberse desarrollado en el patio del Hospital de Santiago o en el teatro de Safa.

Temas

Úbeda
 

Fotos

Vídeos