Evoluciona favorablemente el jugador del Úbeda Viva intervenido tras ser agredido

Evoluciona favorablemente el jugador del Úbeda Viva intervenido tras ser agredido
  • El ubetense de 17 años, Francisco de la Blanca Vargas 'Kete', jugador del CD Úbeda Viva Juvenil que fue agredido el sábado por varios integrantes del Iliturgi CF durante un partido celebrado en Andújar, evoluciona favorablemente tras ser intervenido quirúrgicamente este martes en el Hospital Neurotraumatológico de Jaén por una fractura en la mandíbula causada por los puñetazos y patadas recibidas en el terreno de jugo. Una operación en la que los cirujanos tuvieron que colocarle varias placas para ayudar a unir a los huesos rotos. Además de esta lesión, el joven sufrió «perdida de cuatro dientes superiores», entre otras magulladuras y hematomas derivados por los golpes.

Mientras la familia estudia qué medidas tomar contra los agresores y el tipo de responsabilidades a exigir, el Club Deportivo Úbeda Viva condenó cualquier manifestación de violencia deportiva, esperando que se castigue con contundencia todas estas acciones que no tienen nada que ver con el fútbol, al tiempo que quedó a la disposición de la familia del jugador para todo lo que necesite.

Paralelamente, el Iliturgi condenó los hechos mostrando su consternación e indignación, y aseguró que no se va a quedar de brazos cruzados ante este terrible hecho, pues su intención es depurar responsabilidades, aunque dijo no estar de acuerdo con lo que refleja el acta arbitral del partido.

Desacuerdo con el acta

El presidente del Iliturgi, Manuel García, afirmó a IDEAL que desde su club condenan cualquier tipo de violencia en el campo y añadió que están mostrando su apoyo a la directiva del Úbeda. Como el equipo está inserto en una escuela municipal, pidió la opinión del órgano de Deportes que le va a prestar su apoyo. García dijo no justificar la actitud de sus futbolistas, pero precisó que algunos que fueron amonestados iban a separar. «Eso sí, si se da el caso de que algunos incurrieran en violencia, los pensamos expulsar, y ya les dejamos claro en una reunión que somos un club que respetamos los valores del deporte por encima de todo».

Los responsables del equipo iliturgitano desearon la pronta recuperación del chaval del Úbeda y apuntaron que van a depurar responsabilidades para cerciorarse sobre qué futbolistas intervinieron en la agresión para expulsarlos del equipo. La directiva del Iliturgi apoyó a la expedición ubetense en el traslado al hospital y se comprometió a seguir colaborando.

Ayuntamiento de Andújar

Por su parte, el Ayuntamiento de Andújar dijo que abrirá un expediente informativo para recabar toda la información sobre lo sucedido. El concejal de Deportes, Francisco Martínez, anunció la medida y además, condenó los hechos violentos ocurridos. El edil se puso en contacto con el presidente del club iliturgitano para pedir explicaciones de los hechos acaecidos, y con independencia de las medidas que desde dicha entidad se adopten, el Ayuntamiento va a abrir un expediente informativo para recabar toda la información por si procediera actuar.

En este sentido, ya se cuenta con el acta arbitral, documentación a la que se añadirán las versiones de los hechos por parte de los clubes, según abundó el concejal de Deportes, quien quiso destacar que lo sucedido el sábado fue «un hecho asilado» que «en ningún caso debe manchar la imagen del deporte de Andújar, que goza de buena salud y valores».

Para el concejal, «es necesaria una reflexión colectiva para atajar las raíces de la violencia física en el deporte en España, en general», para lo cual juzgó fundamental el papel de entrenadores, padres y familiares, «educando en valores y evitando fomentar situaciones proclives a la violencia entre los jóvenes deportistas». «Sancionar y censurar insultos y descalificaciones verbales en la grada durante los partidos hacia los jugadores del equipo contrario ayudaría a evitar estas situaciones», según opinó el edil de Deportes de Andújar.

Los hechos

El acta arbitral del partido recoge que el encuentro tuvo que ser suspendido «por invasión de campo tras la agresión al número seis del Úbeda Viva CF y porque el equipo Iliturgi CF tenía menos de siete jugadores», ya que en el transcurso del encuentro el colegiado, Miguel Ángel Fernández, expulsó a siete jugadores de este último equipo y a uno del ubetense, precisamente el que a la postre sufrió una fractura de mandíbula.

Según recoge el documento rubricado por el árbitro, el citado futbolista del Úbeda Viva fue golpeado con puñetazos y patadas en la cara por parte de jugadores del Iliturgi que acabaron expulsados. El partido quedó suspendido después de que en el minuto 75 se produjera una «invasión de campo de unas 20 personas aproximadamente», y al poner eso en peligro «la integridad física del trío arbitral», según explica el acta del colegiado.