Voluntarios de Cáritas acompañarán a enfermos que estén solos en el hospital de Úbeda

Momento de la firma del convenio./
Momento de la firma del convenio.

El objetivo es «estar al lado de pacientes y familias cuyas situaciones les coloquen en una condición de máxima vulnerabilidad, aportándoles cariño, compañía, comprensión y ánimo»

ALBERTO ROMÁNÚbeda

Cáritas Diocesana de Jaén y el Área de Gestión Sanitaria Nordeste rubricaron un convenio para materializar una colaboración con el hospital San Juan de la Cruz de Úbeda, mediante el cual miembros de la organización acompañarán a enfermos que estén solos en el centro hospitalario ubetense. El proyecto se sustenta sobre la base de un equipo de voluntarios pertenecientes a Cáritas Interparroquial de Úbeda. Para ello, la entidad se compromete a poner a disposición del Área de Gestión Sanitaria Nordeste de Jaén personal voluntario con formación y funciones de acompañamiento a enfermos y familiares.

El acompañamiento no significa suplir los cuidados necesarios por parte del personal sanitario o sus cuidadores, sino que la función de Cáritas es la de «estar al lado de enfermos y familias de enfermos cuyas situaciones les coloquen en una condición de máxima vulnerabilidad, aportándoles cariño, compañía, comprensión y ánimo», subrayó el director de Cáritas Diocesana de Jaén, Rafael López-Sidro, quien firmó el convenio con el director gerente del Área de Gestión Nordeste de Jaén, Cesáreo Granados, en presencia de la delegada territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales, Teresa Vega; la alcaldesa de Úbeda, Toni Olivares; y el coordinador de Cáritas Interparroquial de Úbeda, Juan Luis Millán.

Los pacientes hospitalizados que se encuentran solos, sin ningún tipo de apoyo afectivo y social, o padeciendo largas estancias en el hospital, con el consiguiente desgaste y agotamiento de sus familiares, son el centro de la atención del equipo de voluntariado. «Cáritas, con su dispositivo de voluntariado, quiere estar presente en estas situaciones de necesidad y desamparo, dando soporte emocional y acompañando a enfermos y familiares», explicó López-Sidro.

Teresa Vega subrayó que a través de este convenio, el hospital de Úbeda va a asignar a un profesional las funciones de coordinación e interlocución con Cáritas, así como proporcionará información sobre la actividad de voluntariado a los profesionales y a la comisión de participación del centro sanitario. «La ejecución del presente convenio, que tiene una vigencia de un año, va a permitir la creación de una comisión de participación y seguimiento en la que se evaluará el cumplimiento de objetivos y actividades realizadas así como la salvaguarda de los datos de carácter personal», apuntó.

Vega aplaudió la iniciativa de Cáritas y destacó el importante papel que desempeña el voluntariado. Hizo hincapié en que el esfuerzo importante que se realiza por parte de las administraciones debe ir acompañado de una sociedad que debe poner en valores aspectos como la solidaridad y el compromiso con quienes lo necesitan. De esta forma, felicitó la labor desempeñada por Cáritas y valoró la senda de colaboración del voluntariado en los centros hospitalarios como un camino interesante que se debe recorrer.

En la misma línea, Cesáreo Granados felicitó a Cáritas y dio las gracias por la labor emprendida. También brindó el apoyo necesario para la formación de los voluntarios que participarán en el proyecto.

Compromiso

Según el convenio, Cáritas se compromete a proporcionar a las personas voluntarias la formación y la orientación necesarias para el desarrollo de actividades, dotándolas de conocimientos teóricos y prácticos precisos y garantizando el oportuno reciclaje. Es responsabilidad de la entidad seleccionar, formar, supervisar y realizar el seguimiento de sus voluntarios, de modo que su actividad se ajuste en todo momento a lo acordado.

Cáritas asume, asimismo, el coste de asegurar a las personas voluntarias contra los riesgos de accidente y enfermedad, así como respecto a los daños y perjuicios que pudieran ocasionar a terceros. Se estipula que los voluntarios en ningún caso interferirán en la actividad asistencial ni organizativa del centro, así como no suplirán actividades propias de los profesionales sanitarios y no sanitarios. Y en todo momento se garantizará el respeto del derecho fundamental a la intimidad de pacientes, familiares, profesionales y personas voluntarias, así como se garantizará que la atención a un paciente cuente con el consentimiento previo y expreso de este o, en su caso, de un familiar representante.

López-Sidro abundó en el compromiso de realizar un planteamiento de acompañamiento global que, en aquellos casos que sea necesario, implicará un seguimiento por parte de las Cáritas Parroquiales de los enfermos y sus familiares. Asimismo, valoró el testimonio que se aporta a la sociedad en la atención a los más desfavorecidos y en situación de exclusión. Aunque el proyecto se materializa por primera vez en Úbeda, según explicó, se espera poder impulsarlo próximamente en los centros hospitalarios de Jaén y Alcalá la Real.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos