La Virgen de Guadalupe regresó a Úbeda tras su romería

Llegada de la Virgen de Guadalupe a la ciudad./ROMÁN
Llegada de la Virgen de Guadalupe a la ciudad. / ROMÁN

La patrona estuvo acompañada durante toda la jornada por numerosos romeros y fue recibida por Juan Antonio Moreno

ALBERTO ROMÁNÚbeda

La Virgen de Guadalupe volvió a ser arropada ayer por numerosos ubetenses que vivieron una intensa jornada de romería con la que, como manda la tradición, la patrona de Úbeda regresó a la ciudad, donde permanecerá durante algo más de cuatro meses, hasta la celebración de su festividad en el mes de septiembre y su posterior traslado de nuevo al santuario del Gavellar.

Se notó la bajada de las temperaturas y en algún momento la lluvia hizo acto de presencia, pero ello no restó ilusión a los romeros incondicionales. El movimiento comenzó bien temprano, a las tres de la madrugada, hora a la que tuvo lugar en la Torrenueva la concentración de los más madrugadores, quienes poco después salieron hacia Santa Eulalia y a su llegada se les ofreció un desayuno romero, incorporándose los romeros de la aldea. Así, todos juntos continuaron hasta el Santuario del Gavellar para presentarse ante la Santísima Virgen.

Tras el rosario y la misa de romeros, que contó con la actuación del coro rociero Pasión Andaluza, la patrona fue llevada hasta Santa Eulalia, donde hubo una nueva misa cantada por los Romeros Santiago. Después, en la plaza central y en muy buen ambiente, la Virgen fue entronizada y hubo ofrenda floral de las romeras y pueblo en general, así como presentación de los participantes en la cuarta Quedada de Bicicletas 'Entreamigos' y en la séptima Caravana de Coches de Época 'Amigos de los clásicos'. También desfilaron los caballistas y las carrozas, con posterior entrega de premios y regalos a los participantes.

El mediodía se centralizó en las casetas, chiringuitos y atracciones, con bastante actividad pese a que en ese momento comenzó a llover. Ya por la tarde, el agua dio una tregua y, tras el rezo del santo rosario, salió la Virgen hacia Úbeda. Recorrido un largo trecho, antes de entrar en la ciudad la patrona paró en el cementerio de San Ginés, donde se rezó en recuerdo de todos los ubetenses fallecidos. Y después hubo traca de recibimiento en el parque Miguel Moyar y canciones del coro Aires de La Loma en el entorno del Molino de Lázaro.

Debido a las fuertes rachas de viento, la parada preparada en ese lugar para recibir a la Virgen de Guadalupe sufrió daños en las horas previas, por lo que los operarios municipales trabajaron en la retirada de la estructura para seguridad de los ciudadanos. Dado el poco margen de tiempo, se procedió sólo a la señalización del lugar tradicionalmente reservado para el recibimiento de la patrona de la manera más digna posible.

A eso de las siete de la tarde llegó la Virgen a la localidad. Una vez bendecida una placa conmemorativa colocada en el lugar, fue recibida en nombre de todos los ubetenses por las palabras de Juan Antonio Moreno Miras. Este gran guadalupano por tradición y convicción, que además es vicesecetario de la Unión de Cofradías y secretario de la Santa Cena, pronunció un discurso sencillo en el que hizo hincapié en sus años de romero, narrando algunas experiencias personales, sobre todo de su infancia. También pidió a la patrona por todos sus paisanos en general, y en particular por los ausentes, por quienes están sin empleo o por las mujeres que sufren maltrato. Y solicitó mayor implicación de las cofradías de Semana Santa en los actos de Nuestra Señora de Guadalupe. Finalmente mostró la satisfacción por el hecho de que la Chiquitilla del Gavellar volviera a estar en Úbeda.

Finalizadas sus palabras se inició la procesión hasta la iglesia de la Santísima Trinidad, uniéndose a la comitiva romeros y devotos, guión de faroles, carrozas, romeras, autoridades y la Agrupación Musical Ubetense. Y a la llegada a la Trinidad, la Chiquitilla fue recibida por el coro Alegría de Vivir.

Traslado el domingo

En el citado templo permanecerá hasta el domingo 6 de mayo, día en el que, a las doce del mediodía, será llevada en procesión a su capilla de la Basílica Menor de Santa María de los Reales Alcázares acompañada por la banda de tambores y cornetas de la Santa Cena, romeras, guión de faroles, junta directiva de la cofradía y pueblo en general. Previamente, el sábado 5, habrá en la Trinidad besamanto de la Virgen de diez de la mañana a una y media de la tarde y de cinco de la tarde a diez de la noche.

Recibimiento de Juan Antonio Moreno, llegada a Santa Eulalia y traslado hacia Úbeda. / ROMÁN, J.C. GÓMEZ POISÓN Y JAVIER C. BALLESTEROS

Temas

Úbeda

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos